Derecho al aborto

Por más que intentó conseguir un aborto para su embarazo de alto riesgo, Texas estaba listo para dejarla morir

Una mujer de Texas se vio obligada a viajar 10 horas a Nuevo México para abortar y salvar su vida, y poner fin a un embarazo al que su bebé no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir. Ella comparte su historia con Rachel Sharp y revela por qué la única forma en que podría formar una familia es si abandona su estado natal

<p>Kailee DeSpain y su esposo anunciaron su embarazo en febrero</p>

Kailee DeSpain y su esposo anunciaron su embarazo en febrero

Su bebé iba a morir. Había una probabilidad muy alta de que ella también muriera. El estado de Texas se negó a hacer nada.

En cambio, la única opción para Kailee DeSpain fue hacer el viaje de 10 horas a Nuevo México para abortar y salvar su vida y luego enviar a casa por correo las cenizas del hijo que ella y su esposo desesperadamente querían.

Esta es la realidad de Estados Unidos en 2022.

“Mis médicos me dijeron: ‘Vamos a ser francos: tienes que estar muriendo sobre la mesa y tenemos que ser capaces de demostrarlo antes de que podamos intervenir’”, dice DeSpain a The Independent.

“Texas no tiene una ley que cubra el periodo desde el momento en que el médico descubre que hay complicaciones hasta el momento en que realmente comienzan las complicaciones. Tienen que permitir que comiencen las complicaciones y esperar que no sea demasiado tarde”.

DeSpain estaba embarazada del bebé Finley antes de que la Corte Suprema de los Estados Unidos anulara Roe vs. Wade el 24 de junio.

Pero, incluso antes de eso, Texas ya había implementado una de las prohibiciones de aborto más estrictas del país en 2021, e hizo que el aborto fuera ilegal después de las seis semanas de embarazo o cuando se detecta un latido fetal.

Apodado el “proyecto de ley de los latidos del corazón”, el SB8 no ofreció excepciones por violación, incesto o alguna anormalidad fetal grave.

Si bien hay excepciones para casos en los que la vida de la madre esté en peligro, estas excepciones solo aplican cuando hay una emergencia médica en ese momento.

El simple hecho de que la madre morirá si continúa con el embarazo no es suficiente.

Solo “al borde de la muerte”

La ley está poniendo en peligro la vida de pacientes embarazadas de alto riesgo en Texas, según un estudio publicado por la New England Journal of Medicine en junio.

La investigación, que involucró entrevistas con médicos y pacientes de Texas después de que se implementara el SB8 y antes de que se anulara Roe v s.Wade, encontró que a los pacientes con embarazos médicamente complejos o con condiciones médicas preexistentes se les niega la atención del aborto hasta que están “al borde de la muerte”.

Entre ellos se encontraba una paciente embarazada que padecía una ruptura de membranas antes de la viabilidad fetal. Esto la dejó en riesgo de infección, sepsis, sangrado excesivo o incluso la muerte si no abortaba.

Pero, según la ley estatal, no podía someterse al procedimiento en Texas.

Su mejor opción era viajar a otro estado, aunque esto conllevaba el peligro adicional de viajar en avión.

En lugar de brindarle la atención que necesitaba, todo lo que su médico pudo hacer fue advertirle qué hacer si daba a luz a su feto muerto en pleno vuelo.

“Si das a luz en el avión, déjate la placenta adentro”, dijo el médico.

“Tendrás que encargarte del feto de 19 semanas fuera de tu cuerpo hasta que aterrices”.

El estudio encontró que otra paciente de alto riesgo pudo obtener un aborto que los médicos sabían que necesitaba hasta que su condición cardiaca se deterioró de una manera tan grave que la llevaron de urgencia a la unidad de cuidados intensivos.

En muchos otros casos, los pacientes fueron enviados a casa solo para regresar cuando mostraron signos preocupantes de sepsis.

Kailee DeSpain con su marido y su hija Chelsea, que nació a las 16 semanas y no sobrevivió

Como dice un especialista citado en el estudio: “La gente tiene que estar al borde de la muerte”.

Y ahora, en un mundo posterior a Roe, las cosas están a punto de empeorar aún más.

Tras el fallo de la Corte Suprema, Texas trajo de vuelta una ley obsoleta de 1925, que castiga con hasta 10 años de prisión la realización de un aborto.

Una ley de activación inmediata, aprobada por la legislatura de Texas liderada por el Partido Republicano el año pasado, también entrará en vigor más adelante en el verano y prohibirá casi todos los abortos desde el momento de la concepción.

Complicaciones del embarazo

DeSpain nunca quiso abortar.

Su embarazo era algo que ella y su esposo habían esperado y suplicado durante muchos años.

Con otros tres embarazos fallidos y las afecciones médicas de DeSpain, incluida una batalla contra el cáncer de cuello uterino, el viaje de la pareja hacia la paternidad ha sido largo y difícil.

Tenía 21 años cuando quedó embarazada por primera vez de la bebé Carlie.

