El juego de naipes de 1994 que “predijo” el 11 de septiembre, Donald Trump, el covid, y el motín del Capitolio

Illuminati: New World Order continúa atrayendo a teóricos de la conspiración 27 años después de su lanzamiento, debido a su extraña habilidad para predecir el futuro de manera al parecer demasiado precisa

Festival religioso en Israel terminó con una mortal estampida humana

Un juego de cartas para múltiples jugadores, ahora agotado, y que apareció por primera vez en 199, sigue atrayendo interés e inquietud en línea por su aparentemente inquietante capacidad para "predecir" los principales eventos mundiales, desde el 11 de septiembre hasta la elección de Donald Trump, la pandemia del coronavirus y el motín en el Capitolio de los Estados Unidos el 6 de enero de 2021.

Illuminati: New World Order fue lanzado por Steve Jackson Games, y designaba al jugador como un titiritero que persigue la dominación mundial en nombre de la mítica sociedad secreta elegida por el jugador. Entre las opciones se encuentran: los Illuminati bávaros, la Sociedad Discordiana, los OVNIs, los Sirvientes de Cthulhu, el Triángulo de las Bermudas y los Gnomos de Zurich.

El objetivo de Illuminati (el cual surgió del juego de mesa de 1982 de la misma compañía que a su vez se inspiró en The Illuminatis! Trilogy (1975), novelas de fantasía de Robert Shea y Robert Anton Wilson) es desarrollar y consolidar una estructura de poder a través de la cual puedas gobernar el mundo desde las sombras en nombre de tu orden elegido, mientras manipulas a la sociedad y das golpes apocalípticos a tus oponentes.

"Quizás los Illuminati están detrás de este juego", escribió Shea en su introducción al libro de reglas del juego original. "Deben estar, están, por definición, detrás de todo".

Si bien la preocupación del juego con los temas de la conspiración estatal profunda globalista estaba claramente adelantada a su tiempo, anticipándose a nuestra desconcertada y atónita era de reclamos ficticios de manipulación electoral, QAnon, antivacunas, paranoia 5G y caldos de cultivo para sandeces en aplicaciones como Telegram, la verdadera fuente de fascinación son las ilustraciones, con su estilo de tarjetas de Tarot inspirado en la revista cómic británica 2000 AD.

La carta "Terrorist Nuke" de Illuminati , por ejemplo, muestra una explosión en medio de un rascacielos en una escena que se parece sin lugar a dudas al ataque a las Torres Gemelas del World Trade Center en la ciudad de Nueva York el 11 de septiembre de 2001.

Una carta muestra la explosión de una bomba en el Pentágono, la siguiente muestra una cerca de alambre de púas alrededor de la Casa Blanca qpara proteger al presidente de los disturbios civiles, una escena que se hizo realidad el verano pasado durante las manifestaciones de Black Lives Matter en Lafayette Square.

Hablando de Trump, incluso hay una tarjeta de "Charismatic Leader" que muestra a un demagogo de cabello rubio dirigiéndose a una multitud de seguidores que lo adoran, en un pronóstico aparentemente demasiado preciso del ascenso al poder del empresario de reality shows. Lo cual es entretenido, dado que en el momento del lanzamiento del juego, Trump era un empresario en bancarrota de casino en Atlantic City, con muy pocas posibilidades de volver a ser tomado en su vida.

Hay una carta de Hillary Clinton en la baraja y un Al Gore abrazado árboles (eran la primera dama y vicepresidente de Estados Unidos en ese momento), el dictador iraquí Saddam Hussein hace acto de presencia, y hay una carta particularmente espantosa que anticipa el advenimiento de la corrección política militante, ahora un tormento habitual de Fox News, que retrata a dos hombres ahorcados con carteles que anuncian los crímenes que cometieron.

“Usé pronombre desconsiderado”, dice uno.

“Comí carne de animales muertos”, dice el otro.

Hay una tarjeta de "Marcha en Washington", una para "Manipulación del mercado" que instiga un colapso deliberado de Wall Street, e incluso una "Plaga de demonios" que desciende sobre DC para hacer que los corazones Q se aceleren.

Illuminati fue descontinuado hace mucho tiempo y se ha convertido en un artículo de coleccionista. Se han vendido en Amazon y eBay por casi $2,000 barajas usadas, y el precio tremendamente inflado es un indicador de la alta demanda entre cierto tipo de consumidor de mente febril.

