Estados Unidos roza el medio millón de decesos por el Covid-19

Biden ordena que las banderas ondeen a media asta para honrar la muerte de 500 mil estadounidenses por COVID

La Casa Blanca celebrará un momento de silencio y una ceremonia de encendido de velas para marcar un hito sombrío en la crisis

Alex Woodward
lunes 22 febrero 2021 22:38
Read in English

La Casa Blanca ordenó que las banderas estadounidenses ondeen a media asta para conmemorar la muerte de 500.000 estadounidenses por la pandemia del coronavirus, mientras la nación alcanza el sombrío hito en la crisis de salud pública a un año del brote.

A las 6 pm del lunes, el presidente Joe Biden pronunciará comentarios desde la Casa Blanca antes de un servicio conmemorativo para recordar el medio millón de vidas perdidas por COVID-19, incluido un momento de silencio y una ceremonia de encendido de velas con la primera dama Jill Biden, la vicepresidenta, Kamala Harris y el segundo caballero, Doug Emhoff.

Las banderas estadounidenses permanecerán a media asta durante cinco días, según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki.

Un año después de que EE.UU. registró su primera infección confirmada por COVID-19, la nación se encontraba en medio del mes más mortífero de la pandemia, con más de 95,000 muertes, o aproximadamente una quinta parte de todas las muertes por coronavirus registradas en ese momento el pasado 21 de enero, horas después de la toma de posesión de Biden.

Psaki dijo a los periodistas el lunes que la administración entrante "heredó una circunstancia" de la Casa Blanca de Donald Trump "donde no había suficientes vacunas ordenadas, no había suficientes vacunas disponibles para vacunar a los estadounidenses y no había suficientes lugares para que la gente pudiera ir, para poner esas vacunas en sus brazos".

"Nuestro objetivo es construir a partir del agujero que heredamos", dijo.

El viernes, el presidente viajó a una instalación de Pfizer en Michigan para promover los esfuerzos de vacunación de su administración, reviviendo la promesa de asegurar aproximadamente 600 millones de dosis para fines de julio, o suficientes vacunas para cada estadounidense. Ha enfatizado que la capacidad no significará necesariamente que todos los estadounidenses estarán vacunados de la enfermedad para entonces, en espera de los programas de distribución, pero los suministros deberían estar disponibles.

Estados Unidos podría estar "acercándose a la normalidad" para fines de 2021.

Más de 64 millones de estadounidenses han recibido una o más dosis de vacunas disponibles, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Más de 19 millones de estadounidenses han recibido las dos inyecciones de vacunas necesarias.

“Las vacunas son seguras”, dijo el presidente el viernes. “Por favor, para usted, su familia, su comunidad, su país, tome la vacuna cuando sea su turno y esté disponible”.

Las infecciones y hospitalizaciones confirmadas están disminuyendo constantemente, según el Proyecto de seguimiento COVID. Hasta el domingo, el promedio de siete días de nuevos casos se encuentra en su nivel más bajo desde fines de octubre, encontró el grupo. Las hospitalizaciones han disminuido durante 40 días consecutivos.

Pero las cifras siguen siendo altas en general: se informaron más de 1,200 muertes solo el domingo, junto con 56,000 hospitalizaciones, lo que subraya la urgencia de vacunas y alivio rápidos y generalizados en medio de las consecuencias económicas.

En declaraciones el lunes que describen la expansión dirigida por la administración de un programa para pequeñas empresas que ha sido un salvavidas para los empleadores, el presidente revivió su llamado para la aprobación urgente del Plan de Rescate Estadounidense, una propuesta legislativa de $1.9 billones para el alivio del COVID-19 que es esencial a su plan para combatir la crisis, incluidos los esfuerzos de vacunación.

"Los componentes clave del proyecto de ley son abordar la crisis que enfrentamos", dijo Psaki a los periodistas el lunes cuando se le preguntó si Biden está dispuesto a negociar el costo y el alcance del proyecto de ley luego de los rechazos republicanos. "El tamaño del paquete es un reflejo del tamaño de la crisis".

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo a los periodistas la semana pasada que anticipa que la legislación estará lista para su votación en su cámara esta semana.

El líder de la mayoría del Senado, Chuck Schumer, dijo la semana pasada que el Senado aprobará la legislación y la enviará al presidente para su firma antes de la fecha límite del 14 de marzo, cuando vencen los beneficios de desempleo actuales.