Biden condena el “daño severo” de la Corte Suprema a los derechos de voto mientras los demócratas exigen acción

Los legisladores demócratas y los defensores del derecho al voto exigen que la Casa Blanca y el Congreso tomen medidas para proteger la Ley del Derecho al Voto, ahora obstaculizada por dos decisiones clave del tribunal superior

Alex Woodward
jueves 01 julio 2021 19:37

Joe Biden busca recuperar la influencia internacional de Estados Unidos.

Read in English

Tras una decisión de la Corte Suprema de EE.UU. que podría tener un efecto dominó en los derechos de voto a medida que los legisladores republicanos implementan leyes electorales radicales que dificultan la votación, el presidente Joe Biden condenó el "daño severo" del tribunal superior a la Ley de derechos de voto.

"En un lapso de solo ocho años, el tribunal ha hecho un daño severo a dos de las disposiciones más importantes de la Ley de Derechos Electorales de 1965, una ley que tomó años de lucha y lucha para asegurar", dijo en un comunicado en 1 julio.

En 2013, el tribunal eliminó una disposición que prohíbe a los estados con antecedentes de discriminación en las urnas cambiar sus leyes electorales sin supervisión federal.

El jueves, el tribunal confirmó dos leyes de Arizona que, según los defensores del derecho al voto, han perjudicado de manera desproporcionada a los votantes de minorías en violación de la Sección 2 de la Ley de Derechos Electorales, que prohíbe las leyes discriminatorias.

“Después de todo lo que hemos pasado para cumplir la promesa de esta nación a todos los estadounidenses, deberíamos hacer cumplir plenamente las leyes de derecho al voto, no debilitarlas”, dijo.

Tras la decisión del tribunal, los legisladores demócratas y los defensores del derecho al voto instaron al Congreso a revivir las propuestas para ampliar el acceso al voto y restaurar la Ley del Derecho al Voto, ahora obstaculizada por dos decisiones de la Corte Suprema a pesar del violento camino hacia su aprobación durante el movimiento de derechos civiles después de décadas de privación del derecho al voto y violencia racista en la era de los cuervos.

Los republicanos del Senado ya han bloqueado la Ley For The People, lo que provocó demandas de los legisladores progresistas y algunos demócratas del Senado para abolir las reglas obstruccionistas que impiden que los puntos críticos de la agenda del presidente pasen por el Congreso.

Lee más: Senadora de EE.UU. dice “compre bitcoin y espere” para la jubilación

El líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, también ha rechazado la restauración de la Ley de Derechos Electorales, que llevará el nombre del difunto congresista y líder de los derechos civiles John Lewis, como un proyecto de ley "innecesario", después de que la ley histórica de 1965 fuera anulada por el tribunal superior en 2013 y socavado por su último fallo.

“Si bien este amplio ataque contra el derecho al voto no tiene precedentes, lamentablemente, está tomando nuevas formas”, dijo el presidente. “Ya no se trata solo de una pelea sobre quién puede votar y de facilitar que los votantes elegibles voten. Se trata de quién puede contar el voto y si su voto cuenta".

Al menos 14 estados han promulgado 22 nuevas leyes que restringen el acceso a la boleta, según el Brennan Center for Justice at NYU Law, pero un esfuerzo paralelo de los legisladores republicanos ha visto más de 200 proyectos de ley en 41 estados que se otorgan a sí mismos más autoridad sobre la ley de proceso electoral, según el United States United Democracy Center.

Al menos 24 de esos proyectos de ley se han convertido en ley.

El presidente ha dicho anteriormente que la legislación que cambia la supervisión de las elecciones "raya en ser inmoral".

La presión ha ido en aumento contra los legisladores demócratas que se oponen a enmendar las reglas actuales de obstrucción en el Senado dividido a partes iguales, donde se requieren 60 votos para hacer avanzar la mayor parte de la legislación. La Casa Blanca se ha negado a meterse en el debate.

La Casa Blanca ha defendido la respuesta de Biden, enviando a la vicepresidenta Kamala Harris para que se reúna con defensores del derecho al voto y legisladores estatales, mientras que el Departamento de Justicia de EE.UU. se ha comprometido a desafiar a los estados con leyes de votación restrictivas y aumentar la dotación de personal en su división de derechos civiles.

Pero aprobar dos piezas críticas de legislación sobre el derecho al voto es en gran medida inviable sin abolir el obstruccionismo actual.

"Nuestra democracia depende de ello", dijo el vicegobernador de Pensilvania, John Fetterman, quien se postula para un escaño en el Senado en 2022.

“La decisión de hoy socava la utilidad de una disposición clave de lo que queda de la (Ley de Derechos Electorales)”, dijo Mahogane Reed del Fondo de Defensa Legal de la NAACP.

"Continuaremos utilizando las herramientas disponibles para proteger el derecho al voto, incluida la Sección 2, pero hoy subraya la necesidad urgente y significativa de que el Congreso apruebe una legislación federal sólida y completa sobre el derecho al voto para proteger el derecho al voto", dijo en una declaración.