Además de las ilustraciones del juego, otra fuente de intriga es el hecho de que el Servicio Secreto allanó las oficinas de Steve Jackson Games en Austin, Texas, el 1 de marzo de 1990 y confiscó discos duros y documentos, algunos de los cuales pertenecían al juego de mesa.

Si bien los teóricos de la conspiración creen que esto representó a los federales moviéndose para silenciar apresuradamente a Illuminati y evitar que los desarrolladores revelaran la existencia de sus sociedades secretas al mundo en general (¿por qué elegiría alguien hacer pública esa información en forma de juego de mesa, en lugar de, digamos, organizando una conferencia de prensa?), esto es simplemente falso.

Uno de los empleados de la compañía, Loyd Blankenship, también era un pirata informático que se desempeñaba como operador del sistema para foro de mensajes en línea. Ese foro había publicado un conjunto de archivos robados que detallaban cómo funcionaban los sistemas de respuesta de emergencia del 911 de Estados Unidos, un hecho del que se había informado al Servicio Secreto, y por el cual se le concedió una orden de registro para investigar.

En declaraciones a Vice News sobre su antiguo jefe en 2012, Blankenship dijo: “Steve es un gran fanático de las teorías de la conspiración. No es que crea en ellos, por lo que pude ver en cinco años de trabajar con él, más bien, se divierte inmensamente con ellos".

El sitio también habló con el ilustrador John Grigni sobre las imágenes "proféticas" que dibujó para la serie.

Grigni admitió las coincidencias, pero dijo que cosas como la carta de "Terrorist Nuke" se inspiraron en la ansiedad acerca de la amenaza que potencialmente aún representa la Rusia postsoviética, en lugar de algún presentimiento de lo que vendría de al-Qaeda.

"El terrorismo se estaba calentando como un 'vendedor de titulares' sin la amenaza siempre presente de la aniquilación nuclear, pero todavía veíamos a Hamas y Palestina como posibles culpables de tales actos", explicó Grigni.

“En cuanto a la dirección del arte, francamente, una bomba nuclear no solo volaría un edificio, incluso una bomba nuclear 'táctica' causaría daños a una escala mucho mayor. Sí parece extrañamente profético, dadas las 'Torres Gemelas' que se muestran".

El propio Steve Jackson también se ha referido a los orígenes del juego, y le dijo a Dragon Magazine a mediados de la década de 1980 que su intención era principalmente satírica y que esperaba mantener el tono "irónico en lugar de serio".

Explicó que el concepto original surgió de una conversación con el artista de portada Dave Martin en septiembre de 1981 sobre su administración mutua para las novelas de Shea y Wilson.

Leer más: Uso de aplicaciones que permiten espiar a pareja, hijos o empleados se dispara 93% en la pandemia

"Incluso aparte de la cuestión de comprar los derechos del juego de una novela (siempre un proceso complicado y costoso), estaba el tema de la misma", recordó Jackson.

“Gigantes submarinos dorados de contrabando de drogas, delfines que hablan, enanos anarquistas, el hombre santo debajo de Dealy Plaza (el Dealy Lama, por supuesto), docenas de organizaciones secretas con acrónimos obscenos y un deus ex machina final en forma de una diosa de vida real (y cachonda)... Incluso si pudieras averiguar quién estaba de qué lado, lo cual creo que ni yo sabía, ¿cómo podrías convertirlo en un juego? ¡Pero era una idea sumamente fascinante!".

El Sr. Jackson explicó que había llevado a cabo una extensa investigación sobre las sectas y las teorías de la conspiración y observó: “Es posible tomar muy en serio la idea de conspiraciones y asesinatos. Yo no quería eso. Entre todo el material que había leído, los artículos con teorías de verdad extravagantes, incluso si se presentaban con total seriedad, eran los más divertidos de leer. Entonces, lógicamente, un juego absurdo debería ser más divertido de jugar.

“En la medida de lo posible, quería conservar el 'sabor' del material de conspiración que había estado leyendo. Es por eso que grupos como los nazis sudamericanos, los mutiladores de ganado, los fluorados, los comunistas, las compañías petroleras, y las Naciones Unidas, están ahí”.

Quizás la idea más clara de las supuestas propiedades adivinatorias de Illuminati proviene de Blankenship, quien le dijo a Vice: “Es muy parecido a cualquier psíquico: si dices que un líder del Medio Oriente será asesinado el próximo año, tienes una buena posibilidad de acertar".

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in