Adolescente se declara culpable del triple asesinato de una menor y sus padres tras intentar darse a la fuga

Mauricio Johnson se declara culpable del asesinato de Shelly Moon, su madre Margarett Moon y el novio de su madre Nikki Metcalf

Rachel Sharp
viernes 29 octubre 2021 14:43
Familiares y atletas kenianos exigen justicia por el asesinato de la corredora Agnes Tirop
Read in English

Un adolescente se declaró culpable del triple asesinato de una niña de 16 años y sus padres después de que mató a tiros a las víctimas y luego se fugó cuando lo sorprendieron en la cama con la niña.

Mauricio Johnson se declaró culpable el martes de tres cargos de asesinato en primer grado y admitió tres acusaciones especiales de uso de un arma de fuego en los asesinatos de Shelly Moon, su madre Margarett Moon y el novio de su madre Nikki Metcalf en febrero, según el condado de Humboldt.

Johnson, que tenía 18 años en el momento de los asesinatos, había estado pasando el rato con Shelly, de 16 años, y un grupo de otros adolescentes en su casa en la Native American Bear River Band de la reserva Rohnerville Rancheria en el condado de Humboldt, California en la noche del 9 de febrero.

Dos de los hermanos de Shelly que resultaron ilesos en el ataque detallaron cómo se desarrolló el ataque en una orden de arresto, obtenida previamente por Mercury News.

Según la orden judicial, Margarett Moon llegó a casa y encontró al grupo bebiendo alcohol y estaba molesta por la situación.

Los otros adolescentes, que eran primos de Shelly, abandonaron la casa alrededor de las 4 de la mañana, pero Johnson se quedó atrás.

Poco después, Metcalf entró en la habitación de Shelly y encontró a Johnson encima de Shelly en su cama, según los documentos.

Metcalf golpeó a Johnson, quien luego salió de la habitación subiéndose los pantalones y sacó una pistola de su mochila, dicen los documentos.

Leer más: Perra de veterano de guerra sin hogar muere después de que le dispararán con pistola eléctrica durante arresto

Johnson le disparó a Metcalf una vez en la cabeza y lo mató.

Luego, el adolescente disparó y mató a la madre y a Shelly, y luego les reveló a los investigadores que las mató porque "no quería tener testigos".

La policía fue llamada al baño de sangre alrededor de las 8 am de la mañana siguiente cuando la hermana de Shelly, de 13 años, llamó al 911 para informar que sus tres miembros de la familia estaban "desangrados".

Shelly y Metcalf fueron declarados muertos en el lugar, mientras que Moon murió en el hospital.

Mientras tanto, en las horas transcurridas entre los asesinatos y la llamada al 911, el asesino había huido.

El hermano de Johnson, Damon Johnson, le contó a la policía que llegó a casa cubierto de sangre y "preso del pánico" y le dijo que "le había disparado a alguien".

Johnson más tarde admitió a su hermano que había disparado a varias personas después de que Metcalf "se puso duro" con él, dice la orden.

La novia de Johnson también le expresó a la policía que el hermano de su novio estaba llorando y les mencionó que "no estaba pensando".

En este punto, el joven de 18 años huyó en un automóvil con el novio de su madre, Von Keener, explicaron las autoridades.

Su madre Melissa Johnson también supuestamente huyó en un automóvil separado.

La policía rastreó al fugitivo hasta Utah el 11 de febrero y localizó a los dos autos que circulaban juntos por el condado de Tooele.

Las autoridades dijeron que creen que los dos autos se comunicaban entre sí mediante radios bidireccionales y estaban usando el escáner para evitar la aplicación de la ley.

La madre del adolescente se detuvo en su vehículo sin incidentes, mientras que su hijo y su novio supuestamente no se detuvieron y fueron detenidos cuando los oficiales pincharon las llantas de su automóvil.

Luego, Johnson fue extraditado a California para enfrentar los cargos de asesinato.

Johnson llegó a un acuerdo con la fiscalía esta semana para sentenciarlo a 150 años a cadena perpetua en lugar de ir a un juicio donde podría haber recibido cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional.

La oficina del fiscal aseguró que aceptó el trato debido a varios factores, incluido que Johnson tenía 18 años en el momento del crimen, por lo que existe la posibilidad de que pueda sufrir una "transformación positiva" tras las rejas.

Como delincuente juvenil, el trato significa que podría estar en libertad condicional en 25 años.

“Los abogados y defensores de víctimas de la Oficina del Fiscal de Distrito hablaron con muchos miembros de las familias, amigos y miembros adicionales de la comunidad de las víctimas”, dijo la Oficina del Fiscal del Distrito en un comunicado.

"Es comprensible que, dado el terrible daño causado por el acusado, las personas más afectadas por los asesinatos expresaron opiniones diferentes sobre si aceptar la declaración o proceder a juicio".