Joe Biden: 'We have rebuilt the blue wall'

Las claves de la victoria demócrata: ¿Cómo logró Joe Biden convertirse en presidente electo de Estados Unidos?

Estos son los cambios en el mapa electoral que le dieron la victoria al Demócrata Joe Biden sobre el Republicano Donald J. Trump.

Alex Woodward
lunes 30 noviembre 2020 14:16
Read in English

Donald Trump recibió más de 71 millones de votos en las elecciones presidenciales de 2020.

Joe Biden , el presidente electo, que asumirá en enero como el presidente número 46 de la nación, recibió más de 76 millones.

Pero en total, casi 80 millones de personas votaron en contra del titular, a pesar de obtener un número récord de votos para un candidato perdedor. Esa cifra no incluye a los más de 80 millones de votantes elegibles que no votaron en las elecciones presidenciales de este año.

Pero se mire como se mire, la participación de los votantes está en camino de romper un récord centenario a pesar de los esfuerzos radicales de supresión de votantes, incluidos los intentos del propio presidente de socavar las boletas por correo y la integridad de las elecciones durante meses antes de que se abrieran las urnas.

El presidente electo ganó con una campaña relativamente sencilla: un repudio al presidente en ejercicio y su administración, y una oportunidad para detener las crisis que creó.

Las encuestas del día de las elecciones revelaron que la mayoría de los votantes, aproximadamente dos tercios, estaban motivados por su opinión sobre el presidente cuando emitieron su voto, según la encuesta VoteCast de Associated Press. Con esa energía, el presidente electo se convirtió en el tercer candidato desde la Segunda Guerra Mundial en derrocar a un presidente después de un solo mandato.

Si bien no está claro si cualquier otro candidato demócrata podría haber hecho lo mismo contra un republicano volátil como Trump, en medio de una emergencia de coronavirus sin precedentes, el camino del presidente electo hacia la victoria revela un electorado cambiante y el tipo de cambios entre los votantes demócratas que lo harán. ser fundamental para que el partido siga en las próximas elecciones.

La pared azul

Trump sorprendió a los analistas electorales cuando derribó el llamado "muro azul" del medio oeste, barriendo los estados oscilantes de Michigan, Wisconsin y Pensilvania en 2016. Esas victorias fueron clave para ganar los votos necesarios en el colegio electoral para asegurar la presidencia, a pesar de Trump perdiendo el voto popular por 3 millones de votos.

El estado y la región sufrieron pérdidas transformadoras por el colapso de la industria del carbón, el acero y la fabricación de automóviles, y la promesa de Trump de revivir el medio oeste movilizó a miles de votantes. A pesar de sus fracasos, los estados le proporcionaron una enorme base de apoyo.

Entonces quedó claro que el camino de Biden hacia una victoria decisiva era a través de la restauración de esa pared azul, o al menos comenzando a colocar los ladrillos en su lugar.

Los resultados de la carrera de 2020 muestran que los estados siguen siendo campos de batalla, con Biden ganando a duras penas aproximadamente 2,5 puntos porcentuales en Michigan y menos del 1% en Wisconsin y Pensilvania.

Trump vio un apoyo aún más fuerte en 42 condados de Wisconsin que el que recibió en 2016, y recibió más de 365.000 votos más en Michigan en 2020 de los que recibió hace cuatro años. Pero las ganancias en más áreas rurales e industriales en esos estados fueron superadas por el apoyo de Biden en las ciudades del medio oeste, así como en las áreas suburbanas pobladas, parte de una tendencia a nivel nacional.

Pero la clave para una victoria del cinturón de óxido estaba en Pensilvania, que Trump ganó por casi 50.000 votos en 2016, llevándose consigo 20 votos cruciales del colegio electoral.

Biden se adelantó a los números de Barack Obama en el condado de Erie, que Trump aumentó en 1,5 puntos en 2016. En 2020, Biden lo recuperó por 1.500 votos. En todo el estado, Biden logró socavar los márgenes de victoria anteriores de Trump, lo suficiente como para que el estado cambiara.

