Pareja de California demanda a una clínica de fertilidad por darles un embrión incorrecto, ¿esto es común?

Pareja demanda a una clínica de fertilidad por implantar un embrión incorrecto. El 'error humano' puede ocurrir, dicen los embriólogos, pero la regulación es clave, escribe Jade Bremner

martes 09 noviembre 2021 21:12
El exprometido de Sofía Vergara sufre una nueva derrota en su batalla por hacerse con los embriones que crearon juntos
Read in English

Es la peor pesadilla de cada paciente de FIV: el niño que ha logrado concebir, llevar y dar a luz resulta no ser suyo. Pero para algunas personas en los Estados Unidos, es una realidad escalofriante, como descubrieron la pareja de Los Ángeles, Alexander y Daphna Cardinale.

En 2020, los Cardinale recibieron la impactante noticia de que, a pesar de usar su propio esperma y óvulo durante la FIV, el niño que Daphna había llevado a término y dado a luz no estaba genéticamente relacionado con ninguno de los padres.

El niño tenía la piel y el cabello más oscuros que su primer hijo, lo que les hizo sospechar que algo no estaba bien. Pidieron una prueba de ADN: sus sospechas eran correctas, no estaban relacionadas biológicamente con el bebé.

"La clínica de fertilidad le transfirió a Daphna un embrión que pertenecía a … extraños", expuso el abogado de la pareja, Alex Wolf, a NBC Today. Daphna era una "sustituta involuntaria y sin saberlo del bebé de otra pareja", contó. "Habían hecho efectivamente un intercambio de niños".

Para cuando los padres conocieron a su hija biológica, habían perdido cuatro meses de vida, más un embarazo completo.

“Estaba perdiendo un bebé al mismo tiempo que tenía un bebé”, declaró la madre. “Entonces hay dolor, y entonces su corazón comienza a romperse por su familia al mismo tiempo. Porque al mismo tiempo, todo el mundo está ganando un hijo, pero todo el mundo está perdiendo un hijo".

Cardinale describió la situación como "una pesadilla verdaderamente imposible". La pareja está demandando a su clínica por incumplimiento de contrato, negligencia médica y negligencia y está contando su historia para que otras parejas no experimenten nada similar.

¿Es este un incidente aislado?

Mezclar embriones es extremadamente raro, sin embargo han ocurrido otras confusiones relacionadas con la fertilidad. Vanner y Donna Johnson, de Utah, descubrieron una década después del nacimiento de su hijo, que no estaba relacionado con Johnson. Recibieron la noticia posteriormente de hacer un kit de ADN 23andMe, que ayuda a descubrir la ascendencia de una familia.

Leer más: Niegan libertad bajo fianza a Ghislaine Maxwell semanas antes de su juicio

"Cuando aparecieron mis resultados, mostrando dos hijos inmediatamente y viendo que nuestro mayor era medio hermano de su hermano menor, a través de mí, supimos que debía haber algo mal", mencionó Donna Johnson a Fox 59. La pareja se enteró de que el óvulo de Johnson había sido fertilizado por el esperma de otra persona.

Algo similar le sucedió a una pareja asiática en Flushing, Nueva York. La pareja, que usa las iniciales AP e YZ, por razones de privacidad, dio a luz a dos bebés no asiáticos. Al cuestionar el ADN, descubrieron que los niños tenían el mismo ADN que otra pareja en tratamiento en la misma clínica de fertilidad.

¿Cómo ocurre una confusión de embriones, espermatozoides u óvulos?

La fertilización in vitro requiere una serie de procedimientos en los que un óvulo se fertiliza fuera del útero y luego se transfiere a un útero.

Casos como este se reducen a "errores humanos", dice la exembrióloga Joyce Harper, quien ahora es profesora de ciencias reproductivas y salud reproductiva en el University College London.

Las confusiones ocurren cuando los tubos o platos están etiquetados incorrectamente o el paciente equivocado está en el lugar equivocado. Los errores son "absolutamente posibles", menciona Harper a The Independent, pero es “una práctica normal que todo sea presenciado". Si hay una confusión, es porque no se han seguido los protocolos. “Los buenos laboratorios de embriología deben tener un sistema sólido de testificación” y para que dos pacientes reciban los embriones equivocados, “debe haber varios errores”, afirma.

