Donald Rumsfeld: desde sus políticas conocidas hasta la defensa de la “tortura” de prisioneros

El arquitecto de las invasiones a Afganistán e Irak fue la cara pública de la "guerra contra el terror" de George W. Bush

Andrew Buncombe
viernes 02 julio 2021 12:37
Obama, Bush y Clinton honran a Biden en video conjunto
Read in English

Cualquiera que viera las sesiones informativas de Donald Rumsfeld sobre la invasión de Irak, tenía que estar preparado para seguir pellizcándose.

En primer lugar, el fanfarrón con gafas y la confianza en sí mismo, sobre cosas que rápidamente se demostraron erróneas. Sonreía y encantaba, lanzaba frases hechas que en Washington DC equivalían a poesía.

Muy pronto, sus sesiones informativas en el Pentágono se convirtieron en un “must-watch” y el Secretario de Defensa aparecía en las portadas de las revistas. El National Journal le llamó “pin up”.

Y mientras tanto, los cadáveres se acumulaban, al igual que los escándalos.

En poco tiempo, incluso los más ingenuos e incuestionables habían renunciado a la idea de que Saddam Hussein poseyera armas de destrucción masiva. Y muy pronto, también, habían abandonado la creencia de que Estados Unidos y Gran Bretaña podían invadir otro país e imponer simplemente su versión de la democracia.

Entonces tuvo que retirarse.

“Me voy con gran respeto por usted y por el liderazgo que ha ejercido durante una época muy difícil para nuestro país”, escribió en una carta a George W. Bush en 2006.

“El enfoque, la determinación y la perseverancia que ha proporcionado de forma tan constante han sido necesarios y son impresionantes”.

Leer más: Trump y Biden se equivocan sobre la “crisis” migratoria en la frontera

Rumsfeld, que ha fallecido a la edad de 88 años, había sido secretario de Defensa con Gerald Ford, y cuando Bush fue elegido en 2000, le pidió que volviera a ocupar el puesto.

Así las cosas, ocho meses después de la toma de posesión de Bush, Estados Unidos estaba aturdido por los atentados terroristas del 11-S, y muchos en la nación buscaban venganza. Rumsfeld supervisó primero la invasión de Afganistán en octubre de 2001, cuyos gobernantes talibanes habían dado refugio a Osama bin Laden.

En ese momento, no había nada que vinculara a Irak con los atentados de Nueva York y Washington DC que habían dejado más de 3,000 muertos. Pero desde las primeras horas después del atentado, Bush buscaba un vínculo con Bagdad, a pesar de que los inspectores de armas de la ONU decían que Saddam había puesto fin a su programa de armas de destrucción masiva años antes.

Según el ex asesor antiterrorista, Richard Clarke, le dijo a Bush que el responsable era Bin Laden y Al Qaeda. “Lo sé, lo sé, pero mira si Saddam estuvo involucrado. Sólo mira. Quiero saber cualquier cosa”, le dijo Bush, según el libro de Clark, Against All Enemies.

Pero Bush no era el único que quería culpar a Irak. Incluso antes de asumir el cargo, Rumsfeld, su adjunto Paul Wolfowitz y Dick Cheney habían firmado los principios fundadores del Proyecto para un Nuevo Siglo Americano, un grupo de reflexión neoconservador que buscaba el cambio de régimen en Iraq

Rumsfeld había sido fotografiado una vez estrechando la mano de Saddam, cuando voló a Irak en 1983 como enviado especial de Ronald Reagan, cuando Estados Unidos proporcionó una ayuda financiera masiva en su guerra contra Irán.

Dos décadas más tarde, en febrero de 2002, se le preguntó por la aparente falta de pruebas que vinculen a Irak con grupos terroristas.

“Los informes que dicen que algo no ha ocurrido siempre me resultan interesantes, porque como sabemos, hay cosas conocidas”, indicó.

“Hay cosas que sabemos. También sabemos que hay cosas desconocidas. Es decir, sabemos que hay cosas que no conocemos. Pero también hay incógnitas desconocidas: las que no sabemos que no conocemos”.

Sin embargo, a pesar de todas las bonitas declaraciones, las cosas en Irak no tardaron en torcerse: para los civiles iraquíes, cientos de miles de los cuales perecerían a causa de esa falsa información, para los miles de soldados estadounidenses y británicos que perdieron la vida, y para Rumsfeld.

En 2004, Estados Unidos se enfrentó a la condena mundial después de que unas fotos mostraran a las tropas estadounidenses sonriendo y riendo mientras se obligaba a los prisioneros iraquíes a adoptar posiciones sexualmente abusivas y humillantes, incluyendo una pirámide humana desnuda y sexo simulado en la prisión de Abu Ghraib en Bagdad.

Bajo el mandato de Bush, junto con la bahía de Guantánamo, Estados Unidos había establecido una red de “sitios negros” en los que se interrogaba a los prisioneros mediante el submarino y otras técnicas que muchos consideran tortura.

Como una de las caras públicas de la llamada “guerra contra el terror”, Rumsfeld defendió las acciones de la administración.

Un informe del Senado de 2008 concluyó que los malos tratos infligidos a los prisioneros de Abu Ghraib “no fueron simplemente el resultado de unos pocos soldados que actuaron por su cuenta”, sino que surgieron de las políticas de interrogatorio aprobadas por Rumsfeld y otros altos funcionarios, que “transmitieron el mensaje de que las presiones físicas y la degradación eran un tratamiento adecuado para los detenidos”.

Robert Gates, un ex director de la CIA de voz suave pero exigente, sustituyó a Rumsfeld en diciembre de 2006 e introdujo cambios radicales en la dirección estratégica y militar de Irak.

En los años siguientes, Rumsfeld asumiría gran parte de la culpa por la conducción de la guerra, basada en información falsa y llevada a cabo con una fuerza modesta. Había descartado el caos de la gente que buscaba comida y saqueaba tras la invasión como la exuberancia propia de la libertad recién encontrada.

“La libertad es desordenada, y la gente libre es libre de cometer errores y crímenes y hacer cosas malas”, dijo Rumsfeld.

“También son libres de vivir sus vidas y hacer cosas maravillosas. Y eso es lo que va a ocurrir aquí”.

Informes adicionales de Reuters