Pero la delicada restauración del muro azul está en juego: en esos tres estados clave, Biden cambió solo siete condados, y los demócratas intentarán aprovechar esos márgenes estrechos en las próximas elecciones de mitad de período.

Votantes jóvenes

Un auge en el compromiso cívico y la actividad política entre los jóvenes en los últimos años, desde la campaña de Bernie Sanders hasta el Movimiento Sunrise y los esfuerzos para combatir la crisis climática, se ha convertido en un bloque de votantes de gran influencia.

Los votantes de la Generación Z y los millennials se inscribieron en cifras récord para trabajar en las urnas el día de las elecciones y en los lugares de votación anticipada, y la participación general entre los jóvenes se había disparado en un 10 por ciento desde 2016; El 50-52 por ciento de los jóvenes elegibles para votar dentro de ese grupo de edad votaron en las elecciones de 2020, en comparación con el 42-44 por ciento en 2016, según el Centro de Información e Investigación sobre Aprendizaje y Participación Cívica de la Universidad de Tufts.

Es probable que las elecciones de 2020 sean las últimas en las que la mayoría de los votantes sean baby boomers. Los votantes millennials y los grupos de edades similares representarán una mayor proporción de la población votante para 2024.

Pero en 2020, casi una cuarta parte del electorado tiene 65 años o más, el nivel más alto desde 1970, según Pew Research . Para el próximo año, esos y los votantes de las generaciones mayores representarán menos del 40 por ciento de los votantes elegibles, encontró el grupo.

Más de cinco millones de jóvenes entre 18 y 29 años votaron en las elecciones de 2020, incluidos casi 3 millones de jóvenes en 14 estados clave que podrían determinar efectivamente el destino de la presidencia y el Senado de los Estados Unidos.

La votación anticipada fue clave: más de 7 millones de jóvenes entre 18 y 29 años emitieron su voto durante los períodos de votación anticipada hasta una semana antes del día de las elecciones, según el Centro de Información e Investigación sobre Aprendizaje y Participación Cívica de la Universidad de Tufts.

El centro encontró que los votantes jóvenes en Florida solicitaron más de 815,000 boletas, ya sea por correo o en persona durante la votación anticipada, dentro de la primera semana de la votación anticipada. Esa participación es casi el triple de la cantidad de boletas de un punto similar en las elecciones de 2016.

En ese mismo tiempo, los votantes jóvenes de Texas emitieron más de 750.000 votos anticipados. En un momento similar en 2016, esa cifra era de solo 106.000.

El 'voto latino'

Si bien el presidente electo recibió aproximadamente el doble de apoyo de los votantes latinos que Trump, ambos candidatos se beneficiaron de la participación de los votantes latinos en los EE. UU., Lo que subraya que los latinoamericanos no son de ninguna manera un monolito y que un electorado latino diverso refleja un amplio espectro ideológico.

Las organizaciones comunitarias latinas y los grupos de derechos electorales se han organizado y defendido agresivamente por los votantes latinos durante los últimos años. En todo Estados Unidos, los organizadores latinos han realizado eventos de sondeo en persona, manifestaciones, sesiones de banca telefónica y campañas de registro de votantes que llegan a millones de personas de comunidades subrepresentadas.

La campaña de empoderamiento de los votantes de CASA in Action involucró a 1.2 millones de los llamados votantes de baja propensión en Pennsylvania y Virginia. Se agregaron al menos 300,000 nuevos votantes latinos a las listas de votantes entre las elecciones presidenciales de 2016 y 2020 solo en Pensilvania. Biden ganó aproximadamente el 80 por ciento del voto latino en el estado, según la Iniciativa de Política y Política Latina de UCLA (UCLA LPPI).

Arizona fue la primera parada en la campaña de la recta final de Biden fuera de la base de su cinturón de óxido. El estado optó por un candidato presidencial demócrata por primera vez desde 1996; antes de esa elección, en la que ganó Bill Clinton, el último demócrata en ganar el estado fue Harry Truman en 1948.

