Cáncer en leones marinos de California está relacionado con productos químicos de la Segunda Guerra Mundial

Se cree que la prevalencia de estos cánceres es una de las más altas observadas en cualquier mamífero

Alice Hutton
martes 09 febrero 2021 22:34

Los residuos de plásticos se multiplican por la pandemia

Read in English

Cientos de leones marinos de California están muriendo de un cáncer misterioso posiblemente causado por sustancias químicas vertidas en el océano hace más de 50 años, han afirmado los científicos.

Durante décadas, los ambientalistas han estado desconcertados por el aumento de cánceres agresivos y fatales en los riñones, la próstata y la vejiga de estos animales de la costa oeste.

Ahora, finalmente pueden tener una respuesta después de que un equipo de patólogos, virólogos, químicos y genetistas del Centro de Mamíferos Marinos en Sausalito, California, trabajó durante 20 años para analizar muestras de tejido de 394 de los animales que murieron.

El estudio, que se publicó en la revista Frontiers in Marine Science, descubrió la presencia de productos químicos industriales, pesticidas y desechos de refinerías de petróleo altamente tóxicos en su grasa, lo que desencadena un virus del herpes previamente desconocido que los hace propensos a ciertos carcinomas.

Pádraig Duignan, patólogo jefe del Centro de Mamíferos Marinos y coautor, declaró a Los Angeles Times: “Es extraordinario, el nivel de contaminantes en estos animales en California. Es un factor importante que explica por qué estamos viendo este nivel de cáncer".

Se cree que la prevalencia de estos cánceres es una de las más altas observadas en cualquier mamífero, con un 18 a 23% de los leones marinos adultos que padecieron cánceres urogenitales examinados después de su muerte durante los últimos 40 años, encontró el informe.

Los productos químicos incluyen el DDT, un insecticida anteriormente común, que se utilizó por primera vez en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial en los cultivos y para controlar la malaria, el tifus y la peste bubónica.

Fue prohibido en el país en 1972 después de que los estudios demostraran que era tóxico para la vida silvestre y causaba cáncer en los mamíferos al acumularse en el tejido graso.

Frances Gulland, investigadora de la Universidad de California, Davis, dijo a Los Angeles Times que el DDT puede tardar generaciones en descomponerse una vez en circulación y que los leones marinos están muriendo por “altos niveles de compuestos heredados que todavía están en el medio ambiente."

Los investigadores notaron que el mayor fabricante de DDT de Estados Unidos arrojó desechos cerca de las Islas del Canal, donde una gran cantidad de leones marinos de California se reproducen y alimentan a sus crías.

Gulland afirmó que los hallazgos generaron preocupaciones sobre el impacto en los humanos que usan "las mismas aguas... [para]... nadar y surfear, y que comen muchos del mismo marisco..."

El DDT fue el tema del libro seminal de 1962 de la activista Rachel Carson, The Silent Spring, en el que criticaba a la industria química por difundir "desinformación" y a los funcionarios públicos por supuestamente mirar hacia otro lado.

El libro contribuyó en parte a la prohibición del insecticida y a la creación de la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos en 1970.