El trastorno de personalidad que diagnosticó a Trump un reconocido psicoanalista

El doctor John Zinner afirma que el presidente de los Estados Unidos es “incapaz de atender cualquier problema más allá de su propia necesidad personal de adulación”

James Crump@thejamescrump
sábado 22 agosto 2020 02:43
Kellyanne Conway says White House security incident indicates people "losing their minds" over Trump re-election
Read in English

Un destacado psicoanalista y profesor clínico de la Facultad de Medicina de la Universidad George Washington ha afirmado que el presidente Donald Trump sufre de un "trastorno narcisista de la personalidad".

El doctor John Zinner , exjefe de la Unidad de Estudios de Terapia Familiar del Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), hizo la afirmación en una entrevista con el psiquiatra forense de Yale, Bandy X Lee, para Raw Story.

Durante la entrevista, que se publicó el martes 11 de agosto, el doctor Lee preguntó al psicoanalista qué pensaba de las afirmaciones hechas por la sobrina del presidente, la doctora  Mary L. Trump, sobre la salud mental de su tío.

Mary Trump, psicóloga clínica, afirmó que Trump es un "narcisista" en sus memorias, Siempre demasiado y nunca suficiente: cómo mi familia creó al hombre más peligroso del mundo , que se publicó en junio.

Zinner, quien investigó los trastornos narcisistas durante su tiempo en el NIMH, le dijo al doctor Lee que está de acuerdo con el diagnóstico.

"Estamos siendo golpeados por una tormenta perfecta, una combinación de una pandemia mortal combinada con un fracaso total en el liderazgo de la misma persona que debería haber estado a cargo de prevenir esta terrible emergencia nacional", dijo Zinner.

“Donald Trump nos ha fallado porque es, como siempre lo ha sido, incompetente y sufre de trastornos mentales extremadamente severos, que lo incapacitan para atender cualquier problema más allá de su propia necesidad personal de adulación.

"La condición mental que más sufre se conoce formalmente como un caso grave de trastorno narcisista de la personalidad", agregó.

El doctor  Zinner comentó que el trastorno "es el fracaso en la infancia y más allá de ella de desarrollar un sentido interno de valor o autoestima", y agregó que "hace que el valor de uno dependa por completo de la admiración de los demás".

En 2017, Zinner afirmó que la salud mental del presidente representaba una "amenaza existencial" para el mundo, ya que tiene la capacidad de lanzar armas nucleares en cualquier momento.

"[Él] tiene un tipo particular de carácter que es muy conocido, especialmente por las personas de salud mental con orientación psicoanalítica", dijo el doctor Zinner sobre el presidente en 2017.

“Lo que implica es un problema fundamental de autoestima; una autoestima insegura, al lado de un sentido de grandiosidad. Entonces la persona tiene una imagen muy contradictoria de sí misma ”, agregó.

Zinner no diagnosticó al presidente con nada específico en 2017, pero ahora se encuentra entre otros 37 profesionales de la salud mental que han especulado sobre el estado de la salud mental de Trump, luego de la publicación de El Peligroso Caso de Donald Trump: 37 Psiquiatras y Expertos de la Salud Mental Evalúan a un Presidente , editado por el doctor Lee.

Muchas de las afirmaciones de tiempo atrás hechas por Zinner y Lee sobre la salud mental del presidente han generado el juicio de algunos expertos en el ámbito psiquiátrico.

La Asociación Estadounidense de Psiquiatría afirma que no es ético que los miembros especulen sobre la salud mental de una figura pública que no han examinado personalmente, según la regla Goldwater.

Sin embargo, Zinner afirma que la regla no se aplica al presidente, y le dijo al doctor Lee que “las pautas básicas de los cánones éticos dicen que la responsabilidad de un psiquiatra, 'ante todo', es para con sus pacientes, la sociedad y con sus colegas y a sí mismo, en ese orden. No incluye una figura pública ”.

En 2016, después de que varios periodistas pidieron a la organización que comentara sobre la salud mental de Trump, la presidenta de la Asociación Estadounidense de Psicología, Susan McDaniel, dijo que la regla se aplica a las figuras públicas y agregó que ella y sus colegas no podían comentar.

Ella agregó: "Nuestro Código de Ética advierte claramente a los psicólogos contra el diagnóstico de cualquier persona, incluidas las figuras públicas, a quien no hayan examinado personalmente".

The Independent se ha puesto en contacto con la campaña de Trump en búsqueda de sus comentarios a esta historia.