La crucifixión se llevaba a cabo en la Gran Bretaña romana, según nueva evidencia

“Hallazgo sumamente importante” es la segunda víctima de la crucifixión romana descubierta en el mundo

David Keys
miércoles 08 diciembre 2021 20:06
El Coliseo Romano Vuelve a Abrir Sus Puerta Aunque Los Turistas Son Escasos
Read in English

La crucifixión se practicaba en la Gran Bretaña romana, según muestra nueva evidencia arqueológica destacable.

La única víctima del bárbaro sistema de ejecución encontrada en Europa hasta la fecha fue descubierta en un campo en Cambridgeshire.

Es casi seguro que era un trabajador manual o esclavo romano-británico y lo más probable es que fue crucificado por brujería, sedición, desafío social grave u otra ofensa con tanto peso.

De entre 20 y 30 años, la víctima pudo haber sido un esclavo o un trabajador asalariado en un complejo industrial local, probablemente involucrado en la fabricación de velas, cosméticos y jabón.

Los arqueólogos descubrieron su esqueleto, completo con un clavo de crucifixión en la parte posterior de su pie derecho, en un cementerio de época romana en el pueblo de Fenstanton en Cambridgeshire.

Es apenas la segunda víctima de crucifixión romana confirmada descubierta en el mundo. El primero se encontró en Israel en 1968.

La tumba del esqueleto crucificado en Fenstanton

Al contrario de la percepción pública, la crucifixión era relativamente rara como método de ejecución en la época romana.

Una de las principales autoridades mundiales en el tema, el profesor John Granger Cook de LaGrange College en Georgia, EE.UU., estima que entre alrededor del 200 antes de Cristo y la virtual abolición de la crucifixión en el año 337 después de Cristo, entre 100.000 y 150.000 personas fueron crucificadas en territorios controlados por los romanos. Esto significa que en promedio menos de 200 personas fueron crucificadas por año en territorios donde los romanos llegaron a gobernar a hasta 70 millones de personas.

La mayoría de las sentencias de muerte se llevaron a cabo de otras formas, como espadazos letales, decapitación, inmolación y arrojar a las personas a animales mortales.

Debido a que la crucifixión fue un castigo relativamente raro, utilizado para crímenes muy graves y amenazantes a la sociedad o en tiempos de insurrección social, el estudio de la víctima de Fenstanton, su cementerio y sus alrededores podría mostrar nueva y significativa información sobre las posibles circunstancias políticas o sociales que rodean su ejecución.

Por seguro, el período en el que fue ejecutado, de mediados a finales del siglo III o a principios del IV, fue uno de particular caos social y político en el que los niveles de seguridad en Gran Bretaña a menudo eran muy frágiles.

La vida y la muerte de la víctima de la crucifixión de Fenstanton fueron en concreto duras y trágicas. Nació en algún momento del siglo III después de Cristo y lo más probable es que experimentó gran parte de la inseguridad de esas partes durante ese período.

El esqueleto fue encontrado junto con los restos de otras 43 personas enterradas en cinco pequeños cementerios romanos en Fenstanton. Al igual que muchos de ellos, la víctima de la crucifixión tenía fracturas en los huesos. Es probable también que muchas de las personas enterradas también hayan padecido malaria. El área era pantanosa y habría estado plagada de mosquitos.

La víctima de la crucifixión había perdido el 75 por ciento de sus dientes posteriores durante su corta vida, tenía dos abscesos dentales dolorosos y sufría de artritis degenerativa en la espalda.

El esqueleto revela huesos fracturados, pérdida de dientes y artritis degenerativa

Un estudio de sus huesos sugiere que tuvo problemas con las autoridades romanas algún tiempo antes de su crucifixión.

La evidencia de su tobillo izquierdo, la parte inferior de la pierna y la espinilla derecha revela que había tenido un crecimiento óseo anormal allí, probablemente causado por ataduras de cuerda o grilletes de metal. Es posible que sus piernas estuvieran unidas a una pared u otra estructura. Es probable, por tanto, que hubiera estado encarcelado durante un período.

No se sabe con certeza dónde fue crucificado, pero es probable que haya sido en relativa cercanía del área.

