Más de la mitad de las personas con una fuerte infección por COVID-19 no informaron ninguno de los síntomas principales, revelaron nuevas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Más de la mitad de las personas con una fuerte infección por COVID-19 son asintomáticas, según nuevas cifras

Nuevo análisis de personas infectadas en la comunidad destaca el riesgo de transmisión asintomática del coronavirus

Shaun Lintern@ShaunLintern
viernes 09 abril 2021 00:32
Read in English

Más de la mitad de las personas con una fuerte infección por COVID-19 no informaron ninguno de los síntomas principales, revelaron nuevas cifras de la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Esto subraya el riesgo de que las personas propaguen el virus sin saber que están infectadas, lo que se cree que es una de las principales formas en que la pandemia de coronavirus ha podido propagarse tan fácilmente en todo el mundo.

La ONS dijo que el 53 por ciento de las personas con una carga viral alta o positiva fuerte, entre diciembre y marzo, no informaron tener ningún síntoma en comparación con el 47 por ciento que sí. Excluyó a los pacientes que probablemente estén al comienzo de su infección cuando se cree que la transmisión y los síntomas son menos probables.

La fatiga, el dolor de cabeza y la tos fueron los síntomas más comúnmente reportados entre las personas que tuvieron una prueba positiva para COVID-19.

Sarah Crofts, estadística senior de la Encuesta de Infección COVID-19 de la ONS, dijo: "Nuestro análisis de hoy destaca la variedad de síntomas que las personas pueden experimentar con coronavirus".

Ella dijo: “Los síntomas clásicos de fatiga, dolor de cabeza y tos siguen siendo los más comúnmente reportados por las personas infectadas con el virus, mientras que solo alrededor de 1 de cada 5 experimenta pérdida del gusto o del olfato solamente”.

Leer más: ¿CUÁNTO TIEMPO TARDAN EN APARECER LOS SÍNTOMAS DE COVID-19?

“Aproximadamente la mitad de los que probamos no informaron ningún síntoma, incluso cuando tenían niveles altos del virus presente en su cuerpo. Esto subraya que las personas de la comunidad pueden, sin saberlo, tener el virus y potencialmente transmitirlo a otras personas".

"Es vital que sigamos midiendo los niveles de infección en la población y recopilemos información sobre los síntomas para poder identificar cualquier cambio que, de otro modo, podría pasar desapercibido".

Durante marzo, un total del 36 por ciento de las personas reportaron los síntomas clásicos asociados con COVID-19, con el 28 por ciento reportaron tos, el 20 por ciento reportó fiebre y el 12 por ciento describieron dificultad para respirar.

El 14% de los pacientes informó pérdida del gusto y el olfato. El seis por ciento también informó de diarrea y dolor adbominal.

La fuerza de la infección se determinó por la rapidez con que se detectó el virus en las pruebas de laboratorio. La detección más rápida significa que el paciente puede tener una carga viral más alta en el cuerpo, lo que da como resultado un resultado positivo más fuerte.

Algunos pacientes con un resultado alto fueron excluidos de la encuesta, ya que esto puede incluir personas que se encuentran en la etapa inicial de la infección o presintomáticas.

La encuesta de infección de ONS se basa en una muestra de hogares privados y excluye hospitales u hogares de ancianos.

En su última encuesta semanal, la ONS estimó que 148.000 personas en la comunidad tenían COVID-19.