Corea del Norte puede estar entrenando delfines con fines militares, advierten los expertos

No es el primer país en entrenar animales marinos para operaciones militares. Rusia y Estados Unidos utilizan focas, ballenas y delfines.

Tom Embury-Dennis
viernes 13 noviembre 2020 15:15

Hombre lanza pelota de rugby a ballena beluga sospechosa de ser espía rusa

Read in English

Corea del Norte puede estar entrenando a delfines para realizar operaciones militares, según los expertos.

El Instituto Naval de los Estados Unidos, que tiene estrechos vínculos con la Marina de los Estados Unidos, dijo que las imágenes satelitales del estado totalitario parecían mostrar corrales de animales en el agua frente a la ciudad portuaria de la costa oeste de Nampo.

Otro sitio potencial se registró más arriba en un río en las afueras de Nampo, que puede ser el lugar donde se crían los delfines.

Según la inteligencia, dijo el USNI, cualquier programa de entrenamiento de delfines se remontaría a 2015 como parte del intento del líder Kim Jong-un de modernizar la marina de Corea del Norte.

El USNI advirtió que los corrales podrían ser una granja de peces, pero que un análisis sugiere que su diseño es inconsistente con otras granjas registradas en el país.

Si se confirma, Corea del Norte se uniría a Estados Unidos y Rusia como los únicos países que se sabe participan en el entrenamiento de mamíferos marinos con fines de guerra.

Rusia utiliza focas, delfines y ballenas beluga, mientras que Estados Unidos, que fue pionero en este tipo de programas de adiestramiento animal, ha utilizado delfines y leones marinos en misiones.

Sin embargo, la Marina de los Estados Unidos ahora está recurriendo a una gama más amplia de vida marina en su intento de monitorear a los rivales en los océanos del mundo.

Los sensores persistentes de vida acuática (PALS), lanzados en 2018, monitorearán formas de vida, incluidos peces, camarones y plantas genéticamente modificadas, que pueden usar sus habilidades sensoriales para detectar señales en el agua que podrían ayudar a los Estados Unidos a rastrear enemigos.

“Si podemos aprovechar las capacidades de detección innatas de los organismos vivos que son omnipresentes en los océanos, podemos ampliar nuestra capacidad para rastrear la actividad del adversario y hacerlo de manera discreta, persistente y con suficiente precisión para caracterizar el tamaño y el tipo de vehículos adversarios”, dijo la directora del programa, Dra. Lori Adornato, en el lanzamiento de la iniciativa.

El año pasado, una ballena beluga inusualmente amigable en aguas al norte de Noruega generó titulares internacionales cuando fue descubierta nadando con un arnés puesto.

Los expertos especularon que salió de una base perteneciente a la armada rusa.