Científicos de Yale inventan un detector de covid-19 portátil que indicaría el grado de infección

El Fresh Air Clip se puede fijar en la solapa o en el cuello y no requiere ninguna fuente de energía para recoger rastros de coronavirus en el aire que le rodea

Io Dodds
jueves 27 enero 2022 17:50
<p>El clip fue desarrollado en un principio para investigar los contaminantes del aire</p>

El clip fue desarrollado en un principio para investigar los contaminantes del aire

Read in English

¿Las llaves y la cartera? Listo. ¿Cubrebocas y desinfectante de manos? Listo. ¿Monitor de covid-19 portátil? Todavía no, pero quizá pronto.

La pandemia por coronavirus no ha hecho más que aumentar la lista de artículos esenciales que no debemos olvidar cada vez que salimos de casa. Ahora, los científicos esperan añadir un diminuto dispositivo con clip que detecte el coronavirus en el aire que rodea a su portador.

Un equipo de investigadores de la Escuela de Salud Pública de Yale, en Connecticut (EE.UU.), ha desarrollado un ligero detector de virus denominado “Fresh Air Clip” que no requiere ninguna fuente de energía y es fácil de imprimir en 3D.

Este dispositivo, inventado originalmente para estudiar otras sustancias transportadas por el aire, como los contaminantes y los pesticidas, podría permitir a los empresarios hacer un seguimiento barato de la exposición al covid-19 en lugares de trabajo de alto riesgo, como hospitales y restaurantes, y dar a los individuos una herramienta más para gestionar su propio riesgo.

Sin embargo, también se enfrenta a un obstáculo para su adopción generalizada en forma de pruebas de PCR, que son necesarias para analizar cada muestra pero que están muy saturadas en EE.UU., el Reino Unido y otros países.

“Se trata realmente de una herramienta complementaria a todas las demás medidas de control infeccioso disponibles”, declaró a The Independent la directora del equipo, Krystal Pollitt. “Sabemos que el utilizar cubrebocas es un medio increíblemente eficaz para la protección; sabemos que la disminución de la ocupación y la ventilación son eficaces”.

“Esta es solo otra herramienta que puede utilizarse para alertar a la gente de una posible exposición, y para destacar los espacios que necesitan más de estos otros controles para asegurarse de que la exposición se minimiza”.

Continúa: “Tradicionalmente ha sido muy difícil medir la exposición en el aire, debido a todo el equipo de muestreo que se necesita: suele ser muy ruidoso, [con] bombas y cables.

“Este tipo de monitoreo permite entrar en un espacio y tomar instantáneas de los niveles en el aire”.

La fabricación de cada clip solo cuesta entre 5 y 10 dólares

La versión básica del Fresh Air Clip ya se usaba en todo el mundo antes de la pandemia. El equipo del profesor Pollitt lo había distribuido como un clip o una pulsera para estudios de contaminación ambiental, incluso a niños con asma.

El equipo analizaba varios gases, pesticidas y partículas que se cree que contribuyen a la enfermedad, como los que desprenden los combustibles fósiles, las cocinas y el mobiliario doméstico, con la esperanza de comprender las causas de afecciones como el asma y la enfermedad de Crohn.

“En cuanto empezó el covid, nos dimos cuenta de su potencial de transmisión por el aire”, señala el profesor Pollitt. “Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que debíamos utilizar este dispositivo para tomar también muestras del virus de los huesos del aire”.

Durante los dos años siguientes, el Dr. Dong Gao, colega del Prof. Pollitt, probó los clips en un tambor giratorio lleno de partículas de un virus con propiedades similares al SARS-CoV-2, causante del covid-19, diseñado para simular el modo en que los virus aerotransportados se mueven por los espacios.

El Dr. Bob Stout, médico del Hospital de Yale New Haven, lleva un Fresh Air Clip

El equipo distribuyó entonces los clips a 62 voluntarios que los llevaron durante cinco días cada uno. Cinco de los clips mostraron posteriormente rastros de SARS-CoV-2; cuatro de ellos los llevaba el personal de un restaurante, mientras que el portador del otro trabajaba en un albergue para personas sin hogar.

Los clips en sí son sencillos, y consisten en una carcasa de plástico con un cierre magnético que permite fijarlos a la solapa o al bolsillo. En su interior hay una lámina de una sustancia llamada polidimetilsilixano, o PDMS, que atrapa las partículas.

Cada dispositivo fue devuelto a un laboratorio donde se analizó su película mediante una prueba de PCR, mucho más sensible que las pruebas de antígeno o de flujo lateral que se utilizan en los kits de pruebas caseras y capaz de detectar las pequeñas cantidades de virus que podrían recogerse por exposición pasajera.

Darryl Angel, estudiante de doctorado que realizó las pruebas, afirma que los clips están a un mundo de distancia de los muestreadores de aire “activos” que requieren una fuente de energía y rara vez son portátiles. Calcula que el precio de cada prueba es de US$14 dólares (₤10,38), y que el dispositivo en sí solo cuesta entre 5 y 10 dólares.

Además, como los clips no analizan muestras o fluidos corporales, no requieren la autorización de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de EE.UU., lo que significa que no sería difícil empezar a producirlas en masa.

“Las pruebas son el mayor reto”

El gran obstáculo para el Fresh Air Clip son las pruebas. Aunque Angel está probando formas de agilizar el proceso, esos métodos requieren un sofisticado equipo de automatización que aún no está disponible de forma generalizada.

Mientras tanto, tanto EE.UU. como el Reino Unido sufrieron una grave escasez de pruebas durante las vacaciones de Navidad, y el sitio web central de pruebas del Gobierno británico llegó a mostrar que no había pruebas de PCR disponibles en ningún lugar de Inglaterra.

Además, es poco probable que los clips ayuden a rastrear las exposiciones individuales, en comparación con un contacto cercano con alguien que se sabe que está infectado, incluso con una notificación de una aplicación de rastreo de contactos.

Si uno lleva un Fresh Air Clip durante cinco días y luego obtiene un resultado positivo, no sabrá dónde y cuándo recogió el virus. Tampoco es probable que sepa lo cercana o duradera que fue la exposición. El equipo de Yale sigue investigando maneras de evaluar si un clip individual ha registrado la cantidad de virus necesaria para infectar a alguien.

Aun así, el profesor Pollitt afirma que podría ayudar a las personas a evaluar el riesgo que asumen en determinados espacios. “Se trata de dar a la gente la posibilidad de saber a qué se expone, sobre todo si siente que está en entornos de alto riesgo”, afirma.

Es probable que el mayor beneficio lo obtengan las instituciones, que podrían expedir las insignias al personal o a los clientes para obtener una imagen sistemática de cuánto se exponen al virus a diario.

Unos resultados superiores a los esperados podrían indicar que es necesario un mayor equipo de ventilación o nuevas normas de seguridad, o incluso que las existentes no están funcionando y deben reforzarse.

Por el momento, el equipo del profesor Pollitt está intentando averiguar cómo desplegar los dispositivos a mayor escala, así como utilizarlos para analizar una gama más amplia de virus. Ya lo están probando los profesionales de la salud en varios centros de Connecticut.

“No faltan décadas”, expresa el profesor Pollitt. “Todo se reduce a poder hacer el análisis a tiempo. Antes de empezar a ofrecer ese servicio, este es el reto que tenemos que superar”.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

By clicking ‘Create my account’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in