Autoridades sanitarias piden a la Casa Blanca evaluar más el plan de refuerzo de vacunas

Se espera que el esquema comience el 20 de septiembre en espera de la aprobación de la FDA

Clara Hill
lunes 06 septiembre 2021 16:48
Gobernador de California enfrenta referendo revocatorio por violar restricciones de pandemia
Read in English

Altos funcionarios sanitarios federales han aconsejado a la administración Biden que retrase su plan de refuerzo de vacunas hasta que se completen más investigaciones, según los informes.

La Dra. Janet Woodcock, comisionada en funciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos, y la Dra. Rochelle Walensky, directora de los Centros de Control de Enfermedades e Infecciones, dijeron en una reunión informativa con el gobierno federal, que era necesario realizar más investigaciones antes de poder aconsejar que se lleve a cabo una ronda de terceras dosis.

Según el New York Times, dijeron que también era necesario establecer si era posible dar a la gente una dosis de un fabricante diferente de sus dos primeras dosis, o incluso si todas las personas requieren una tercera vacunación.

El Dr. Woodcock y el Dr. Walensky habrían pedido más datos antes de tomar una decisión definitiva. Se cree que a la aprobación de Moderna por la FDA le faltan datos, mientras que los de la vacuna de Johnson & Johnson no han llegado.

Se dice que la discusión tuvo lugar durante una reunión con Jeff Zients, el coordinador de la Casa Blanca para la pandemia. Se desconoce la respuesta de Zients, afirma el Times.

Chris Meagher, portavoz de la Casa Blanca, declaró al periódico: “siempre dijimos que seguiríamos la ciencia, y todo esto forma parte de un proceso que está en marcha”. Subrayó que estaban buscando “una revisión y aprobación completas” para el plan de vacunas de refuerzo por parte de la FDA y los CDC antes de iniciarlo.

El plan de vacunas de refuerzo ocho meses después de haberse vacunado completamente contra el coronavirus fue anunciado por el presidente Biden el mes pasado. Está previsto que comience el 20 de septiembre, y Biden dijo que él y la Primera Dama, Jill Biden, recibirían sus dosis tan pronto como pudieran.

El 2 de septiembre, el Dr. Anthony Fauci, asesor médico principal de Biden y director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, apoyó una posible tercera dosis.

Leer más: Exposición a contaminación está relacionada con un mayor riesgo de hospitalización por COVID, según informe

“Por mi propia experiencia como inmunólogo, no me sorprendería en absoluto que el régimen adecuado y completo de vacunación fuera probablemente de tres dosis”, confirmó.

En un principio, el plan pretende administrar una tercera dosis a los ancianos, al personal sanitario y a los habitantes de residencias. La inspiración para el plan procede de Israel, la primera jurisdicción que reparte terceras dosis, empezando por los mayores de 60 años. Sin embargo, el Times también informa de que la FDA está interesada en ver los “datos brutos” de ese programa, algo que todavía no ha hecho.

En la comunidad médica han circulado preguntas sobre la necesidad de las terceras dosis unilaterales. Algunos reguladores de vacunas de alto nivel han dimitido de la FDA en señal de protesta.

El Dr. Paul Offit, director del Centro de Educación sobre Vacunas del Hospital Infantil de Filadelfia y miembro del panel asesor de la FDA, declaró al Times: “No hay ninguna razón de peso para recibir una tercera dosis”.

Diversos estudios han demostrado que las vacunas ofrecen una fuerte protección a pesar de disminuir con el tiempo.

“Hemos visto también datos de Israel de que hay una disminución de la inmunidad y eso empieza a repercutir en lo que antes era el 100% contra la hospitalización. Ahora, tras el periodo de seis meses, se está convirtiendo en un porcentaje bajo de 90 y medio-alto de 80”, dijo Albert Bourla, director general de Pfizer, a la CNBC en julio.

Sin embargo, a pesar de este descenso, estar vacunado sigue ofreciendo ventajas sobre no hacerlo, especialmente a la luz de la variante Delta. Los datos de los CDC muestran que las personas no vacunadas corren un riesgo mucho mayor de contraer el coronavirus. La tasa de infección entre los no vacunados es cinco veces mayor que entre los vacunados.

Además, la tasa de hospitalización también es mayor entre los no vacunados. Una de cada 24.9 personas por cada 100 mil ingresa en el hospital, mientras que sólo lo hace una de cada 100 mil personas vacunadas.