Mitch McConnell dice que evitará que Biden nombre a un juez de la Corte Suprema

El astuto senador de Kentucky utilizó tácticas similares durante la administración Obama

Josh Marcus
martes 15 junio 2021 14:15
Mitch McConnell, solicitó retrasar el inicio del juicio político contra el expresidente, Donald Trump
Read in English

Mitch McConnell, el poderoso líder de la minoría republicana, dijo que es “muy poco probable” que permita una votación de confirmación de un nuevo juez del Tribunal Supremo durante el resto del mandato presidencial de Joe Biden si los republicanos retoman el Senado.

“Creo que es muy poco probable”, dijo el lunes al presentador de radio conservador Hugh Hewitt. “De hecho no, no creo que ninguno de los dos partidos, si estuvieran controlados, si fueran diferentes al presidente, confirmarían a un nominado a la Corte Suprema en medio de una elección. Lo que fue diferente en 2020 es que éramos del mismo partido que el presidente. Por eso seguimos adelante con ello”.

En 2020, el senador McConnell, que anteriormente había defendido que el Senado debería abstenerse de confirmar a los jueces del Tribunal Supremo durante los años electorales, apresuró la nominación de la jueza conservadora Amy Coney Barrett aproximadamente una semana antes de las elecciones presidenciales de 2020, tras la muerte de la liberal Ruth Bader Ginsburg.

El republicano de Kentucky, que volvería a controlar el calendario de votaciones del Senado si el GOP retoma la cámara alta, también dijo que incluso si un presidente demócrata intentara nominar a un nuevo juez en 2023, “tendríamos que esperar y ver qué pasa”.

Estas declaraciones son las últimas emitidas por McConnell para resistir las prioridades demócratas, y una prueba más del mal funcionamiento general del organismo.

En 2016, tras la repentina muerte del juez conservador Antonin Scalia durante el último año de la administración Obama, McConnell lideró el Senado, controlado por los republicanos, para retrasar y finalmente rechazar al candidato presidencial Merrick Garland durante casi un año, esperando a que Donald Trump fuera elegido para cubrir la vacante en el alto tribunal. Fue el intervalo más largo entre una nominación al Tribunal Supremo y una decisión del Senado en la historia de Estados Unidos.

Sin embargo, no era nada nuevo para McConnell, un maestro de la demora que en 2010 dijo famosamente que “lo más importante que queremos conseguir” era hacer de Barack Obama un “presidente de un solo mandato”.

En otras ocasiones, el líder del Senado ha criticado a Biden por no ser lo suficientemente bipartidista, quejándose a principios de este mes de que “la era del bipartidismo ha terminado”, aunque politólogos como Norman Orenstein han argumentado que en realidad fueron los republicanos, bajo el liderazgo de gente como el señor Connell, quienes la terminaron.

La perspectiva de que los republicanos se aseguren otro juez de tendencia conservadora en el Tribunal, después de que Trump añadiera tres -los jueces Neil Gorsuch, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett-, ha hecho que algunos miembros del partido demócrata insten al liberal Stephen Breyer, de 82 años, a retirarse para que Biden pueda ocupar su puesto.

La representante de Nueva York, Alexandria Ocasio-Cortez, señaló su apoyo a esta medida durante el fin de semana.