“Era una niña”: la Casa Blanca califica el tiroteo fatal de la policía de Ma’Khia Bryant como “trágico”

Jen Psaki dice que el asesinato de una joven de 16 años “se produjo justo cuando Estados Unidos tenía la esperanza de dar un paso adelante”, luego del veredicto de culpabilidad de Chauvin

Alex Woodward
miércoles 21 abril 2021 20:40
Derek Chauvin es declarado culpable por el asesinato de George Floyd
Read in English

La Casa Blanca calificó el asesinato policial de una adolescente negra en Ohio, que ocurrió momentos antes de que se anunciara un veredicto de culpabilidad en el juicio del expolicía Derek Chauvin por la muerte de George Floyd, una tragedia.

"El asesinato de Ma'Khia Bryant, de 16 años, a manos de la policía de Columbus es trágico", dijo el miércoles a la prensa la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki. “Ella era una niña. Estamos pensando en sus amigos y familiares, en las comunidades que están sufriendo y en duelo por su pérdida”.

La secretaria agregó que la violencia policial afecta de manera desproporcionada a las personas negras y latinas, y que "las mujeres y niñas negras, como los hombres y niños negros, experimentan tasas más altas de violencia policial".

Psaki dijo que la Casa Blanca también reconoce las vulnerabilidades que enfrentan los niños en hogares de acogida, como Ma'Khia.

"Su muerte se produjo justo cuando Estados Unidos tenía la esperanza de dar un paso adelante después del traumático", juicio por el asesinato de George Floyd, agregó.

“Nuestro enfoque está en abordar el racismo sistémico y los prejuicios implícitos de frente y, por supuesto, aprobar legislación y leyes que introducirán reformas muy necesarias en los departamentos de policía de todo el país”, dijo.

Las imágenes de bodycam de la policía publicadas después del tiroteo del martes mostraron a un oficial en Columbus, Ohio, disparando fatalmente a Ma'Khia segundos después de acercarse a un grupo de personas en la entrada de una casa.

Leer más: Entrevista al hermano de George Floyd: “Tengo que caminar donde él no pudo caminar, hablar donde él no pudo hablar, amar donde él no pudo amar”

El oficial gritó que "baje" cuando una persona apareció a la vista con lo que parecía ser un cuchillo y presionó a otra persona contra un automóvil. Luego, el oficial disparó cuatro tiros.

El jefe de policía interino de Columbus, Michael Woods, dijo a los periodistas el martes que los agentes estaban respondiendo a una llamada de emergencia al 911 de alguien, que informó un intento de apuñalamiento.

Biden ha tratado de colocar la equidad racial en el centro de su agenda, incluida una propuesta de reforma de la aplicación de la ley estadounidense.

En un discurso nacional el martes por la noche, el presidente Biden calificó la muerte de Floyd como "un asesinato a plena luz del día" que "arrancó las vendas para que todo el mundo viera" el alcance del racismo sistémico en los EE.UU., después de que su asesinato galvanizó un llamado internacional a la rendición de cuentas y la justicia por los asesinatos policiales de afroamericanos.

"Para muchos, parece que se necesitó todo eso para que el sistema judicial ofreciera una responsabilidad básica", dijo sobre el veredicto.

Después de abandonar silenciosamente los planes para una comisión nacional de supervisión policial dirigida por la Casa Blanca, el presidente está poniendo capital político detrás de la aprobación de la Ley de Justicia en la Policía de George Floyd, que enfrenta un camino incierto en un Senado dividido equitativamente, después de despejar la ley controlada por los demócratas.

Biden ha designado a las abogadas de derechos civiles Vanita Gupta y Kristen Clarke para liderar roles críticos de derechos civiles dentro del Departamento de Justicia, y la agencia investigará al Departamento de Policía de Minneapolis. La misma agencia ha levantado una política de la era Trump, que bloquea efectivamente los decretos de consentimiento federal en las fuerzas del orden locales.

Se está llevando a cabo una investigación federal de derechos civiles sobre el asesinato de Floyd, anunció el martes el fiscal general de los Estados Unidos, Merrick Garland.