Multitud de Staten Island desafía el mandato de vacunas irrumpiendo en el patio de comidas de centro comercial

Algunos corearon, "mi cuerpo, mi elección", mientras otros recitaban el juramento a la bandera

Paulina Villegas
martes 28 septiembre 2021 12:46
La FDA autoriza inyecciones de refuerzo de la vacuna COVID-19 de Pfizer
Read in English

Mientras los clientes disfrutaban de su tarde de sábado en el centro comercial de Staten Island y se preparaban para comer sus alimentos, una multitud estridente y sin cubrebocas de docenas de personas que se oponen al mandato de vacunación en interiores de la ciudad de Nueva York irrumpió en el centro comercial mientras coreaba “¡U-S-A!”.

Su objetivo: comer en el patio de comidas sin mostrar una prueba de vacunación.

“Que todo el mundo vaya a por comida y coma. Eso es lo que hemos venido a hacer”, dijo una mujer al grupo, según un vídeo de la periodista independiente Oliya Scootercaster. “¡Nos reuniremos ahí y entraremos en la zona del patio de comidas y sentaremos nuestros traseros y nos quedaremos todo el tiempo que queramos!”.

Los vídeos publicados en las redes sociales muestran a los manifestantes marchando hacia el centro comercial de Staten Island, desafiando el mandato de vacunación de los comedores interiores de la ciudad.

Aunque la gente no está obligada a mostrar una prueba de vacunación o a llevar máscaras en el interior del centro comercial, sí necesitan mostrar una prueba de inmunización para comer en el patio de comidas.

Algunos coreaban “mi cuerpo, mi elección”, mientras otros recitaban el juramento a la bandera.

“No deberíamos llevar papeles ni mostrarlos porque vivimos en Estados Unidos y somos la tierra de la libertad”, comentó un manifestante al grupo, según el vídeo.

Brookfield Properties, el operador del centro comercial de Staten Island, no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios el domingo.

Leer más: Retorno del resfriado común: por qué los síntomas pueden empeorar este año y cómo protegerse contra él

La manifestación contra el mandato en el patio de comidas del centro comercial es la última instancia pública de resistencia de quienes se oponen a los mandatos de vacunas y mascarillas, incluso cuando el país está registrando un promedio de más de 119 mil nuevos casos de coronavirus al día. La obligación de vacunarse es un tema candente en todo el país, ya que los funcionarios gubernamentales y los expertos en salud pública siguen luchando contra las dudas de los millones de personas que siguen sin vacunarse. La batalla sobre los mandatos de las vacunas y las mascarillas ha sido tensa en todo el país, y se desarrolla cada día en escuelas, restaurantes, aviones y otros espacios públicos.

La escena en Staten Island -un distrito que simpatiza en gran medida con el expresidente Donald Trump- arrojó luz sobre parte de la oposición al mandato de la ciudad de Nueva York que exige una prueba de al menos una dosis de una vacuna contra el coronavirus para diversas actividades en interiores para trabajadores y clientes, incluidos los restaurantes y gimnasios cubiertos.

La ciudad de Nueva York fue la primera en Estados Unidos en aplicar este mandato el 13 de septiembre, como parte de los esfuerzos del alcalde Bill de Blasio para conseguir que más residentes se vacunen en un momento en que la variante delta, altamente transmisible, ha provocado un aumento de las infecciones en todo el país.

De Blasio también ha pedido a los trabajadores de la ciudad que se vacunen o se hagan la prueba semanalmente, e incluso ha ofrecido 100 dólares para incentivar a la gente a vacunarse.

“Si quieres participar plenamente en nuestra sociedad, tienes que vacunarte”, indicó en una conferencia de prensa en agosto. “Ya es hora”.

Otras ciudades, como San Francisco, han seguido su ejemplo.

Scootercaster, que estaba en el lugar de los hechos, escribió en Twitter que a las docenas de personas que entraron en el centro comercial de Staten Island no se les pidió que mostraran las tarjetas de vacunación, a pesar de que un cartel en la entrada indicaba que era obligatorio.

Los clips publicados en Twitter muestran a los manifestantes expresando su apoyo a Trump y utilizando improperios para denunciar al presidente Joe Biden.

Un manifestante masculino que blandía una gran bandera estadounidense detalló que se oponía a los mandatos de máscara para los niños en las escuelas y a los requisitos de vacunación, y afirmó falsamente que las vacunas no han sido probadas. Las agencias sanitarias han afirmado en repetidas ocasiones que las vacunas han sido probadas a fondo, y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) dio su plena aprobación a la vacuna de Pfizer-BioNTech el mes pasado.

“No me gustan los experimentos”, recalcó.

La obligación de vacunarse también ha provocado una división política entre los partidos en el estado de Nueva York, que fue el epicentro de la pandemia de coronavirus del año pasado. Aunque el exgobernador Andrew M. Cuomo y de Blasio impulsaron restricciones estrictas contra el coronavirus, los políticos republicanos del estado se han opuesto ferozmente. La diputada Nicole Malliotakis, republicana de Nueva York, cuyo distrito incluye Staten Island, ha calificado la política de vacunación de la ciudad de “extralimitación” y ha argumentado que supondrá una carga para las empresas que ya están luchando por recuperarse de las pérdidas financieras del año pasado.

Ella estaba entre otros funcionarios electos de Staten Island que anunciaron el mes pasado su plan de demandar a la ciudad de Nueva York para tratar de bloquear el mandato de vacunación, alegando que infringe los derechos de los ciudadanos.

El incidente del sábado no es la primera vez que los residentes y las empresas se oponen a las restricciones del coronavirus en Staten Island. En diciembre, cientos de manifestantes, en su mayoría sin máscara, se plantaron frente a un bar para oponerse a las directrices estatales sobre el coronavirus y para mostrar su apoyo a la taberna, que había sido cerrada por desafiar esas directrices.

“¡El pueblo tiene derechos!”, gritó un manifestante, según el New York Daily News.

“¡Abran la puerta, tengo sed!”

Washington Post