Deborah Birx revela que durante la administración de Trump muchos creían que el COVID era un “engaño”

La coordinadora del grupo de trabajo para la respuesta a la pandemia afirmó que quiso renunciar

Griffin Connolly
lunes 25 enero 2021 15:25

La doctora Deborah Birx habla sobre su experiencia con la administración de Trump

Read in English

Varias personas dentro de la Casa Blanca creían que la pandemia de coronavirus era un "engaño", reveló una coordinadora del grupo de trabajo COVID de la administración de Donald Trump y una de sus principales portavoces.

"Hubo personas que definitivamente creyeron que esto era un engaño", declaró la doctora Deborah Birx a CBS en una entrevista que se transmitió el domingo.

Birx indicó que algunos de los principales asesores del presidente simplemente no entendían la magnitud del impacto de la enfermedad porque, como con cualquier virus, el impacto varía de un paciente a otro.

“Creo que porque la información era confusa al principio. Creo que porque no hablamos sobre el espectro de la enfermedad, porque todos interpretaron lo que sabían, y vieron a la gente adquirir COVID y estar bien. Y luego nos hicieron hablar sobre la gravedad de la enfermedad y cómo podría causar estas increíbles muertes de nuestros estadounidenses”, dijo Birx, tratando de explicar los orígenes de las teorías de conspiración sobre el virus en la Casa Blanca.

La doctora Birx sugirió que en el centro del enfoque, a menudo arrogante, de la administración ante la pandemia fue su líder, Donald Trump, quien en febrero de 2020 proclamó que la pandemia era un "engaño" político exagerado de los demócratas para debilitar su popularidad antes de las elecciones de noviembre.

"Ahora los demócratas están politizando el coronavirus", aseguró Trump en un mitin de campaña el 28 de febrero. “No tienen ni idea, ni siquiera pueden contar sus votos en Iowa”.

Continuó: "Este es su nuevo engaño".

El virus ha matado a más de 417,000 estadounidenses e infectado a un total de 25 millones desde ese discurso.

Birx dijo en su entrevista el domingo que tales pronunciamientos socavaron sus esfuerzos y los de otros funcionarios de salud para lograr que los estadounidenses aceptaran las pautas de salud pública como el distanciamiento social y el uso de máscaras.

"Cuando tienes una pandemia en la que confías en que cada estadounidense cambie su comportamiento, la comunicación es absolutamente clave", añadió.

“Cada vez que un líder político hizo una declaración que no fue consistente con las necesidades de salud pública, descarriló nuestra respuesta”, dijo.

Birx admitió que constantemente tenía ganas de renunciar, ya que ella y Anthony Fauci, la otra cara pública importante del equipo de respuesta al coronavirus, se pusieron continuamente en la posición de contradecir a Trump para informar mejor al público.

¿Con qué frecuencia quería renunciar?

"Siempre. Quiero decir, ¿por qué querrías pasar por eso todos los días?", declaró.

Birx, que trabajó tanto con George W Bush como con Barack Obama, agregó que su mayor error durante su tiempo en el grupo de trabajo de COVID-19 fue quizás no ser tan franca sobre sus quejas contra la administración como podría haberlo hecho.

“Siempre siento que podría haber hecho más, haber sido más franca, tal vez haber sido más franca en público. No conocía todas las consecuencias de todos estos problemas”.