“Mi corazón está roto en mil pedazos. Lo extraño mucho”, madre de Daunte Wright

La oficial que disparó al joven fue identificada como una veterana de 26 años

Andrew Buncombe
miércoles 14 abril 2021 12:40
Continúan las protestas en Mineápolis pese a la dimisión de la agente que mató a Daunte Wright
Read in English

La madre de Daunte Wright se pronunció con elogios hacia su hijo asesinado, como padre e hijo, además de señalar que no tiene idea de cómo se las arreglaría sin él.

“Solo necesito que todos sepan que él es mucho más que esto. Tenía una sonrisa angelical”, dijo Katie Wright, durante una vigilia a la que asistieron cientos de personas.

“Mi corazón está literalmente roto en mil pedazos. Lo extraño mucho, y solo ha pasado un día".

Agregó: “Él era mi vida, era mi hijo y nunca podré recuperar eso. ¿Por un error? ¿Por un accidente?”.

Katie Wright habló 24 horas después de que una oficial del Departamento de Policía de Brooklyn Center le disparara fatalmente a su hijo de 20 años durante una parada de tráfico. Después de que la oficial le impactara, el vehículo del joven se detuvo pocos metros después, su madre estaba en una llamada en un suburbio de Minneapolis, Minnesota.

Horas antes, el jefe de la policía de Brooklyn Center, Tim Gannon, publicó un video de la policía que mostraba a Daunte siendo interrogado por tres oficiales y luego a una oficial disparándole, aparentemente por error.

El lunes por la noche, la oficial fue identificada como Kimberly Potter, de 49 años, quien había servido en la fuerza policial durante 26 años. Actualmente se encuentra de baja administrativa. Se informa que huyó de su casa después de que su dirección fuera publicada en las redes sociales. Presentó su dimisión el martes.

Leer más: Daunte Wright: Manifestantes exigen justicia por el tiroteo policial de un hombre negro de 20 años en los suburbios de Minneapolis

Las imágenes mostraban a la oficial gritando "taser, taser". La policía está capacitada para hacer esto cuando usa el dispositivo no letal. Casi instantáneamente, se pudo escuchar a la oficial Potter decir: "Mierda, acabo de dispararle".

Gannon, jefe de policía, dijo: "Por lo que vi y la reacción de angustia de la oficial inmediatamente después, me parece que esto fue una descarga accidental".

Sin embargo, los activistas, residentes y familiares no quedaron impresionados por las palabras del jefe y exigieron que la oficial fuera inmediatamente despedida y acusada de asesinato. El alcalde del Brooklyn Center, Mike Elliot, dijo que Gannon también renunció.

“Estamos aquí para apoyar a la comunidad”, dijo Anthonette Sherman, de 19 años, que había venido a la vigilia con un amigo. Ambas dijeron que como mujeres jóvenes de color, se asustaban cada vez que conducían un vehículo.

"Siempre te preguntas si llegarás a casa".

Otros miembros de la familia elogiaron al joven, que era padre de un hijo de dos años. "Mi hermano perdió la vida porque ellos eran de gatillo fácil", dijo su medio hermano mayor, Dallas Wright.

A una mujer que se identificó como tía de Daunte, y que pidió no dar su nombre, se le preguntó qué quería que el mundo supiera sobre su sobrino. “Solo que era una persona maravillosa. Y nunca será olvidado”, dijo.

Gannon, el jefe de policía, había defendido su decisión de disparar gases lacrimógenos y balas de goma a los manifestantes el domingo por la noche, a pesar de que la gran mayoría eran pacíficas. Otros cuestionaron si sus acciones eran necesarias, con la ciudad ya tensa en medio del juicio de uno de los cuatro oficiales acusados del asesinato de George Floyd el verano pasado.

En una conferencia de prensa, el lunes por la tarde, prometió hacer lo mismo nuevamente si los manifestantes no se dispersaban, luego de que funcionarios de las Ciudades Gemelas anunciaran toques de queda de 7 p.m. a 6 a.m.

Cumplió su palabra y, a las 9 de la noche, cuando cientos de manifestantes se reunieron para una segunda noche fuera del edificio, la policía con equipo antidisturbios lanzó gases lacrimógenos y sustancias químicas irritantes para intentar dispersar a la multitud.

Pero la gente no se fue fácilmente, muchos de ellos venían equipados con máscaras antigás, gafas protectoras o marcas faciales, así como galones de leche para contrarrestar el impacto de los químicos.

Una joven llamada Amiryah despreció la creencia de que la policía podían disuadir a los manifestantes con tales tácticas.

“Eso no nos detendrá. ¿Por qué creen que un toque de queda nos detendrá?”, Le dijo a The Independent, en medio de una ruptura en el gas lacrimógeno. “Vamos a seguir apareciendo y mostrándonos. Los negros se han enfrentado a esto durante cientos de años”.

Elliott instó a los manifestantes a que se fueran. “Les estoy pidiendo a todos que se vayan a casa. Necesitamos mantener la paz en nuestra ciudad”, mencionó a CNN.

"Necesitamos asegurarnos de que haya un mañana en el que las personas también puedan reunirse pacíficamente y continuar expresando su dolor".

Informes adicionales de Reuters