Nueva York aprobó el uso de la marihuana de forma recreativa; ¿qué pasará ahora?

Los residentes mayores de 21 años pueden comprar hasta tres onzas y cultivar hasta seis plantas para uso personal bajo el nuevo acuerdo ecológico

Justin Vallejo
jueves 25 marzo 2021 20:06

Medios de comunicación informan que se programó la aprobación de “La Ley del Cannabis” la próxima semana como parte del presupuesto estatal que vence el 1 de abril.

Read in English

Los legisladores de Nueva York y el gobernador Andrew Cuomo llegaron a un acuerdo para legalizar la marihuana para usa recreativo, abriendo la puerta a una industria multimillonaria en el estado.

Si bien la legislación aún estaba comenzando a finalizar, varios medios de comunicación informan que se programó la aprobación de “La Ley del Cannabis” la próxima semana como parte del presupuesto estatal que vence el 1 de abril.

Sin embargo, puede acelerarse una vez que se finalice el lenguaje para ser votado antes como una pieza de legislación independiente, dijeron los legisladores a The New York Times.

"Finalmente podremos decir que tendremos una industria para el cannabis que asegure a las personas que compran el producto que están adquiriendo un producto legítimo de compañías legítimas", dijo la senadora estatal Liz Krueger, una demócrata que lideró las negociaciones en la cámara alta, al Times.

La nueva ley, que se aplicaría a los neoyorquinos mayores de 21 años, haría legal comprar y poseer hasta 3 onzas de marihuana para uso personal, con dispensarios autorizados para comenzar a vender productos legalmente a partir de diciembre de 2022, según fuentes anónimas citadas en The New York Post.

Los residentes podían cultivar hasta seis plantas para uso recreativo (tres maduras y tres inmaduras) y hasta una docena por hogar, pero no hasta 18 meses después de la apertura de los dispensarios legales, según el Rochester Democrat & Chronicle, que fue el primero en informar el nuevo” trato verde”.

Sin embargo, los consumidores de marihuana medicinal podrían comenzar a crecer dentro de los seis meses posteriores a la aprobación del proyecto de ley. También se dice que este proyecto mejora el programa de marihuana medicinal existente al expandir la lista de condiciones cubiertas y duplicar el suministro de 30 a 60 días.

A los pacientes también se les permitiría vapear y fumar, mientras que a las empresas de marihuana medicinal se les permitiría ingresar al mercado recreativo.

Leer más: Legalización de marihuana en México: ¿Qué estará permitido tras su aprobación?

Según se informa, el acuerdo negociado crearía una nueva Oficina de Manejo de Cannabis y la Junta de Control de Cannabis para supervisar la industria de la marihuana recreativa y medicinal, así como las industrias asociadas de cáñamo y CBD.

Se crearían varias licencias estatales nuevas para el cannabis para agricultores, distribuidores, fabricantes de productos, dispensarios y tiendas minoristas, lo que crearía espacios legales para consumir marihuana.

La Oficina de Manejo del Cannabis supervisaría el objetivo de otorgar la mitad de todas las licencias a "solicitantes de equidad social" de las comunidades afectadas por la guerra contra las drogas, según un memorando legislativo interno obtenido por CNN.

Para las fuerzas del orden público, el plan incluiría "deterioro por cannabis" como parte de "conducir con discapacidad", y también impondría una serie de nuevas sanciones por posesión y venta ilegal de cannabis.

Tres onzas de flor y 24 gramos de cannabis concentrado contarían como una violación, mientras que más de 10 libras de flor y cuatro libras de cannabis concentrado contarían como un delito mayor de Clase D, según el memorando.

Las ciudades, pueblos y aldeas tendrían hasta finales de 2021 para "optar por no participar" de tener dispensarios y sitios de venta minorista en sus comunidades. Los residentes también podrían revocar las leyes utilizando el proceso de referéndum del estado, dice el memo.

El costo del producto se verá afectado por múltiples impuestos, y se dice que los distribuidores pagarán por miligramo en flores, concentrados y comestibles, y los minoristas pagarán un impuesto estatal del nueve por ciento y un impuesto local del 4 por ciento.

De los ingresos estatales generados por los nuevos impuestos, el 40 por ciento se destinaría a un nuevo fondo para programas de equidad social y económica, mientras que otro 40 por ciento se destinaría al fondo estatal de educación. El 20% restante se destinaría a programas de educación, prevención y tratamiento de las drogas.

El impuesto estatal del 9 por ciento sobre las ventas minoristas podría generar $300 millones al año en nuevos ingresos, dijo Krueger al Post.