Familia que rechazó vacuna anti COVID-19 por miedo muere en tan sólo unos días en Portugal

Francis Goncalves reveló que sus padres y hermano murieron tras sostener una cena familiar hace un mes

Colin Drury
miércoles 11 agosto 2021 16:44

El Hospital del Mar de Barcelona está desbordado por los ingresos de jóvenes y no vacunados .

Read in English

Un chef que dice haber perdido a su padre, a su madre y a su hermano a causa del COVID-19 en el espacio de una sola semana asegura que los tres habían rechazado la vacuna después de asustarse por la desinformación.

Francis Goncalves, de Cardiff, reveló que sus padres Basil, de 73 años, y Charmagne, de 65 años, así como su hermano menor Shaul, de 40 años, comenzaron a sentirse mal el fin de semana del 10 de julio después de una comida familiar.

Tras dos semanas de la aparición de los síntomas, los tres, que vivían en Portugal, estaban muertos.

“Se vieron envueltos en mucha propaganda anti-vacunación”, dijo Goncalves. “Se aprovechan de las personas que tienen miedo y caen en la trampa. El mensaje que quiero transmitir es ¿por qué el gobierno querría lastimar dándote una vacuna? ¿Cuál es el propósito detrás de esto? He hablado con muchas personas que están aterrorizadas por la vacuna y esto cuesta vidas".

Agregó que, si bien sus padres tenían problemas de salud subyacentes, su hermano era la "persona más saludable" que conocía.

"Si no estaba haciendo ejercicio en el gimnasio o corriendo, salía a caminar", señaló. "No había bebido en 15 años y tenía una dieta a base de plantas".

Él cree que su padre contrajo la enfermedad mientras estaba en el hospital para un procedimiento de cálculos renales y luego se extendió a los tres durante una cena familiar.

A medida que la salud de su hermano y su padre se deterioró, el hombre de 43 años voló a Portugal, pero ambos murieron antes de que llegara. Su madre estaba en coma inducido y murió pocos días después.

Leer más: Médicos temen que la variante Delta pueda ser más peligrosa para los niños: “nunca había visto algo así”

La familia es originaria de Sudáfrica, pero se mudó a Gales en 2015. Un año después, sus padres y su hermano se mudaron a Portugal, de donde era originario su padre.

Goncalves dijo que los tres habían sido enterrados en un cementerio comunal en la capital, Lisboa, donde descansan todas las víctimas del COVID-19 en la ciudad.

“Dijeron que durante todo el COVID nunca habían traído tres cuerpos juntos de la misma familia”, dijo. "Pregunté sobre la exhumación de los cuerpos en una fecha posterior y trasladarlos a algún lugar fuera de una zona dedicada a COVID, ya que no representaba a mi familia. Pero dijeron que, lamentablemente, al no saber lo suficiente sobre COVID, no hay intención de trasladarlos nunca. Fue realmente terrible".