Lauren Cho: Todo lo que sabemos sobre la mujer que desapareció en un desierto de California

La muerte de Gabby Petito trajo a la luz este caso que sigue sin resolverse desde finales de junio

Independent Staff
jueves 23 septiembre 2021 21:02

Caso de Gabby Petito genera polémica por escasa cobertura de otras desapariciones

Read in English

Alrededor de las 3 de la tarde del lunes 28 de junio, Lauren Cho entró en el desierto de California sin teléfono, comida ni agua y desapareció.

Eso, al menos, es lo que su amigo y expareja Cody Orell, la última persona que la vio, dijo a los alguaciles de Morongo Basin después de que ella no regresara.

Cho, de 30 años, es una de las personas desaparecidas más prominentes atraídas a la atención pública por la muerte de la YouTuber Gabby Petito en el desierto de Wyoming.

Los amigos y familiares de Cho han pedido que su caso obtenga el mismo nivel de cobertura mediática que el de Petito, cuya muerte ha sido declarada homicidio por los funcionarios, aunque enfatizaron que también hay muchas diferencias entre los dos incidentes.

Aquí está todo lo que sabemos sobre la desaparición de Cho.

Una cantante “súper talentosa” con sueños de convertirse en cocinera

Cho, conocida como El por sus amigos, es descrita como una mujer coreano-estadounidense de 30 años, de cinco pies cuatro pulgadas (1.63 metros) de altura y que pesa alrededor de 110 libras (50 kilogramos). Fue vista por última vez con una camiseta amarilla y pantalones cortos de mezclilla, cerca de Hoopa Road y Benmar Trail, justo al lado de la ruta estatal 62 de California.

El Departamento del Alguacil del condado de San Bernadino ha pedido a cualquier persona con información que se comunique con el detective Edward Hernandez o el sargento Justin Giles al (909) 387-3589, citando el número de caso 092101115. Se pueden enviar sugerencias anónimas en WeTip.com.

Cuando Cho desapareció, había estado viviendo con Orell en la tierra de un amigo en el alto desierto de California, y recientemente había renunciado a su trabajo como maestra de música en una escuela secundaria en Nueva Jersey para viajar por todo el país a su lado.

Leer más: Gabby Petito: Línea de tiempo de la desaparición de la estrella de la YouTuber y su novio Brian Laundrie

Una talentosa cantante soprano, había realizado giras con coros en Europa cuando era adolescente y estaba activa en el coro de una iglesia local. Sin embargo, para el invierno pasado, estaba desencantada con esa vida y se unió a Orell en un autobús turístico, terminando en un pueblo fantasma convertido en una comuna de artistas llamada Bombay Beach, en el borde del mar interior de Salton en California.

"Lauren quería una vida diferente", dijo Orell al Hi-Desert Star. “Quería mudarse de la costa este y saborear la libertad. Dejó su trabajo y se mudó conmigo en el autobús".

Orell y otros amigos la describieron como una “persona súper talentosa” con cinturón negro en taekwondo y muchos planes para el futuro. Había comprado un viejo autobús escolar para convertirlo en un camión de venta de comida, con la esperanza de convertir su habilidad para cocinar en una carrera.

La pareja pasó el invierno en Bombay Beach, una comunidad no incorporada de aproximadamente 415 personas que alguna vez fue un balneario antes de que colapsara la ecología del Mar de Salton. Orell aseguró que El probó sus recetas preparando cenas para grupos grandes de su círculo.

“Ella hace este helado de albahaca que es vegano y todos los que lo prueban le dicen que debería ser famosa por él”, declaró RJ Okay, otro amigo.

En junio, Cho estaba trabajando como chef privada para el Airbnb de su amiga entre los valles Yucca y Morongo, en las afueras del Parque Nacional Joshua Tree.

“Hubo una ventana de diez minutos y ella se evaporó”

Según Orell, y el informe de los alguaciles de Morongo Basin sobre su llamada, Cho "se evaporó" durante una ventana de diez minutos alrededor de las 03:00 p.m., mientras estaba dentro del autobús.

Orell llamó rápidamente a algunos amigos y se dispuso a buscarla y luego, a las 05:13 p. m., llamó a los alguaciles para pedir ayuda. Les dijo que Cho se había enojado y caminó hacia el desierto, sin tomar su teléfono ni comida ni agua.

Los alguaciles la buscaron en helicóptero y a pie, partiendo de donde había desaparecido cerca de Hoopa Road y Ben Mar Trail. No encontraron nada y el 2 de julio reclasificaron su ausencia como un caso de personas desaparecidas.

Desde entonces, la búsqueda ha continuado, con aviones ligeros utilizados para escanear la naturaleza montañosa y perros para registrar la propiedad de los amigos donde fue vista por última vez.

Los amigos y familiares de Cho crearon una página de Facebook para dar a conocer su caso y buscar información. Comenzaron a obtener acceso a algunas de sus cuentas en línea, mientras que sus padres y su cuñado viajaban desde la costa este a California para reunirse con los investigadores.

En ese momento, la portavoz del alguacil del condado de San Bernardino, Jodi Miller, dijo a una estación de radio de Nueva Jersey que no había evidencia de algo extraño, que no había personas de interés para interrogar, y que Cho fue considerada "desaparecida voluntariamente".

El 21 de septiembre, sin embargo, el departamento del alguacil afirmó que había llamado a su División de Investigaciones Especializadas, que indaga asesinatos, muertes sospechosas y delitos contra niños. Un portavoz declaró que estaban trabajando con los amigos y la familia de Cho.

“Alguien sabe algo”

En los primeros días después de la desaparición de Cho, Orell mencionó que sospechaba que ella se había subido al auto de alguien. Le dijo al Hi-Desert Star que ella había comenzado a salir de nuevo y que se había encontrado con alguien el día anterior.

En agosto, un comentario en internet aparentemente de Okay, quien ayudó en la búsqueda inicial, decía que Cho había tenido una discusión con Orell justo antes de su desaparición, pero que los dos se habían separado amigablemente sin celos.

Dijo que la policía había estado interrogando a las personas con las que había tenido citas en las semanas anteriores, y agregó que los perros que registraron la propiedad de su amiga estaban entrenados para olfatear cadáveres y no encontraron ninguno.

En septiembre, la página de Facebook creada por la familia de Cho comenzó a terminar cada publicación con el ominoso mensaje "alguien sabe algo". No hay ninguna sugerencia de que los alguaciles sospechen que alguien haya cometido un delito.

Al abordar las comparaciones públicas con el caso de Petito, dijeron: “Nos damos cuenta de que, en la superficie, la información pública de ambos casos comparte algunas similitudes. Entendemos la frustración que muchos de ustedes han expresado acerca de cómo y por qué ciertos casos reciben cobertura nacional.

“En última instancia, estos dos casos no son iguales y las diferencias son más profundas de lo que parece a la vista del público. Sentimos una profunda empatía por la familia de Gabby y esperamos que nuestros dos casos traigan una resolución positiva".