La evidencia de su tumba sugiere que su cadáver pudo haber estado colgado en la cruz durante algún tiempo antes de ser enterrado. De manera muy inusual, parece haber sido enterrado en un féretro improvisado, en lugar de en un ataúd o sudario o sin nada en absoluto.

Las víctimas de la crucifixión romana solían ser dejadas a pudrirse en sus cruces, por lo que de seguro se habría requerido un féretro en forma de camilla para llevar su cadáver en rápida descomposición desde el lugar de ejecución hasta la tumba.

Vista aérea del cementerio de Fenstanton, donde se halló al esqueleto

Quizás de manera significativa, el único otro individuo en el cementerio que fue enterrado en un féretro fue la persona enterrada a un lado.

Por lo tanto, tal vez sea concebible que ese segundo individuo, una mujer de unos 30 o 40 años, también haya sido crucificada, pero que haya sido atada a su cruz solo con cuerdas, no con clavos.

Los romanos utilizaban ambos métodos. En ambos procedimientos, la víctima habría muerto por asfixia a los pocos días (porque la presión hacia abajo provocada por el peso corporal de la persona habría dificultado cada vez más la respiración).

Al hombre crucificado de Fenstanton solo le clavaron el pie derecho en la cruz. El clavo había sido clavado de manera horizontal a través de la parte posterior de su tobillo y su talón. Solo 1-2 cm del clavo habrían penetrado en la madera en posición vertical de la cruz.

“Este es un hallazgo muy importante porque es solo el segundo descubrimiento de una víctima de la crucifixión de la época romana”, dijo el profesor Granger Cook.

“El único otro ejemplo de la era romana de un hueso de talón con un clavo de crucifixión atravesado es del esqueleto de un individuo del siglo I, descubierto en Jerusalén hace unos 50 años”, dijo.

“Es probable que el nuevo descubrimiento británico brinde información nueva e importante acerca del uso de la crucifixión en el Imperio Romano”, dijo el profesor Cook, autor del estudio más detallado del mundo sobre la práctica, Crucifixion in the Mediterranean World.

Este grafitti del siglo II después de Cristo encontrado en una antigua taberna romana en Puteoli, Italia es la representación más antigua conocida de una crucifixión

El estudio detallado de los esqueletos de Fenstanton fue llevado a cabo por la osteoarqueóloga Dra. Corinne Duhig del Wolfson College, Cambridge.

Es probable que la ubicación del lugar de ejecución de la víctima de la crucifixión sea objeto de investigaciones futuras pero, quizás de manera significativa, en la época medieval era probable que había una horca, a solo una milla de los antiguos cementerios romanos, en un terreno más alto, que todavía se llama Galley Hill (la palabra “galley”, en este caso, se deriva o se relaciona con la palabra en inglés para horca “gallows”).

Los cementerios romanos de Fenstanton forman parte de uno de los sitios arqueológicos recién descubiertos más fascinantes de Gran Bretaña. En la época romana, era un asentamiento sustancial al borde de un camino importante para Roma (la Via Devana, que iba de Colchester a Chester) e incluía un complejo industrial, que fabricaba productos a partir de grasa animal. Los arqueólogos han encontrado allí cientos de huesos de patas de ganado partidos. Pero también había una serie de estructuras, incluido un edificio tipo villa romana, que tenía tejas y calefacción bajo suelo.

También había un gran edificio de madera de 10m x 7m, muy tardorromano o posrromano temprano, y se encontró lo que podría ser su llave de hierro.

Lo más misterioso de todo es la evidencia de una serie de cuatro enormes postes de madera independientes de 50 cm de diámetro con función desconocida.

Es posible que solo un estudio más detallado de los hallazgos del complejo revele más información sobre las vidas y muertes de los hombres y mujeres en los cementerios y la función precisa del enigmático asentamiento en sí.

“Hay muchos aspectos inusuales en el sitio de Fenstanton y estamos decididos a resolver los misterios restantes y encontrar más información sobre las vidas de las personas enterradas”, dijo David Ingham de Albion Archaeology, con sede en Bedford, que dirige la investigación.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in