Los latinos representan más del 23 por ciento de los votantes elegibles en el estado que comparte frontera con México, y un tercio de los residentes del condado de Maricopa, muy analizado, que tiene aproximadamente el 60 por ciento del voto total de Arizona, son latinos.

En Maricopa, Biden ganó el 75 por ciento de los votos en distritos en áreas con grandes poblaciones latinas.

Aunque Trump finalmente ganó Texas, lo hizo por un margen mucho menor que en 2016, lo que dio a los analistas electorales una pausa para considerar que Biden podría tener una mayor oportunidad en el estado de la estrella solitaria.

Biden recibió una mayor proporción de apoyo latino en Texas que Clinton en 2016, encontró UCLA LPPI. En el condado de Dallas, recibió aproximadamente el 78 por ciento en un área con aproximadamente 300,000 votantes latinos y el 75 por ciento del voto en las áreas del condado de El Paso con aproximadamente 345,000 votantes.

Mientras tanto, Florida se vio inundada de campañas de desinformación dirigidas a los votantes latinos y un esfuerzo de campaña de Trump que promovía visiones de miedo al rojo que vinculan a Biden con regímenes comunistas en un intento por atraer el apoyo de los votantes cubanoamericanos de tendencia republicana.

Aunque perdió el estado en 2016, Clinton superó al condado de Miami-Dade por aproximadamente 30 puntos ese año. El margen de Biden fue solo un 8 por ciento más que el de Trump.

Ese aumento en los votos republicanos derrocó a dos titulares demócratas en el Congreso, paralizando la mayoría de los demócratas en la Cámara.

Progresistas

Minnesota probablemente tuvo la mayor participación de votantes en los EE. UU. En 2020, con aproximadamente 3,2 millones de votos emitidos entre los 4,1 millones de votantes elegibles del estado. Los votantes de Minneapolis rompieron el récord de la ciudad de 2016 de 219.000 votos emitidos con un estimado de 237.000 en 2020.

Los votantes de Minneapolis reelegieron por abrumadora mayoría a la congresista Ilhan Omar luego de su elección de mitad de período de 2018 a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, entre varias elecciones que presentaron al “escuadrón” de legisladores progresistas al Capitolio. En Michigan, la congresista Rashida Tlaib también derrotó cómodamente a su rival republicano.

Y en Wisconsin, el copresidente del Caucus Progresista del Congreso, Mark Pocan, y la congresista Gwen Moore dirigieron campañas centradas en Biden para derrocar a Trump.

Sus campañas, en estados de campo de batalla críticos para la victoria de Biden, soportaron constantes ataques de Trump y sus representantes, demonizando a la izquierda "radical" e invocando ataques racistas contra las dos únicas mujeres musulmanas en el Congreso.

Trump no solo perdió esos estados, los candidatos demócratas se dirigieron a sus reelecciones y varios otros demócratas progresistas ganaron las elecciones al Congreso en todo Estados Unidos. En Missouri, la candidata por primera vez Cori Bush, una demócrata progresista respaldada por Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez para un escaño en la Cámara, fue elegida como la primera mujer negra en representar al estado en el Congreso, en un distrito seguro de votación demócrata. eso incluye San Luis.

Los demócratas han culpado a la creciente izquierda progresista del partido en carreras en las que ni siquiera compitieron, con el temor de que las tácticas de miedo al rojo del Partido Republicano puedan hundir a los demócratas vulnerables en 2020 y en las próximas elecciones de mitad de período.

Mientras tanto, las medidas de votación progresistas, incluso en los estados que perdió Biden, obtuvieron un apoyo abrumador en 2020. En Florida, por ejemplo, los votantes aprobaron un salario mínimo de $ 15, recibiendo el 61 por ciento de los votos, más de lo que cualquiera de los candidatos recibió en la carrera presidencial.

Derecho al voto

A Stacey Abrams se le ha atribuido, con razón, el mérito de dar visibilidad a los problemas del derecho al voto que han privado de sus derechos a los votantes negros en el sur, continuando el trabajo de décadas de organizadores negros y defensores del derecho al voto.

