Florida governor Ron DeSantis to expand self-defence laws to include looting

Jueces designados por Donald Trump aprueban las terapias de conversión en Florida

De acuerdo a una jueza,, la ley que fue derogada violaba la Primera Enmienda

Graig Graziosi
sábado 21 noviembre 2020 20:15
Read in English

Los jueces designados por Donald Trump han fallado para revocar las leyes de Florida que prohíben la "terapia de conversión" para menores LGBTQ .

Los jueces, que son miembros de la conservadora Sociedad Federalista, determinaron que las leyes violaban la Primera Enmienda.

La jueza de circuito Britt Grant reconoció que revocar las leyes "permite un discurso que muchos encuentran preocupante, incluso peligroso", pero dijo que estaba justificado porque la Primera Enmienda "no permite a las comunidades determinar cómo se puede asesorar a sus vecinos sobre cuestiones de orientación sexual o género."

El fallo disuelve efectivamente otras 21 prohibiciones sobre la práctica aprobadas por ciudades y condados de Florida.

La terapia de conversión es un método de intervención destinado a ayudar a las personas homosexuales a volverse heterosexuales. El método es el más utilizado por las comunidades religiosas, y quienes asisten tienden a tener creencias religiosas profundamente arraigadas.

La jueza de circuito Barbara Martin, designada por Barack Obama, escribió la opinión disidente sobre el fallo. Ella llamó a la terapia de conversión una "práctica terapéutica dañina".

Según un estudio de la Facultad de Derecho de UCLA, 20 estados y Washington DC han prohibido a los profesionales de la salud realizar terapias de conversión en niños.

Los críticos del método afirman que la terapia de conversión refuerza el estigma social contra las personas homosexuales, queer y trans y se ha citado como un factor que contribuye a la depresión, la ansiedad y el suicidio en quienes se han sometido a la práctica.

El Southern Poverty Law Center ha descrito la terapia de conversión como "una práctica peligrosa" que puede incluir "juegos de roles violentos, recreación de abusos pasados y ejercicios que involucran desnudez y caricias íntimas".

Prácticamente todas las principales organizaciones de asesoramiento médico, psiquiátrico y profesional de Estados Unidos lo han desacreditado como un tratamiento eficaz.

La Asociación Estadounidense de Psicología dijo que los defensores de la terapia de conversión "crean un entorno en el que pueden florecer los prejuicios y la discriminación".