#MeToo: Corea del Sur busca criminalizar el “terrorismo de semen”

“Este no es un acto de violencia al azar en la calle, está dirigido a un género específico”

Joe Middleton
jueves 12 agosto 2021 23:28
El papa endurece las leyes contra los abusos sexuales
Read in English

Los políticos de Corea del Sur están considerando hacer enmiendas a las leyes existentes para convertir el "terrorismo de semen" en un delito sexual punible.

Se produce después de que varios casos judiciales de hombres que eyaculaban con las pertenencias de mujeres fueran clasificados como "daños a la propiedad" en lugar de como un delito sexual, según informó The Guardian.

Las exiguas multas otorgadas en estos casos, las actitudes sociales hacia el sexo y los derechos de las mujeres en Corea del Sur han sido objeto de escrutinio en los últimos años a medida que el movimiento #MeToo ha cobrado impulso global.

Un área en la que los legisladores del país se están enfocando ahora es el acto de “terrorismo de semen”, que es el proceso por el cual la eyaculación es manchada o entregada a una persona sin que ellos lo sepan.

Las leyes de delitos sexuales de Corea del Sur establecen actualmente que un perpetrador debe ejercer violencia o intimidación para que un delito cuente como delito sexual.

Baek Hye-ryun, un legislador del gobernante Partido Demócrata, está tratando de cambiar la ley para garantizar que los delitos sexuales puedan incluir el contacto no físico, para capturar delitos como el "terrorismo de semen".

El proyecto de ley está actualmente pendiente antes de ser debatido en el parlamento.

El posible cambio de ley se produce después de una serie de casos judiciales que han enfurecido a feministas y activistas por los derechos de las mujeres en el país.

Leer más: Se espera que la FDA apruebe inyecciones de refuerzo de la vacuna COVID en unos días

En un incidente en mayo de 2021, un funcionario recibió una multa de 3 millones de wones (£ 1,865) y fue declarado culpable de daños a la propiedad después de eyacular en la taza de café de su colega seis veces durante un período de medio año.

En otro caso en 2019, un hombre recibió una multa por poner semen en los zapatos de una mujer. Esto también se clasificó como daño a la propiedad, en lugar de un delito sexual.

Choi Won-jin, secretaria general del grupo cívico Korean Womenlink, dijo que estos actos son crímenes de odio contra las mujeres.

Ella le dijo a The Guardian: “Todo crimen sexual es un crimen. No se trata de un acto de violencia al azar en la calle, sino de un género específico".