Colapso de edificio en Miami: sección restante de la torre Surfside es demolida con explosivos

Los esfuerzos de búsqueda se suspendieron mientras el resto del condominio de Florida dañado fue destruido en demolición controlada.

Shweta Sharma@Ss22Shweta
martes 06 julio 2021 01:30
Florida building demolished with explosives following earlier partial collapse
Read in English

La estructura restante que quedó atrás después del derrumbe del edificio de Miami fue derribada por equipos de demolición que usaron explosivos, luego de las advertencias de que una tormenta tropical podría hacer que el sitio sea inseguro.

Se espera que los equipos de rescate reanuden la búsqueda de sobrevivientes una vez que se complete la demolición en el edificio de condominios Champlain Towers South. Hasta el momento han recuperado los restos de 24 personas y 121 siguen desaparecidas.

Nadie ha salido vivo de los escombros desde el primer día después del colapso del 24 de junio en Surfside, en el sur de Florida.

La misión de búsqueda y rescate se suspendió el sábado para permitir que los ingenieros preparen el sitio para la demolición. La precaria porción restante del edificio de 12 pisos fue amañada con explosivos colocados estratégicamente que derribaron con éxito la estructura el domingo después de las 10:30 p.m.

Los equipos de rescate dijeron que ahora solo estaban esperando autorización para reanudar el trabajo de tratar de localizar a los sobrevivientes que aún estuvieran enterrados bajo los escombros.

“Estamos a la espera. Estamos listos para entrar, sin importar la hora de la noche”, dijo la alcaldesa del condado de Miami-Dade, Daniella Levine Cava, en una conferencia de prensa el domingo por la noche.

Los rescatistas creen que la detonación les permitirá acceder por primera vez a algunas partes del sitio del colapso original, especialmente al área del garaje que es un foco de interés.

El jefe de bomberos de Miami-Dade, Albert Cominsky, dijo que una vez que se haya asegurado un nuevo camino para entrar a los escombros, “volveremos a la pila de escombros y comenzaremos nuestros esfuerzos de búsqueda y rescate”.

La decisión de derribar el edificio con una explosión controlada se produjo en medio de la creciente preocupación de que la estructura dañada corría el riesgo de caer debido a una tormenta que azotaría Florida.

Leer más: Crímenes de odio se disparan 139% en la ciudad de Nueva York

Se emitió una advertencia para la tormenta tropical que se aproxima, Elsa, que podría traer fuertes vientos al área más tarde el lunes, lo que representa un peligro para el edificio dañado y pone en peligro la vida de los rescatistas.

Según el último pronóstico, la tormenta se ha movido hacia el oeste, en su mayoría sin afectar el sur de Florida, con fuertes lluvias y vientos sostenidos de 60 mph. Pero las autoridades dijeron que el área aún podría sentir los efectos de la tormenta.

Mientras tanto, el alcalde pidió a los residentes que permanezcan dentro de sus casas y cierren las ventanas durante al menos dos horas después de la explosión. Las autoridades locales enviaron representantes puerta a puerta para asesorar a los vecinos.

Levine Cava expresó su simpatía por las familias de las personas que aún están desaparecidas entre los escombros y dijo que aquellos a quienes se les pidió que evacuaran la parte restante del edificio habían “dejado atrás toda su vida”.

"Realmente creo... que los miembros de la familia reconocen y aprecian que estamos procediendo de la mejor manera posible para permitirnos hacer la búsqueda que tenemos que hacer", dijo Levine Cava.

La demolición involucró una técnica conocida como "tala energética", un método de explosión controlada que utiliza pequeños dispositivos de detonación estratégicamente ubicados y se basa en la fuerza de la gravedad.

El alcalde explicó que la explosión derribaría el edificio de una manera que perturbaría el montículo de escombros existente lo menos posible, ya que se cree que todavía hay decenas de personas atrapadas debajo.

Ray Jadallah, subdirector del Cuerpo de Bomberos de Miami-Dade, dijo temprano el domingo que se perforaron pequeños agujeros en los cimientos del edificio, donde se colocaron cargas explosivas.

Los funcionarios estatales contrataron a un contratista general para que dirigiera la demolición. El Grupo BG, con sede en Delray Beach, Florida, fue contratado para el proyecto por valor de 935 mil dólares.

Informes adicionales de agencias