Exnovio de Breonna Taylor, Jamarcus Glover, fue puesto en libertad condicional

El acuerdo significaría que Jamarcus Glover podría evitar hasta ocho años de prisión

Marisa Iati
jueves 21 octubre 2021 17:11
A un año del asesinato de George Floyd, la lucha del movimiento Black Lives Matter se ha fortalecido
Read in English

El exnovio de Breonna Taylor, cuya presunta actividad ilegal llevó a la policía de Louisville a hacer una redada en la casa de Taylor, se declaró culpable la semana pasada de varios cargos de drogas a cambio de la libertad condicional.

El acuerdo de culpabilidad permitirá a Jamarcus Glover, de 31 años, evitar lo que, según los registros judiciales, podría haber sido ocho años de prisión. Los fiscales del condado de Jefferson (Kentucky) retiraron la mayoría de los cargos contra Glover, y está previsto que un juez le dicte sentencia por los cargos restantes de posesión y tráfico ilegal de cocaína a finales de noviembre.

El acuerdo, del que informó por primera vez el canal de televisión de Louisville WDRB, afiliado a Fox, dijo que el estado “no tiene ninguna objeción” a que Glover cumpla su libertad condicional en Mississippi, donde vivía anteriormente. Glover también tendrá que renunciar al dinero y a los coches incautados por la policía en sus casos.

La policía llegó al apartamento de Taylor el 13 de marzo de 2020, bajo la sospecha de que estaba relacionada con la supuesta actividad de drogas de Glover. Los disparos mortales contra Taylor durante la redada de primera hora de la mañana contribuyeron a la revuelta nacional de ese verano, que obligó a reexaminar de forma generalizada la cuestión racial en Estados Unidos y provocó una investigación federal sobre las prácticas de la policía de Louisville.

Sam Aguiar, abogado de la familia de Taylor, comentó que el acuerdo de culpabilidad subrayaba sus repetidas afirmaciones de que la policía actuó de forma desproporcionada cuando allanó el apartamento de Taylor en busca de Glover. La investigación policial se centró en varias propiedades vacías y también se centró en un hombre llamado Adrian Walker.

“Es un recordatorio trágico de cómo una operación ridícula y militarizada fue el catalizador del asesinato de una mujer de 26 años”, informó Aguiar en un comunicado. “Estaban tratando a estos tipos como si fueran cada uno Pablo Escobar, cuando en realidad eran delincuentes de bajo nivel”.

Paul Mullins, abogado de Glover, no respondió a una llamada telefónica en busca de comentarios.

En su solicitud de orden de allanamiento de la casa de Taylor, un detective de la policía escribió que había visto a Glover salir del apartamento de Taylor con un paquete en enero de 2020. También señaló que había “verificado a través de un inspector de correos de los Estados Unidos” que Glover estaba recibiendo paquetes relacionados con la actividad de las drogas en el apartamento de Taylor.

Leer más: Home Depot acusado de amenazar a los trabajadores que apoyaban a Black Lives Matter

Pero una investigación policial interna encontró que la última declaración era falsa, y la entonces jefa de policía interina, Yvette Gentry, decidió despedir al detective, Joshua Jaynes. Está apelando su despido en la corte.

Glover fue detenido el mismo día en que Taylor fue asesinada. Ahora está en libertad bajo fianza y se ha negado a implicar a Taylor en el tráfico de drogas y el verano pasado rechazó un acuerdo de culpabilidad que le habría obligado a declarar que ella estaba involucrada en un “sindicato del crimen organizado”.

Los agentes llamaron a la puerta de Taylor varias veces la noche de la redada, pero la policía, los vecinos y el actual novio de Taylor no están de acuerdo en si también se anunciaron como policías. Cuando los agentes derribaron la puerta con un ariete, el novio de Taylor, Kenneth Walker -que no está emparentado con Adrian Walker-, disparó una vez en lo que posteriormente calificó como un tiro de advertencia hacia los posibles intrusos.

Tres agentes devolvieron el fuego y seis disparos alcanzaron a Taylor.

Ninguno de los agentes que dispararon sus armas en el asalto sigue en el cuerpo de policía. El departamento dio de baja al agente Brett Hankison y al detective Myles Cosgrove, que según el FBI efectuó el disparo mortal. El sargento Jonathan Mattingly, que recibió un disparo en el muslo, se retiró en junio.

Nadie ha sido acusado directamente de la muerte de Taylor. Hankison está acusado de homicidio involuntario por haber disparado balas que entraron en un apartamento vecino. Se ha declarado inocente.

The Washington Post