Jeffrey Epstein recibió trato especial en una cárcel de Florida, pero no hay evidencia de que sobornó a agentes

Una investigación estatal reveló que no hay evidencia de sobornos contra funcionarios involucrados en el manejo del caso de Epstein

Mayank Aggarwal
martes 11 mayo 2021 15:49

Ghislaine Maxwell, asociada de Epstein, es acusada de tráfico sexual de una niña de 14 años

Read in English

El Departamento de Aplicación de la Ley de Florida ha dicho que no hay evidencia de soborno contra funcionarios involucrados en el manejo de la primera investigación contra el destacado delincuente sexual Jeffrey Epstein.

El gobernador Ron DeSantis había ordenado la investigación en agosto de 2019, pocos días antes de que Epstein se suicidara en una cárcel federal en la ciudad de Nueva York.

El Departamento de Aplicación de la Ley dijo en sus informes que no encontró evidencia de que Epstein haya recibido un trato especial, debido al soborno o la influencia de algún miembro de las oficinas del alguacil del condado de Palm Beach o del fiscal estatal entre 2005, cuando se inició la investigación, y 2009, cuando fue liberado de la cárcel.

Epstein recibió cierto "trato diferencial" cuando fue encarcelado en 2008, incluido ser colocado en celdas separadas para detenidos normales en la prisión del condado de Palm Beach, pero los funcionarios lo justificaron diciendo que la enorme riqueza personal del hombre significaba que había un riesgo "de [que él] fuera extorsionado...y/o extorsionar a otros internos”.

Los investigadores concluyeron que ambas agencias siguieron las leyes y reglas que estaban vigentes en su manejo del caso de Epstein.

En tres informes separados, que se completaron en marzo, los investigadores de Florida dijeron que no encontraron evidencia de que algún ayudante del alguacil, el ex fiscal estatal Barry Krischer o cualquiera de sus fiscales “haya sido coaccionado, sobornado o involucrado en alguna actividad criminal en el desempeño de sus cargos”.

Esto llega cuando la oficina del fiscal estatal como la del alguacil habían sido criticados por las víctimas de Epstein y sus defensores por el acuerdo de declaración de culpabilidad y sentencia que recibió y por su participación en un programa de liberación laboral.

Leer más: La mansión de Jeffrey Epstein se vende por $51 millones; mujeres abusadas recibirán el dinero

El programa le había permitido viajar a su oficina la mayoría de los días durante un máximo de 16 horas, donde afirmó estar dirigiendo su negocio de consultoría financiera y su fundación. Se le pidió que usara un monitor de tobillo y contratara a dos agentes para supervisar su paradero desde el vestíbulo, pero no estaban en su oficina con él.

Una mujer que entonces tenía 17 años y otra mujer, que entonces era adulta, han dicho que fueron traficadas a la oficina de Epstein para tener sexo pagado con él. Se negaron a reunirse con los investigadores de Florida, pero su abogado le envió un mensaje de texto a un investigador diciéndole que los agentes no cometieron ningún delito, según los informes.

Epstein era conocido por su riqueza y sus conexiones, incluidos los expresidentes Bill Clinton y Donald Trump y el príncipe Andrew del Reino Unido.

Cuando murió, había sido acusado federalmente de tráfico sexual que se remontaba a hace casi 20 años y se enfrentaba a cadena perpetua.

La investigación ordenada por DeSantis se realizó después de una serie de artículos del Miami Herald en 2018 que trajeron el trato de Florida a Epstein bajo el escrutinio.

Los informes habían dado detalles sobre los desacuerdos que surgieron a partir de 2005 entre los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley después de que las adolescentes y mujeres jóvenes les dijeron a los investigadores de la policía de Palm Beach que Epstein las había agredido sexualmente.

Información adicional de agencias.