OJ Simpson confirma la muerte de su antiguo abogado defensor F Lee Bailey

El abogado era conocido por su teatralidad y defensa de sospechosos de asesinato de alto perfil

Graig Graziosi
viernes 04 junio 2021 15:08
Detenido uno de los abogados de las organizaciones de Navalni
Read in English

El famoso abogado penalista F Lee Bailey, que se hizo famoso por su representación de OJ Simpson en su juicio por asesinato de 1995, ha muerto.

El ex socio de Bailey, el juez del Tribunal Superior Kenneth J. Fishman, confirmó la muerte del abogado a The Boston Globe.

El abogado tenía 87 años. Falleció en Georgia, aunque la causa de su muerte no fue inmediatamente evidente.

Simpson compartió un post en Twitter recordando al hombre que le ayudó a escapar de una condena por asesinato en uno de los juicios más vistos de la historia de Estados Unidos.

La ex estrella de la NFL le llamó “gran amigo” y “uno de los grandes abogados de nuestro tiempo”.

“Era inteligente, agudo como siempre”, dijo Simpson. “F. Lee Bailey, tal vez el mejor abogado de nuestro tiempo, de esta generación, pero un gran tipo. Que Dios bendiga a su familia. Que Dios te bendiga, Lee. Te echaré de menos”.

Leer más: Louis DeJoy, aliado de Trump y director general de Correos, es investigado por el FBI

Simpson estaba lejos de ser el único cliente de alto perfil de Bailey.

En la década de 1960, Bailey consiguió que se revocara la condena por asesinato del Dr. Sam Sheppard, que había sido acusado de matar a su mujer embarazada. La historia de Sheppard inspiró la película de Harrison Ford y la posterior serie de televisión “El fugitivo”.

También representó al hombre que decía ser el estrangulador de Boston, Albert DeSalvo.

Patricia Hearst, la heredera del legado editorial Hearst que fue secuestrada y posteriormente se convirtió en ladrona de bancos, también recurrió a los servicios de Bailey.

Uno de los oficiales del ejército estadounidense implicado en la infame masacre de My Lai en la guerra de Vietnam, Ernest Medina, confió en Bailey para que le defendiera.

El abogado era conocido por sus intervenciones agresivas y teatrales en la sala del tribunal. A su expresividad se sumaban unas formidables dotes jurídicas y feroces repreguntas a los testigos y peritos de la acusación.

El brutal interrogatorio del detective de la policía de Los Ángeles Mark Fuhrman en el juicio de OJ Simpson, que reveló el historial de insultos racistas del agente, contribuyó a que se dictara un veredicto de no culpabilidad para la estrella del fútbol americano.

Durante años mantuvo que Simpson era inocente, pero señaló que el caso dañó su imagen entre un determinado segmento de estadounidenses.

“Entre los paletos de Estados Unidos, que son muchos más de lo que la gente parece creer, fue terriblemente perjudicial”, señaló, recordando el juicio. “Me culparon de la absolución de OJ”.

Esa fue una admisión poco común para Bailey; en general, el abogado no se disculpó por los casos que tomó.

“Me pagan por ver que mis clientes tienen todas las oportunidades que permite la ley”, declaró una vez. “He defendido a sabiendas a varios culpables. Pero los culpables nunca salen indemnes. Mis honorarios son suficiente castigo para cualquiera”.

El abogado también estaba ocupado fuera de los tribunales, siendo autor de varios libros de gran éxito y actuando como presentador de especiales de televisión. Hacía giras y daba conferencias, y disfrutaba pilotando helicópteros y aviones. Incluso protagonizó anuncios de vodka y colchones.

Por ello, sus detractores afirmaban que Bailey estaba más preocupado por aumentar su propia leyenda que por defender a sus clientes.

Durante su defensa de Hearst, ella afirmó que Bailey bebía en el trabajo y firmó un lucrativo contrato de libro antes de que comenzara el juicio.

Jeffrey Toobin, que escribió un exitoso libro sobre el caso Hearst, escribió que el “hambre de dinero de Bailey empequeñecía incluso su ansia de fama”.

Bailey fue inhabilitado en Florida en 2001 por múltiples cargos de mala conducta judicial, y poco después fue inhabilitado en Massachusetts.

Intentó reincorporarse al mundo del derecho en 2012 tras aprobar el examen estatal de abogacía en Maine, pero la junta examinadora del estado se negó a admitirlo.

Ese fue su último intento de volver a los tribunales.