A las 12 semanas de embarazo sufrió un aborto espontáneo. En ese momento, dice que sus médicos no estaban preocupados, simplemente le dijeron que “nunca volvería a suceder” y que “muchas personas abortan al principio.”

Cuando quedó embarazada por segunda vez, todo parecía sano y normal. Pero a las 15 semanas, su cuerpo tuvo una respuesta autoinmune y la placenta se llenó de coágulos de sangre. Una semana después, con solo 16 semanas, inició el trabajo de parto y la bebé Chelsea nació demasiado pronto para sobrevivir.

Después de extensas pruebas médicas, a DeSpain se le diagnosticó un problema genético que causa coágulos de sangre.

“Eso nos asustó y no quisimos volver a intentarlo por un tiempo”, dice ella.

Luego, le diagnosticaron cáncer de cuello uterino y tuvieron que extirparle un tercio del cuello uterino. Los médicos le dijeron que, si el cáncer regresa, tendrá que someterse a una histerectomía.

Desesperada por tener hijos antes de que eso suceda, ella y su esposo intentaron nuevamente tener un bebé, pero abortaron a las seis semanas.

Luego, un mes después, DeSpain descubrió que estaba embarazada por cuarta vez. En esta ocasión, tanto los médicos como DeSpain ahora estaban al tanto de sus afecciones médicas y estuvo recibiendo inyecciones diarias para reducir los riesgos de coagulación de la sangre y parto prematuro.

Como se trataba de un embarazo de alto riesgo, DeSpain se había realizado varios ultrasonidos en los que el bebé tenía un latido cardiaco fuerte y parecía perfectamente sano.

Kailee DeSpain y su marido en la revelación del sexo de su bebé Finley

“Todo parecía normal”, dice, y, a medida que pasaban las semanas, los DeSpain aumentaron sus esperanzas y su entusiasmo por dar la bienvenida a su hijo al mundo. Descubrieron que iban a tener un niño y lo llamaron Finley.

Pero, todo eso cambió alrededor de las 16 semanas.

“En el ultrasonido de las 16 semanas estaba muy emocionada porque se había desarrollado más que cualquier otro de mis embarazos y parecía que estaría bien”, dice. “Luego, el técnico de ultrasonido se quedó muy callado y notamos que teníamos problemas para ver partes de él en la pantalla”.

Finley no tenía líquido amniótico a su alrededor y parecía que no tenía riñones.

Los médicos le dijeron que nadie podía hacer nada para salvarlo. Y también existía el peligro de que pudiera iniciar el trabajo de parto en cualquier momento.

Pero, desesperada por salvar a su hijo, DeSpain fue a ver a un equipo de especialistas fetales en Houston. Después de múltiples pruebas, la noticia solo empeoró.

Finley no tenía una cámara cardiaca, por lo que la sangre se acumulaba en su corazón, le faltaba un riñón, su cerebro se había dividido y su corazón era demasiado grande. Los resultados de las pruebas genéticas revelaron que tenía triploidía, una rara anomalía cromosómica que significaba que no tenía ninguna posibilidad de sobrevivir. Ella abortaría o, si el embarazo continuaba hasta el final, Finley moriría dentro de los primeros días de vida.

La triploidía también causa complicaciones para la madre, incluida la preeclampsia, que provoca presión arterial alta.

Dado el historial médico de DeSpain, el riesgo para ella era incluso mayor que para la mayoría.

“Había una alta probabilidad de que yo tampoco sobreviviera”, dice ella.

“Mi esposo estaba fuera de sí y decía ‘No quiero que esto mate a mi esposa’”.

Ella necesitaba un aborto. Pero, si bien Finley no tenía posibilidades de sobrevivir y había una gran posibilidad de que el embarazo también matara a DeSpain, en ese momento no fue considerado como una emergencia médica.

Entonces, además de lidiar con la pérdida de su bebé, DeSpain dice que los médicos les explicaron que no podían hacerle el procedimiento en Texas.

Un viaje de 10 horas

“Mi única opción en Texas era llevarlo a término completo, lo cual, según me explicaron los médicos, especialmente con mi historial médico, sería muy peligroso”, dice. “Me explicaron que tiene que ser una emergencia que amerite una intervención, o sea que los doctores solo podían intervenir si yo estaba a punto de morir”.

Con sus opciones limitadas, DeSpain revela que consideró continuar con el embarazo, incluso sabiendo que Finley no tenía posibilidades de sobrevivir y que sus posibilidades también disminuían día a día.

Las cenizas del bebé Finley tuvieron que ser enviadas por correo de Nuevo México a Texas

“Nos estábamos acercando a la etapa gestacional en la que los bebés pueden sentir cosas, así que pensé mucho en eso: cómo sería llevarlo a término”, dice ella. “Pero incluso si lo lograra, lo habría visto morir asfixiado al nacer”.

Hicieron una cita en una clínica en Nuevo México y, a las 19 semanas, hicieron el viaje de 10 horas para someterse al procedimiento.

