¿Alargar jornada escolar? Niños necesitan descanso tras el trauma por la pandemia

Después de un año de aislamiento, incertidumbre y desesperación, lo que los jóvenes necesitan es tiempo, espacio y oportunidad para volver a disfrutar de su libertad, juntos

Vix Lowthion
jueves 03 junio 2021 13:18
La FDA amplía el uso de emergencia de la vacuna COVID-19 de Pfizer para niños
Read in English

Los niños y adolescentes han hecho mucho por la sociedad en los últimos 18 meses. Aunque los efectos del covid en algunos niños son, por supuesto, graves y duraderos, su participación en los encierros y las restricciones ha sido en gran medida para proteger a los mayores y más vulnerables de nuestras comunidades. Se les ha arrancado de la vida social y de los entornos educativos en un momento de desarrollo crítico, y nosotros, como adultos, tenemos una deuda que saldar cuando superemos la pandemia.

Lamentablemente, eso no parece estar en el horizonte cuando se trata de la política educativa. Una filtración del gobierno sugiere que los niños y adolescentes van a ser recompensados por sus sacrificios con media hora más de escuela cada día, y es difícil ver cómo esto no es lo peor. Es una política cara, es poco probable que cierre la brecha de aprendizaje y no afronta el daño más agudo del último año: un colapso sin precedentes de la salud mental entre los jóvenes.

Los estudiantes ya han echado un jarro de agua fría a la idea, y no es difícil ver por qué. Tras un año de aislamiento, incertidumbre y desesperación, lo que los jóvenes necesitan es el tiempo, el espacio y la oportunidad de volver a disfrutar de su libertad, juntos. La coalición PlayFirstUK ha hecho un llamamiento para que este verano pase a la historia como el “verano del juego”, en el que se anima a los niños a salir al aire libre, a realizar actividades físicas y a impulsar su desarrollo y bienestar a través del juego, en lugar de mediante ampliaciones formales de los horarios escolares, escuelas de verano y clases particulares en línea. Como profesor, no podría estar más de acuerdo con estos objetivos.

Por supuesto, los niños no fueron los únicos afectados por el impacto de la pandemia en nuestras escuelas. Los padres que han tenido que educar a sus hijos en casa durante semanas y meses, a menudo mientras intentaban mantener sus propios trabajos, también han sufrido un gran golpe en su salud mental. Una investigación llevada a cabo por la Universidad de Oxford entre 6,000 padres descubrió que el cierre del invierno pasado afectó a los padres incluso más que el cierre de la primavera, y muchos de ellos informaron de altos niveles de estrés, ansiedad y depresión.

Como es de esperar, estas cargas recaen de forma desigual en función del sexo y los ingresos. Esta semana hemos sabido que las madres se han visto devastadas por los problemas de salud mental, mientras que los padres han quedado relativamente indemnes, y el estudio de la Universidad de Oxford ha revelado que las familias con menos ingresos son mucho más propensas a sentir estrés y depresión.

Leer más: OMS cambia el nombre de las variantes “estigmatizantes” de covid, usarán alfabeto griego

Esto sólo puede deberse a la desigualdad preexistente. Sin duda, el estrés de los padres disminuirá en cierta medida con la vuelta a la enseñanza presencial, impartida por los equipos de educadores profesionales que no han dejado de trabajar en todo momento. Pero es difícil ver qué hará una media hora más de escolarización para los niños para reducir las causas subyacentes del estrés en el hogar, especialmente para las madres, las familias de bajos ingresos y los padres solteros. A medida que salimos de la fase pandémica del virus, ahora es el momento de aplicar políticas transformadoras como la renta básica universal, para garantizar que todos los padres tengan una red de seguridad durante cualquier choque futuro y se liberen de la trampa de la pobreza.

También soy padre y profesor, así que puedo ver de primera mano lo que será mejor para mis alumnos y mis hijos. Si has pasado tiempo cerca de un niño o un adolescente en el último año, o si simplemente recuerdas haber sido uno, sabrás que es dolorosamente obvio que los jóvenes no quieren ni necesitan estar encadenados a los pupitres en las aulas durante más días, tratando de cerrar una brecha de aprendizaje que nunca se reducirá hasta que abordemos las desigualdades omnipresentes y estructurales de nuestra sociedad.

Sabemos que salir de la pobreza en el hogar es uno de los factores clave que permitirá a los alumnos desfavorecidos “ponerse al día” con sus compañeros. También sabemos que el gobierno no se toma en serio esta cuestión, como demuestra el hecho de que haya sido necesaria una campaña sin precedentes de un futbolista profesional para avergonzarles y que devuelvan los almuerzos que arrebataron a los niños más hambrientos durante las vacaciones escolares.

La propuesta de ampliar la jornada escolar es la banda elástica que regresa al viejo y cansado sistema de los exámenes de alto riesgo, las calificaciones objetivo y las inspecciones del Ofsted. La farsa del “algoritmo mutante” del año pasado expuso la miseria inútil de la enseñanza según los exámenes, que pone las tablas de clasificación por encima de cualquier otra medida cualitativa de una buena educación. Tenemos que aprovechar esta oportunidad de oro para repensar el propósito de nuestro sistema educativo, e imaginar cómo podemos ir más allá de los modelos tradicionales de enseñanza formal.

En lo inmediato, mientras el sol vuelve a salir literal y metafóricamente, lo que nuestros niños necesitan es tiempo para redescubrirse a sí mismos, sus amistades y su alegría. Después de más de un año de encierros y restricciones, nuestros hijos necesitan ser libres para explorar la plena y gloriosa diversidad de la vida. No los retengas en el aula ni un minuto más de lo habitual.

Vix Lowthian es profesor de secundaria y portavoz del Partido Verde para la educación.