¿Dónde está el presidente? La lucha por el derecho al voto se está agotando

Biden sugiere que proteger el derecho al voto es una de las batallas determinantes de su tiempo. A los demócratas se les está terminando el tiempo, y los activistas necesitan ayuda de la Casa Blanca, escribe Alex Woodward

viernes 25 junio 2021 13:28
Joe Biden busca recuperar la influencia internacional de Estados Unidos
Read in English

El mito de que los demócratas y el “estado profundo” conspiraron no solo para robarle una elección a Donald Trump, y luego desarmaron deliberadamente a la policía que protegía el Capitolio de la muchedumbre, impregna a un partido que ha apuntalado las mentiras electorales detrás de una ola de proyectos de ley restrictivos del voto en todo Estados Unidos.

Ese es el partido que muchos congresistas demócratas creen que todavía puede, de alguna manera, respaldar la protección del derecho al voto o los gastos en infraestructura, o combatir la crisis climática u otras medidas críticas para su agenda, que los republicanos se han comprometido a destruir antes de demoler a sus oponentes en las elecciones de mitad de período, el próximo año.

Los republicanos han acusado a los demócratas de organizar una "toma de control" y una "toma de poder" de las elecciones, mientras que los legisladores republicanos en casi todos los estados han presentado docenas de proyectos de ley para darse la autoridad para controlarlos, y luego han obstruido los proyectos de ley sobre el derecho a votar en el Senado.

Según las reglas actuales de obstrucción, el Senado requiere al menos 60 votos del organismo de 100 miembros para hacer avanzar la legislación, lo que significa que los demócratas deben reunir al menos 10 votos republicanos para cumplir sus planes.

Al instar a apoyar la Ley For The People, la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca emitió una dura evaluación del estado del derecho al voto en los EE. UU.: "La democracia está en peligro" y "el derecho al voto, un derecho sagrado en este país - está siendo atacado con una intensidad y una agresividad que no habíamos visto en mucho tiempo”.

Horas más tarde, los republicanos simplemente rechazaron un llamado para debatir el proyecto de ley antes de que se pudiera realizar una votación, lo que en práctica lo truncó, con los votos divididos por la mitad.

Leer más: Presentador de la OAN sugiere que se ejecute a los “traidores” que “robaron” las elecciones

Los demócratas y la Casa Blanca han intentado convertir el voto en una victoria, en la que los demócratas se opusieron unánimemente al bloqueo republicano en nombre de la protección del derecho al voto. En una especie de teatro, los demócratas del Senado dejaron constancia de lo que ya sabemos: los republicanos no apoyan las protecciones federales del derecho al voto.

"¿Salvar la democracia es una prioridad para esta administración o no?" preguntó el cofundador de Indivisible, Ezra Levin. “Los fanáticos de la derecha están desmantelando sistemáticamente nuestras instituciones democráticas. No quiero ver una declaración pública tibia. ¿Dónde está el presidente?".

Con las terribles advertencias de Joe Biden sobre el frágil estado de la democracia estadounidense y un frente unido entre los demócratas del Congreso para apoyar la aprobación del proyecto de ley, de una forma u otra, los legisladores y defensores progresistas han sugerido que los demócratas olvidaron que tienen la mayoría en la Cámara de Representantes, y tienen el control de la Casa Blanca, y una diminuta mayoría en un Senado dividido a partes iguales, en donde la vicepresidenta Kamala Harris puede emitir un voto de desempate en la mayor parte de la legislación del partido.

Pero solo si están dispuestos a enmendar el obstruccionismo.

La Casa Blanca se ha negado a entrar en el debate obstruccionista, y al menos dos demócratas del Senado no lo tocarán. Una ambivalencia general entre los demócratas ahora se ha convertido en un razonamiento de que la única razón defendible por la que podrían considerar reformar el obstruccionismo es porque los republicanos los obligaron a hacerlo, de mala gana.

"La gente no les dio a los demócratas la Cámara, el Senado y la Casa Blanca para ceder ante los insurrectos", dijo la representante estadounidense Ayanna Pressley. "Hay que abolir el obstruccionismo para que podamos hacer el trabajo de la gente".

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, ha defendido la respuesta de la Casa Blanca, que incluye enviar a la vicepresidente a reunirse con los defensores del derecho al voto mientras Biden hace comentarios emocionales ocasionales en los que les dice a los estadounidenses que el derecho al voto es importante.

En declaraciones del 23 de junio, la vicepresidenta dijo que está "abordando lo que debe suceder en aquellos estados donde la legislación ya ha sido aprobada para empoderar a los votantes y desembrollar un sistema que ha sido manipulado", y agregó que Estados Unidos se encuentra en "punto de inflexión” en la lucha por preservar el derecho al voto.

“He estado involucrado en este trabajo toda mi carrera y vamos a intensificar nuestros esfuerzos”, declaró el presidente en un comunicado después de la votación en el Senado el 22 de junio.

Nada de eso detiene a Mitch McConnell, quien prometió no dar "cuartel" a los proyectos de ley sobre el derecho al voto.

Los senadores Kyrsten Sinema y Chris Coons han argumentado que si enmendaran esas reglas para aprobar leyes hoy, un futuro Congreso bajo control republicano podría hacerlo mañana, lo cual sugiere que los demócratas están dispuestos a ceder el control sobre su propia agenda a los republicanos ahora para prevenir un asalto republicano total cuando los demócratas pierdan el control del Congreso.

Ahora bien, el obstruccionismo, una reliquia del procedimiento parlamentario de Jim Crow invocado por los segregacionistas, también puede evitar que los demócratas restauren la Ley de Derechos Electorales, la histórica ley de derechos civiles revivida por los presidentes de ambos partidos desde que se aprobó por primera vez en 1965, y que llevará el nombre del líder de derechos civiles y congresista, John Lewis.

El senador McConnell ahora dice que es "innecesario".

La Corte Suprema de EE.UU. de 2013 eliminó partes clave de la ley que prohibían a los estados con antecedentes de discriminación en las urnas cambiar sus leyes electorales sin una “autorización previa” federal.

Lo que siguió fue una ola de legislación electoral restrictiva, la cual culminó con la campaña coordinada para socavar el acceso a las boletas en nombre de la "integridad electoral" después de que los republicanos perdieran el Congreso y la Casa Blanca en las elecciones de 2020.

El líder de la minoría, repitiendo los mismos argumentos en contra de las medidas del derecho al voto de décadas antes, dijo que "ya es contra la ley discriminar en la votación por motivos de raza".

El tribunal superior también está preparado para socavar la Ley de Derechos Electorales por segunda vez, mientras los jueces reflexionan sobre la constitucionalidad de dos restricciones al voto respaldadas por el Partido Republicano en Arizona. Se podría emitir una decisión esta semana.

Aunque la administración Biden ha señalado el derechos al voto como una de las luchas determinantes su tiempo en la presidencia, a los demócratas se les está acabando el tiempo.