Hay numerosas partes del proceso que podrían salir mal, incluso cuando los embriones, óvulos o espermatozoides congelados salen de un tanque de almacenamiento (deben haber sido etiquetados correctamente) y cuando el óvulo se fertiliza con el esperma (necesita ser el esperma correcto y el óvulo correcto). Luego, cuando el embrión se implanta en el útero, debe ser el paciente adecuado.

Las principales personas involucradas en los tratamientos de FIV son el embriólogo y el médico. El embriólogo recogerá el embrión del plato y el médico lo colocará en el útero. “Debe haber controles a lo largo del camino y testigos para verificar que tenga el paciente correcto en la mesa y los embriones correctos”, explica la profesora Harper.

¿Cuántos están en riesgo de una confusión de ADN de fertilidad?

El CDC afirma que alrededor del 12 por ciento de las mujeres en edad fértil han utilizado los servicios de infertilidad y alrededor del 1.5 al 2 por ciento de los niños en los EE. UU. son concebidos usando tecnología de reproducción asistida.

Las confusiones de ADN son "una ocurrencia muy rara", asegura la profesora Harper, y afirma que no significa que esto nunca sucederá, pero "no debería ser algo que deba preocupar a cualquiera que esté pasando por una FIV", opina ella, especialmente en el Reino Unido, donde existe un organismo regulador para la industria de la fertilidad.

La Autoridad de Embriología y Fertilización Humana del Reino Unido (HEFA) requiere que se siga un protocolo estricto en su 'Código de Práctica' y hay inspecciones periódicas para estos procesos en cada clínica. “Me sorprendería mucho si algo así sucediera en el Reino Unido”, manifiesta la profesora Harper.

Todo tiene que ser con testigo doble, señala la exembrióloga Rachel Cutting, quien ahora es la directora de cumplimiento e información de HEFA.

“Cuando una mujer ingresa para que le recolecten los óvulos, se le pedirá a la mujer que diga su nombre, fecha de nacimiento y el número único de su hospital, que será presenciado por el embriólogo, el médico que recogió los óvulos y la enfermera que está cuidando al paciente durante el tratamiento”, le explica a The Independent.

Luego, cada vez que se mueven óvulos o embriones entre los recipientes, se guardan y “otro embriólogo lo comprobará dos veces”, menciona Cutting.

Dado que la doble testificación ha sido la ley, no ha habido casos de ADN mezclado en el Reino Unido en tratamientos de FIV, explica Cutting. “No nos han informado de casos”, aseguró sobre su tiempo trabajando en HEFA.

Entonces, ¿por qué no hay más regulación de la fertilidad en los EE. UU.?

La regulación gubernamental no es tan común, ya que algunos creen que las restricciones podrían entrar en conflicto con los derechos reproductivos. Las leyes sobre el aborto son diferentes en los EE. UU. y los legisladores dudan en acercarse a una industria que podría cambiar el enfoque de la concepción y los embriones.

La Sociedad Estadounidense de Medicina Reproductiva (ASRM), sin embargo, cuestiona que el nivel de regulación sea inadecuado. Sean Tipton, el principal cabildero de la ASRM, expresó a Kaiser Health News que “la autorregulación profesional es extensa”.

Un organismo regulador oficial agregaría otra capa a la autorregulación y garantizaría que "se cumplan los estándares de calidad", sostiene Cutting, y agrega: "tiene algo en relación con lo que trabajar y ser inspeccionado".

Parejas como los Cardinale están deseosos de que la industria tenga más controles y equilibrios. “Necesitamos obtener regulaciones o medidas que gobiernen las clínicas de fertilidad”, dijo Wolf, el abogado de la pareja. "Queremos asegurarnos de que esto no vuelva a suceder".

¿Qué pueden hacer los pacientes de FIV para protegerse contra errores de procedimiento?

Elija sabiamente sus clínicas, pregúnteles sobre sus procedimientos de testigos y asegúrese de que el personal verifique constantemente su información en cada etapa del proceso. Confirme su nombre y fecha de nacimiento antes de cada parte del tratamiento.

Las familias que han sufrido errores en la clínica de fertilidad alientan a los padres que han realizado FIV a completar una prueba de ADN más temprano que tarde.