Donald Trump se despreocupa por ser destituido de la presidencia a través de la Enmienda 25

Cientos de soldados duermen en el Capitolio previo a la votación para enjuiciar a Donald Trump

Un periodista describió al Capitolio como “una base militar” ante la presencia de los elementos de la Guardia Nacional 

Oliver O'Connell
miércoles 13 enero 2021 16:25
Read in English

Los miembros de la Guardia Nacional pasaron la noche durmiendo en los pasillos del Capitolio, mientras se intensificaban las medidas de seguridad antes de la votación de hoy para enjuiciar a Donald Trump por segunda vez.

Los reporteros que llegaron para cubrir las audiencias de acusación en la Cámara de Representantes encontraron cientos de soldados acostados en el centro de visitantes, similar a una “guarnición armada” como uno lo describió.

“Muchos abrazan sus armas de fuego, cubren sus cabezas para bloquear la luz y colocan equipo antidisturbios en pilas ordenadas”, tuiteó el reportero de Newsy Nathaniel Reed, señalando que las calles alrededor del complejo están en gran parte bloqueadas.

El Capitolio y todos los edificios circundantes están completamente cerrados y cualquier persona que requiera acceso al sitio debe mostrar una identificación a todos los que se encuentre al pasar por los puntos de control y la cerca de 10 pies recién instalada.

En el centro de visitantes, una gran estatua que representa a la Libertad mira a docenas de soldados que duermen en la enorme extensión del piso de abajo.

Afuera, grandes cantidades de rifles y escudos antidisturbios están listos para la protección del Congreso durante el proceso de juicio político.

“El Capitolio de los Estados Unidos es ahora una base militar. Una demostración masiva de la fuerza en el exterior. La Guardia Nacional está armada con rifles y se encuentra a solo unos metros de distancia a lo largo del perímetro, mientras la Cámara se prepara para acusar al presidente”, tuiteó Eric Wasson, de Bloomberg.

Algunas tropas aprovecharon la oportunidad para explorar sus nuevos cuarteles, con un grupo de soldados afroamericanos visto tomándose una foto con la estatua de Rosa Parks, mientras que otro grupo recibió un recorrido por parte del representante Brian Mast.

En el interior, los legisladores ahora deben pasar por detectores de metales para llegar a la Cámara, una medida contra la que protestaron varios legisladores republicanos.

Las fuerzas del orden y el ejército están respondiendo a una serie de amenazas al gobierno de los Estados Unidos, luego del ataque al Capitolio por parte de simpatizantes de Donald Trump hace una semana.

Cinco personas murieron en el ataque, incluido un oficial de policía del Capitolio. El artículo de juicio político que está siendo votado por el Congreso señala que el presidente incitó a la insurrección.

Hasta ahora, el FBI y el Departamento de Justicia están llevando a cabo más de 170 casos contra los que atacaron el edificio, una cifra que probablemente ascienda a cientos.

Se esperan cargos de conspiración y sedición contra algunos de los revoltosos, lo que podría significar hasta 20 años de prisión.