DeSpain recuerda haber entrado en la clínica, llorando por su hijo y también sufriendo dolorosas contracciones por el procedimiento, mientras los manifestantes contra el aborto le gritaban y la llamaban “asesina de bebés”.

“Alguien me gritaba a través de un megáfono ‘no mates a tu bebé’ y la gente sostenía carteles a favor de la vida que decían ‘asesino de bebés’ y ‘asesino’”, recuerda.

“Me enfurecí. Estaba tan enojada que me volteé y miré a la mujer con el megáfono y le grité ‘mi bebé se está muriendo’”.

“Esas personas simplemente asumieron que yo no quería a mi bebé. No sabían que se trataba de un bebé por el que se había orado y deseado durante casi ocho años”.

Después del aborto, ella y su esposo hicieron planes con una funeraria de Nuevo México que luego les envió las cenizas de Finley a Texas.

DeSpain explica que, aunque ha estado en duelo por otros tres embarazos, esta vez fue diferente.

“Con mis otros embarazos perdidos, hubo mucho dolor durante mucho tiempo”, dice ella.

“Pero nunca tuve miedo de las circunstancias que los rodearon y nunca sentí que si volviera a suceder, mis médicos no podrían ayudarme. Así que no se trata solo de lidiar con la pérdida de un hijo, sino también con el dolor de que tal vez nunca pueda formar una familia debido a las leyes de Texas”.

“Es realmente agotador. Debería estar a salvo aquí y no lo estoy… No sé cómo explicarle a nadie cómo se siente estar en peligro”.

Ella también es muy consciente de que la carga financiera de lo que tuvo que pasar está fuera del alcance de muchos. En total, estima que le costó alrededor de US$3.500 a US$4.000 pagar el procedimiento, el viaje, el hotel, los salarios perdidos, etc.

“Pienso en el hecho de que si no hubiera tenido ayuda para pagar, me habría tenido que quedar en Texas y llevar el embarazo de Finley tan lejos como pudiera y habría muerto”, dice.

“Y eso es lo que les va a pasar a las mujeres que no pueden pagarlo. Si las mujeres no tienen los fondos para irse de Texas, van a morir en Texas”.

Ahora, DeSpain tiene que aceptar el impacto que tiene la prohibición del aborto en Texas en sus posibilidades de convertirse en madre.

La urna que contiene las cenizas del bebé Finley

Cambio de estado

Dado su alto riesgo de tener complicaciones en futuros embarazos, su médico le ha advertido que su vida correrá peligro si vuelve a quedar embarazada en su estado natal.

“Me reuní con mi doctora para discutir nuestras próximas opciones y me dijo: ‘No es seguro para ti volver a quedar embarazada en el estado de Texas. Tienes que entender que si te embarazas en Texas y tienes complicaciones, no podré intervenir a menos que pueda demostrar que estás a punto de morir’”, dice.

En este momento, tener una elección sobre su propio cuerpo significa elegir entre tres opciones sombrías: quedarse en Texas y olvidar sus sueños de tener un bebé; permanecer en Texas y potencialmente morir a causa de un embarazo complicado; o renunciar a su vida en Texas para mudarse a un estado donde podrá obtener atención médica que le salvará la vida si lo necesita.

Para ella y su esposo, esto último se está convirtiendo en una posibilidad cada vez mayor, dice.

“Desafortunadamente, sí estamos considerando la opción de mudarnos fuera del estado”, dice ella.

“Las leyes pueden cambiar con el tiempo, pero si el cáncer regresa, nos quedamos sin tiempo”.

Es una opción irónica para el llamado movimiento provida y que significa criar a los futuros hijos lejos de sus familias unidas.

“Era muy importante para nosotros estar cerca de nuestros padres cuando tuviéramos un bebé”, dice ella.

Tanto ella como su esposo crecieron en el estado, siendo DeSpain una texana de séptima generación.

Ambos tienen licencias profesionales, ella de magisterio y él de electricista, vinculadas al estado.

Ella dice que planean esperar para ver el resultado de las elecciones intermedias en Texas en noviembre antes de hacer cualquier movimiento.

“Pero ahora estamos pensando seriamente en un futuro que no implica que vivamos en Texas”, dice ella.

Para aquellos que no quieran o no puedan tomar medidas tan drásticas, los expertos advierten que habrá más muertes.

Los investigadores del estudio de New England Journal of Medicine dicen que las leyes de aborto de Texas provocarán un aumento en la mortalidad materna en el estado, mientras a las pacientes se les niegue la atención del aborto que tanto necesitan.

Texas ya tiene una tasa de mortalidad materna más alta que el promedio de EE.UU., una cifra que aumenta aún más entre las mujeres negras.

DeSpain teme que la realidad sea que algunas mujeres tendrán que morir para exponer el daño causado por el aborto de Texas y generar cambios en la ley.

“Es aterrador que eso sea probablemente lo que tiene que suceder en Texas”, dice ella.

“No quiero ser ese caso de estudio, no quiero morir aquí en Texas. No quiero que mi muerte tenga que ser la razón por la que cambien las leyes”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in