Por qué traté de sobornar a mi hijo para que se vacunara

“La mamá de mi amiga le ofreció un auto si se ponía la vacuna”, me dijo mi hijo de 28 años después de otra discusión sobre la vacunación

Deborah L. Weiss
viernes 13 agosto 2021 16:08
Covid-19 en EE. UU.: la población no vacunada es la más afectada por la variante Delta
Read in English

Durante meses, rogué, engatusé e insté a mi hijo de 28 años a que se vacunara. Yo también habría llorado si hubiera funcionado. Como arquetípica madre judía de mediana edad y abogada, estaba segura de que podía convencerle de que la vacuna era la forma más rápida de que el mundo volviera a la normalidad.

La primera vez que surgió el tema, le dije: “Oye, eres apto, puedes vacunarte”.

“No lo sé”, murmuró.

Pasando a un enfoque más directo, añadí: “Tienes que vacunarte”.

“Es como cuando los nazis acorralaron a los judíos, y ellos obedecieron - no confío en ningún gobierno”, dijo.

“No puedes culpar a los nazis de covid. Sólo tienes que vacunarte”, contesté.

“Estoy sano y no salgo mucho”, respondió, flexionando el músculo de su brazo profundamente bronceado.

“Tienes muchos amigos en casa”, le recordé.

Leer más: Coguionista de I Am Legend acusa a personas antivacunas que utilizan la película contra la vacuna COVID

“Estamos seguros”, agregó. Vivía en una caravana en nuestra propiedad, en las montañas de Santa Mónica, a las afueras de Los Ángeles. Y su pandilla de amigos venía siempre sin máscara y probablemente sin vacunar.

“No lo estoy haciendo”, dijo.

Nos quedamos atrapados en un bucle de “es hora de una vacuna” hasta que el debate degeneró en una pelea. En ese momento me dejaba de lado durante dos o tres días, a pesar de que vivíamos en el mismo lugar.

Entonces empezaba de nuevo.

“¿Qué pasa con tus abuelos?” Le insistí. Tenían 85 y 92 años y habían sobrevivido al covid gracias a los tratamientos con anticuerpos monoclonales.

“Me pondré una máscara”, comentó.

Tres meses después, mientras seguía a mi hijo hasta su coche, la vieja conversación tomó un nuevo rumbo. Dijo: “La madre de mi amiga le ofreció un coche para vacunarse”. Luego se marchó.

Más tarde: “Podría considerar la vacuna si me avalas un préstamo”, lanzó.

“No”, dije impulsivamente. Entonces pensé en la madre que había ofrecido un coche a su hija. El poder de las normas sociales me absorbió sin más, como los carteles de los hoteles que dicen algo así como: “¿Le gustaría unirse al casi 75% de nuestros huéspedes que reutilizan sus toallas para ayudar al medio ambiente?” Necesitaba vacunar a mi hijo. ¿No valía la pena? Mi hijo podía hacer el pago inicial, pero probablemente no tendría derecho a un préstamo. Así que no le estaba sobornando exactamente con dinero para la vacuna. Más bien, estaba haciendo posible que se mudara a un lugar propio y fuera del mío.

Le pregunté a la agente inmobiliaria si podíamos ver la propiedad.

“No hay problema”, mencionó. Luego volvió a llamar y admitió mansamente que el vendedor había subido el precio. Como no me sentía 100% cómoda con la idea, me sentí aliviada. Incluso mi hijo estaba de acuerdo en que la propiedad estaba ahora fuera de su alcance.

“¿Y la vacuna? Tu padre es diabético y yo tengo el corazón débil. Hazlo por nosotros, por favor”, le insistí.

No se inmutó.

Por la misma época, su mejor amigo iba a casarse con una mujer inmunodeprimida. Sus padres presionaron frenéticamente a su futuro yerno para que se vacunara.

Cuando le vi después de la boda, le felicité y le pregunté: “Entonces, ¿te has vacunado?”.

“Ni hablar”, respondió a través de su máscara de Joker, con la barba asomando por la parte inferior. “Mis suegros me presionaban para que lo hiciera, pero si me meto algo en el cuerpo, lo siguiente será volver a consumir heroína”.

El helio se escapó de mi globo.

“Sí, mis suegros me ofrecieron 10 mil dólares”, añadió riendo.

“Hazlo”, dije, esperando que el amigo de mi hijo pudiera influir en él.

“Sería un verdadero imbécil si renunciara a mis principios sólo por un poco de dinero”, replicó.

Pensé en cómo había “incentivado” a mis hijos cuando eran pequeños. Le ofrecí a mi hijo una equipación completa para su equipo de ciclismo si mantenía un promedio de B durante un semestre, por ejemplo. Y no me sentía culpable por ello. Según Shaun Gallagher, autor de “No, no estás sobornando a tus hijos”, incentivar un comportamiento positivo está bien. Un soborno premia el mal comportamiento. Vacunarse es algo bueno, razoné.

“La abuela me llamó”, comentó mi hijo.

“Qué bien”, le respondí.

“Me echa de menos y quiere que me vacune, así que lo haré el jueves”, adelantó. Y lo hizo.

Cuando llegó a casa de la farmacia, me informó: “La señora tenía sentido del humor: me puso la vacuna justo en el ojo de mi tatuaje de chamán”.

“¿Tu amiga recibió la vacuna y el coche?”, le pregunté.

“Estaba cabreada porque su madre intentó manipularla con el coche. Ella ya se había vacunado”.

Me sigue preocupando que las personas antivacunas prolonguen la pandemia y provoquen multitudes de variantes del virus covid. Y todavía no puedo decidir quién está más equivocado: yo, la madre descaradamente sobornadora, o mi hijo y sus amigos que arriesgaron sus vidas -y la mía- por estupidez.