La oleada de variantes de covid en la India demuestra que el sistema de prueba y rastreo “no funciona”

El sistema debería haber frenado la propagación, dice el profesor James Naismith, pero "las pruebas están a la vista”

Rob Merrick@Rob_Merrick
martes 01 junio 2021 20:16
Indian variant surge shows test-and-trace system 'doesn’t work', says professor James Naismith
Read in English

El dramático aumento de las infecciones con la variante india del covid demuestra que el sistema de prueba y rastreo de 37,000 millones de libras esterlinas "no funciona", afirma un biólogo de Oxford.

El profesor James Naismith confirmó que el sistema, que el secretario de sanidad, Matt Hancock, ha calificado de "mundial", debería haber sido capaz de frenar la propagación cuando los casos eran inicialmente bajos.

"Esa era, sin duda, la teoría y la promesa del sistema de seguimiento y localización", dijo el profesor de biología estructural de la Universidad de Oxford.

"Con unas cifras tan bajas como las que había y un grado razonable de bloqueo, si el sistema de seguimiento y localización iba a funcionar alguna vez y marcar la diferencia sería esta vez, pero no parece haber marcado la diferencia en absoluto".

"La respuesta sencilla es que no funciona", señaló el profesor Naismith, añadiendo: "Las pruebas están ahí para que todo el mundo las vea".

La advertencia se produjo después de que las últimas cifras diarias revelaran otros 3,383 casos confirmados de covid, de los que se cree que hasta el 75% son de la variante india.

Leer más: OMS cambia el nombre de las variantes “estigmatizantes” de covid, usarán alfabeto griego

En Blackburn con Darwen se registraron 584 casos en los siete días transcurridos hasta el 26 de mayo, lo que equivale a 390.1 casos por cada 100,000 habitantes y a la mayor tasa de siete días en la zona desde principios de febrero.

La tasa de siete días en Bolton se sitúa en 386.7 casos por cada 100,000 personas, lo que supone un descenso con respecto a los 452.8 del 21 de mayo y sugiere que el aumento de casos puede haber tocado techo.

Boris Johnson está recibiendo cada vez más presiones para que frene su plan de levantar todas las restricciones de covid el 21 de junio, ya que algunos científicos temen que ya esté en marcha una tercera oleada de la pandemia.

La Asociación Médica Británica ha advertido al gobierno que "no repita los errores del pasado con una relajación prematura de las medidas que podría "socavar nuestro servicio de salud".

Adrian Boyle, vicepresidente del Real Colegio de Medicina de Urgencias, advirtió de una "tormenta perfecta en la que los hospitales no tienen suficiente capacidad".

El profesor Adam Finn, del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización, mencionó: "Hay vulnerabilidad en todo el país. La idea de que, de alguna manera, el trabajo está hecho, es errónea.

"Todavía hay mucha gente que no ha tenido este virus ni ha sido inmunizada, y por eso estamos en una posición vulnerable en este momento".

Pero el profesor Sir Mark Walport, antiguo asesor científico jefe, comentó que se necesitan más datos antes de tomar la decisión final sobre la flexibilización de las restricciones del 21 de junio.

"Tenemos que sustituir la especulación por datos científicos que sean la verdad del asunto. Como todo el mundo ha dicho en los últimos días, la situación está muy delicadamente equilibrada con unos tres conjuntos de piezas en movimiento", dijo.

"En primer lugar, tenemos una nueva variante más transmisible, de eso no hay duda, aunque no sabemos exactamente cuánto más transmisible”.

"En segundo lugar, se ha producido un cambio de comportamiento tras la relajación de las medidas el 17 de mayo, y sus efectos están empezando a manifestarse”.

"Y, en tercer lugar, tenemos un programa de vacunación que es muy exitoso, pero con mucha gente que todavía necesita tanto su segunda dosis de vacuna como la vacunación desde cero".