Familias de afroamericanos asesinados por la policía presionan para que la ONU intervenga

Las familias han estado presionando a la comunidad internacional para que actúe desde las protestas del verano pasado

Josh Marcus
martes 11 mayo 2021 23:27
Derek Chauvin es declarado culpable por el asesinato de George Floyd
Read in English

Las familias de más de 140 personas negras asesinadas por la policía estadounidense, incluidos los familiares de Breonna Taylor, George Floyd, Daunte Wright y Michael Brown, instaron a las Naciones Unidas en una carta el lunes a seguir adelante con sus planes de investigar el racismo sistémico y la policía en los EE. UU. y más allá.

"La epidemia de violencia policial se ha dirigido directa y desproporcionadamente a las personas de color", se lee en la carta a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, que también fue firmada por numerosos grupos activistas y de derechos civiles. “Los descendientes experimentan las tasas más altas de tiroteos policiales fatales, seguidos por los latinos".

“Creemos que un sólido mecanismo internacional de rendición de cuentas respaldaría y complementaría, no socavaría, los esfuerzos para desmantelar el racismo sistémico en los Estados Unidos, especialmente en el contexto de la violencia policial contra los afrodescendientes”, continúa la carta.

El verano pasado, muchas de estas familias presionaron a la ONU para que investigara a Estados Unidos específicamente por la enorme cantidad de violencia policial que dirige contra las personas de color. En respuesta, el organismo internacional anunció una resolución instando a la "promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los africanos y de los afrodescendientes contra el uso excesivo de la fuerza y otras violaciones de los derechos humanos por parte de los agentes del orden", así como un investigación sobre el racismo sistémico contra los africanos y sus descendientes en todo el mundo.

La carta del lunes dice que esta decisión fue una "resolución diluida debido a la enorme presión diplomática de Estados Unidos", pero sin embargo agradeció al organismo por ser "la conciencia colectiva de derechos humanos del mundo".

La nueva carta también instó al Consejo de Derechos Humanos de la ONU a hacer recomendaciones específicas a los países relevantes después de su investigación, incluidos aquellos que toman en cuenta las reparaciones por esclavitud y colonialismo, que la carta describió como "graves violaciones del derecho internacional".

El año pasado, las familias también pidieron a la ONU que llevara a cabo audiencias públicas y alcance comunitario, así como que examinara la historia de la "policía racista" en los EE. UU. y la "impunidad arraigada" que permite a la policía matar a personas negras sin enfrentar ninguna consecuencia.

En 2019, los negros e indígenas tenían tres veces más probabilidades que los blancos de recibir disparos de la policía, y los agentes eran una de las principales causas de muerte de los hombres jóvenes de color.

Entre 2013 y 2020, según la carta del lunes, más del 98% de las veces, los policías que mataron a personas no enfrentaron cargos.

“La violencia policial no es un problema exclusivamente estadounidense, pero la impunidad y la matanza desproporcionada de negros, morenos e indígenas a manos de las fuerzas del orden sí lo son”, dijo a The Guardian Jamil Dakwar, director del programa de derechos humanos de la ACLU. "Requiere que toda la comunidad internacional actúe".

Los renovados llamamientos a la rendición de cuentas de la ONU son parte de un creciente movimiento internacional para responsabilizar a Estados Unidos, que a menudo critica a otros países por violaciones de derechos humanos, de sus propios abusos en casa.

El mes pasado, un grupo de destacados abogados de derechos humanos en 11 países acusó al sistema policial de Estados Unidos de cometer crímenes de humanidad contra los negros, incluida "privación severa de la libertad física, tortura, persecución y otros actos inhumanos", que podrían merecer una investigación y eventual procesamiento ante la Corte Penal Internacional.

La administración Trump retiró a Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en 2018, citando un sesgo antiisraelí percibido, y la administración Biden se reincorporó al organismo.