Grupo de defensa hispana insta a Biden a detener el despliegue de la Guardia Nacional privada en la frontera

Varios gobernadores republicanos han enviado agentes de la ley a Texas

John Bowden
martes 06 julio 2021 13:21
El evento 'Abrazos, no Muros' reunió familias separadas en la frontera entre México y EE. UU.
Read in English

El grupo más antiguo de la nación que aboga por los hispanoamericanos ha pedido al presidente Joe Biden que utilice los poderes de la Casa Blanca para detener el despliegue de varias docenas de miembros de la Guardia Nacional en la frontera entre EE.UU. y México con financiación privada.

La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) escribió en una carta a Biden el 4 de julio que debería utilizar su autoridad ejecutiva para impedir que la gobernadora de Dakota del Sur, Kristi Noem, despliegue hasta 50 efectivos de la Guardia Nacional en la frontera en respuesta a una petición del gobernador republicano de Texas, Greg Abbott.

También le insta a que detenga los esfuerzos similares de los gobernadores de Nebraska, Florida, Arkansas e Idaho, que se han comprometido a enviar miembros de las fuerzas de seguridad locales para ayudar a los esfuerzos de Texas para evitar los cruces fronterizos no autorizados.

El despliegue de recursos de la Guardia Nacional de Dakota del Sur está financiado de forma privada por un donante del Partido Republicano, según un comunicado de prensa del gobernador, en una medida que ha suscitado fuertes críticas de los demócratas.

“Presidente Biden, como Comandante en Jefe del Ejército y la Armada de los Estados Unidos, y de la milicia de los diversos estados, usted tiene autoridad para impedir esta usurpación de los poderes federales por unos pocos estados recalcitrantes y rebeldes”, escribió Domingo García, presidente nacional de LULAC.

“Esperamos que nuestro gobierno nacional interceda y no permita la retórica de voces empeñadas en aumentar el odio y la violencia en nuestras comunidades. Esfuerzos como éste contribuyen al clima en Estados Unidos en el que la violencia con armas de fuego y los crímenes de odio se han convertido en algo desenfrenado contra los latinos y los asiático-americanos”, continuó García.

The Independent se ha puesto en contacto con la Casa Blanca para pedirle que comente la petición de LULAC, así como los esfuerzos de los gobernadores republicanos por desplegar recursos policiales o la Guardia Nacional en Texas.

Sus despliegues se producen en un momento en que la vicepresidenta Kamala Harris está liderando los esfuerzos de la administración Biden para hacer frente a la creciente tendencia de la migración hacia los EE.UU. desde América Central, y se ha enfrentado a abrasadoras críticas republicanas por no haber visitado la frontera antes. También tuvo que enfrentarse a las reacciones de los medios de comunicación tras dar una respuesta poco entusiasta a Lester Holt, de la NBC, quien señaló durante una entrevista que aún no había visitado ninguna instalación en la frontera de Estados Unidos.

Leer más: Trump y Biden se equivocan sobre la “crisis” migratoria en la frontera

La vicepresidenta ha hecho algunos comentarios contradictorios sobre la situación al comentar el sistema de inmigración estadounidense. En junio, advirtió a los posibles inmigrantes de que “si vienen a nuestra frontera, se les devolverá” e instó a la gente a “no venir, no venir” a Estados Unidos en una conferencia de prensa junto al presidente de Guatemala, para subrayar días después que el gobierno de Biden estaba trabajando para reparar el sistema de asilo estadounidense y hacer del país un “refugio seguro” para los solicitantes de asilo.

“Permítanme ser muy clara, estoy comprometida a asegurarme de que proporcionamos un refugio seguro a los solicitantes de asilo, y punto”, dijo Harris en una entrevista con la agencia de noticias española EFE dos días después.

Las aprehensiones de inmigrantes que cruzaron la frontera ilegalmente siguen aumentando y han alcanzado los niveles más altos desde al menos principios de la década del 2000. Estados Unidos superó el mes pasado las 900 mil aprehensiones de inmigrantes cerca de la frontera entre Estados Unidos y México, lo que supone ya más del doble que el año pasado.