Cómo Trump y los republicanos en el Congreso manipulan los disturbios en el Capitolio, seis meses después

A pesar de sus preguntas y acusaciones, los republicanos se han opuesto casi universalmente a cualquier investigación

Alex Woodward
miércoles 07 julio 2021 13:28
El vecino del norte no es tan perfecto: reacciones en Latinoamérica al asalto al Capitolio
Read in English

En un mitin de campaña en Sarasota, Florida, el 3 de julio, Donald Trump -pintando una oscura visión del estado de EE.UU. y amplificando sus persistentes mentiras electorales- invocó el nombre de una mujer que recibió un disparo mortal de un agente de la Policía del Capitolio de EE.UU. durante un disturbio que inspiró su narrativa de “elecciones robadas”.

“Por cierto, ¿quién disparó a Ashli Babbitt?”, dijo. “Todos vimos la mano. Vimos la pistola”.

En las semanas y meses posteriores al asalto, la pregunta ha surgido como un grito de guerra y un meme entre algunos congresistas republicanos y en la extrema derecha, minimizando o celebrando la violencia en los pasillos del Congreso ese día y condenando el asesinato de Babbitt, que se ha convertido en una mártir de su causa cultural y política.

Los sustitutos del ex presidente en el Congreso -entre ellos Marjorie Taylor Greene y Matt Gaetz- también han pedido el nombre del agente que la mató, ya que los republicanos buscan distanciarse de las falsas narrativas electorales que inspiraron el ataque en primer lugar.

El congresista Paul Gosar ha salido en repetidas ocasiones en su defensa.

Marcando el aniversario de seis meses del ataque, Gosar emitió una declaración desde su oficina del Congreso prometiendo investigar su muerte, afirmando que “el presidente Trump se ha unido a mí en la búsqueda de la verdad.”

Tras el asalto, la extrema derecha ha encontrado cada vez más un aliado en el congresista de Arizona, un destacado defensor de “Stop the Steal” que ha calificado a Joe Biden de “usurpador fraudulento” que ganó las elecciones en un “golpe de estado.”

Se unió a 20 legisladores del Partido Republicano para negarse a honrar a las fuerzas del orden que les protegían el 6 de enero, y durante las audiencias del comité con los agentes de la ley federal sobre la respuesta a los disturbios, afirmó que Babbitt “fue ejecutada a sangre fría por un asesino no identificado” que estaba “al acecho” para matarla.

Leer más: Pelosi nombra a Cheney para el comité antidisturbios bipartidista del Capitolio

Las imágenes de vídeo del interior del Capitolio muestran a las fuerzas del orden advirtiendo a la muchedumbre mientras rompía las ventanas e intentaba entrar en el vestíbulo del presidente de la Cámara de Representantes. Babbitt trepó por una ventana y el agente disparó.

En su mitin del 3 de julio, Trump señaló a la multitud que si Babbitt hubiera estado “en el otro lado, la persona que disparó habría sido colgada. Ahora no quieren dar el nombre”.

Se oyó a una persona de la multitud gritar “cuélguenlo”.

En abril, el Departamento de Justicia de EE.UU. calificó su muerte como una “trágica pérdida de vidas”, pero dictaminó que el agente disparó en defensa propia y en defensa de los legisladores y el personal que estaban evacuando la Cámara, ya que estaba rodeada por una turba que pedía la muerte de la legisladora, Nancy Pelosi, y del vicepresidente Mike Pence, entre otros.

Gosar señaló que “hay un esfuerzo decidido por encubrir todas las circunstancias de este homicidio y el pueblo estadounidense no lo tolerará”.

Anteriormente ha sugerido que el FBI, con el apoyo de funcionarios demócratas, provocó intencionalmente el ataque que hirió a decenas de agentes de la ley y amenazó a funcionarios electos con el fin de atrapar a los partidarios de Trump, un eco de la narrativa del “estado profundo” que ha impulsado a los conspiradores de extrema derecha QAnon, entre otros.

También ha afirmado que “no permitimos la ejecución de ciudadanos por la justicia callejera en nuestro país” y que “hemos rechazado el vigilantismo y el abuso policial durante generaciones.” También ha calificado de “100% justificada” la matanza de manifestantes por la justicia racial en Kenosha, Wisconsin.

El congresista ha pedido una “investigación justa” sobre la muerte de Babbitt, a pesar de su rechazo a una investigación de un comité selecto y a una investigación bipartidista sobre el ataque del Capitolio, en la que se podrían hacer esas preguntas con poder de citación.

Los demócratas de la Cámara de Representantes están avanzando en una investigación de un comité selecto sobre las causas y las consecuencias del ataque. A pesar de sus preguntas y acusaciones, los republicanos se han opuesto casi universalmente a cualquier investigación.

Durante una reciente audiencia del comité de la Cámara de Representantes, Gosar aseguró que “se están utilizando propaganda y mentiras descaradas para desencadenar el estado de seguridad nacional contra los ciudadanos estadounidenses respetuosos de la ley, especialmente los votantes de Trump”.

Los votantes republicanos también son más propensos a culpar a Biden y a los demócratas del Congreso que a Trump y al Partido Republicano, según una reciente encuesta de Morning Consult.

La encuesta encontró que el 68% de los votantes del GOP piensan que “ha habido demasiado enfoque” en el 6 de enero.

“Los principales republicanos se han esforzado por trasladar la culpa a grupos como los antifa o el FBI; en los medios conservadores, esos dos grupos son frecuentemente presentados como anti-Trump”, dijo J Miles Coleman, editor asociado de Sabato’s Crystal Ball en el Centro de Política de la Universidad de Virginia. “Tal vez en los últimos meses, este mensaje ha calado entre los republicanos en general”.

Los aliados políticos del señor Trump también se han comprometido con la mentira de que las elecciones le fueron robadas a él y a sus partidarios, lo que impulsó a la turba al Capitolio para detener la certificación de los votos de millones de estadounidenses.

Al menos un tercio de los casi 700 candidatos republicanos de mitad de mandato que se presentan a las elecciones en el Senado o la Cámara de Representantes han “abrazado” las afirmaciones del expresidente, según un análisis de The Washington Post.

Al menos 136 de ellos son congresistas en activo que votaron en contra de la victoria de Biden en el colegio electoral.

Los candidatos republicanos en las elecciones estatales y locales en todo EE.UU. “se centran cada vez más en las últimas elecciones - corriendo en la falsedad difundida por Trump y sus aliados de que la carrera de 2020 le fue robada”. Al menos seis de ellos asistieron al motín del 6 de enero.

Múltiples solicitudes de comentarios a la oficina y la campaña de Gosar no han sido devueltas.