Estudiantes desmotivados, solos y estresados por no poder seguir las clases de forma presencial

Michigan: Hombre muere durante un baby shower al explotar un cañón

Evan Thomas Silva perdió la vida durante la fiesta al ser impactado por el dispositivo

Namita Singh
lunes 08 febrero 2021 16:03
Read in English

Un hombre de 26 años murió el sábado después de ser alcanzado por la metralla de la explosión de un cañón durante una celebración de un baby shower en el condado de Genesee, Michigan.

El dispositivo fue disparado en el patio trasero del propietario de la vivienda, en el condado de Genesee, alrededor de las 7:30 pm para celebrar el próximo nacimiento del bebé cuando la metralla de metal golpeó al hombre, informóABC News.

La víctima, Evan Thomas Silva, estaba a una distancia de 10 a 15 pies (3 a 5 metros) del dispositivo cuando explotó. Fue llevado al Centro Médico Hurley en Flint, donde murió por las heridas.

La metralla también alcanzó tres autos estacionados y la cochera donde se estaba llevando a cabo la fiesta.

"El propietario había comprado el cañón en una subasta antes del evento y había disparado el cañón varias veces antes. El cañón está diseñado para crear un gran destello, un ruido fuerte y humo", informó la policía estatal en un comunicado, según ABC News.

La policía dijo además que el cañón no contenía proyectiles, pero sospechan que la pólvora se cargó en el dispositivo y provocó la fractura del cañón. El escuadrón de bombas y el Departamento de Bomberos del municipio de Gaines respondieron a la escena.

Sin embargo, todavía no se han presentado cargos, ya que los investigadores están indagando cómo el evento terminó por ser mortal, informó el New York Times.

Este no es un evento aislado en el que el uso de artefactos explosivos en un baby shower tomó un giro peligroso.

En septiembre del año pasado,una fiesta para revelar el género de un bebé salió desastrosamente mal cuando un "dispositivo pirotécnico generador de humo" comenzó un incendio forestal, quemando grandes extensiones de tierra en el sur de California.

En octubre de 2019, un dispositivo casero que se suponía revelaría el sexo de un bebé al descargar polvos de colores, explotó como una bomba, matando a una mujer de 56 años.