Estados Unidos recomendará una vacuna de refuerzo contra COVID-19 a los ocho meses

Trabajadores de la salud y adultos mayores en asilos estarían entre los primeros en recibir la tercera dosis

Shweta Sharma
martes 17 agosto 2021 18:33

La FDA autorizará las vacunas de refuerzo para personas con sistemas inmunitarios débiles.

Read in English

Estados Unidos recomendará que la mayoría de los estadounidenses reciban una dosis de refuerzo de la vacuna COVID-19 dentro de los ocho meses posteriores de haber obtenido su segunda inyección, revelaron funcionarios de la administración de Joe Biden.

La campaña para inmunizar a las personas con una tercera vacuna de COVID-19 podría comenzar a mediados o finales de septiembre.

Los funcionarios de salud en las administraciones de Biden han estado investigando activamente si se requieren inyecciones adicionales para que las personas vacunadas tengan una protección adicional contra la variante Delta que ha causado el nuevo aumento de contagios en el país.

La nueva política para inocular ampliamente a las personas con una tercera dosis requerirá la autorización de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

Se espera que la acción se anuncie en las próximas semanas para las personas que recibieron las dosis de Pfizer, según Associated Press.

Los funcionarios de la administración de Biden están particularmente preocupados por los estudios de Israel, donde los datos preliminares sugieren que la eficacia de la vacuna contra enfermedades graves disminuyó entre los que se vacunaron por primera vez en enero.

Los datos de Israel, que administró exclusivamente las inoculaciones de Pfizer, mostraron una disminución de la inmunidad de la vacuna a lo largo del tiempo, tanto contra infecciones leves como asintomáticas por COVID-19. Ese país ya está ofreciendo una dosis de refuerzo a las personas mayores de 60 años que fueron vacunadas hace más de cinco meses.

El director de los Institutos Nacionales de Salud, el doctor Francis Collins, declaró el domingo que Estados Unidos tomará la decisión en las próximas semanas si debe vacunar a todas las personas para este otoño.

Leer más: Nueva York exigirá vacunas para visitantes y personal de todos los museos

"Existe la preocupación de que la vacuna pueda comenzar a disminuir en su efectividad", dijo Collins. "Y tratar de lidiar con [la variante] Delta es desagradable. La combinación de esas dos [situaciones] significa que podemos necesitar refuerzos, tal vez comenzando primero con los proveedores de atención médica, así como con las personas en hogares de ancianos, y luego avanzando gradualmente".

Es probable que las primeras dosis de refuerzos se administren a los residentes de hogares de ancianos y a los trabajadores de la salud, seguidos de las personas mayores que fueron de las primeras en recibir la vacuna.

Los funcionarios también están recopilando datos sobre Johnson & Johnson, que fue autorizada como un régimen de dosis única, para determinar si se recomiendan vacunas de refuerzo para las personas que las recibieron.