Votantes negros y votantes de color, que constituyen la abrumadora mayoría de los estadounidenses en los centros urbanos del sur, aunque en gran parte son rehenes de las legislaturas dominadas por el Partido Republicano de la manipulación partidista, la supresión de votantes y los legados del racismo y vestigios de Jim Crow.

Abrams, exlíder demócrata en la Cámara de Representantes del estado, fundó la organización Fair Fight Action en 2018, el año en que perdió la elección para gobernador del estado ante el republicano Brian Kemp.

Esa carrera se vio empañada por acusaciones de supresión generalizada de votantes, con más de 700,000 votantes registrados eliminados de las listas de votantes del estado, y miles eliminados simplemente porque no habían votado en una elección anterior. Casi el 70 por ciento de esos votantes eran negros.

Kemp, entonces secretario de Estado del estado, era responsable de administrar esas listas de votantes. Abrams perdió la elección por aproximadamente 55.000 votos entre los 4 millones emitidos.

El destino de Georgia, en una elección cerrada que probablemente desencadenará un recuento, ha convertido al estado en un campo de batalla una vez más a pesar de su dominio republicano, incluso en el caso de una posible pérdida de Biden.

Sus patrones de votación de 2020 reflejan hábitos polarizados de manera similar en todo Estados Unidos: en su mayoría las áreas rurales blancas votaron por Trump, y la participación récord en áreas urbanas y suburbios adyacentes con grandes poblaciones negras llevaron a Biden a la victoria.

Aproximadamente el 90 por ciento de los votantes negros en Georgia apoyaban a Biden, según las encuestas a boca de urna de The Washington Post.

El apoyo de Biden en otros condados superó los votos para Clinton en 2016: Trump mantuvo sus niveles de apoyo de ese año, pero no fue suficiente para mantenerse al día con la oleada de Biden.

El registro automático de votantes para los votantes elegibles de Georgia se promulgó en 2016, otra victoria de los derechos de voto que contribuyó al aumento de la participación.

En 2016, el 22 por ciento de los votantes elegibles de Georgia no estaban registrados para votar. Eso disminuyó a solo el 2 por ciento en 2020. La participación en las elecciones presidenciales alcanzó el 67 por ciento, rompiendo el récord de la primera campaña de Barack Obama en 2008.

Los grupos de derechos civiles han argumentado que esas victorias legislativas e institucionales por el derecho al voto podrían cambiar el mapa si se replican en todo el sur.

En Mississippi, por ejemplo, el estado no tiene votación anticipada, y las leyes de identificación de votantes exigidas por el estado afectan desproporcionadamente a los votantes minoritarios y de bajos ingresos, en un estado considerado como el estado más difícil para votar en los EE. UU.

Las personas de color representan más del 44 por ciento de la población del estado, aunque el estado nunca ha elegido a un funcionario negro para un cargo estatal. Entre los votantes demócratas registrados del estado, más de las tres cuartas partes son negros; aproximadamente el 65 por ciento de los republicanos del estado son blancos.

Es probable que los demócratas del Congreso y el presidente electo Biden luchen para restaurar la Ley del Derecho al Voto, pero la privación del derecho al voto a nivel local y estatal será una batalla perenne.

La elección de Florida marcó la primera en el estado luego de una medida que restauró los derechos de voto a las personas con condenas por delitos graves, con la condición de que paguen los costos judiciales, multas y tarifas pendientes.

Después de que los votantes apoyaron una medida electoral que restauró sus derechos de voto, una legislatura estatal dominada por los republicanos impuso el requisito de que pagaran esas tarifas antes de emitir sus votos, lo que efectivamente continuó suprimiendo miles de votos.

Un esfuerzo multimillonario del ex alcalde de Nueva York Michael Bloomberg, la estrella de la NBA LeBron James y otros donantes de alto perfil ofrecieron pagar las multas y tarifas restantes que privaron de sus derechos a miles de personas.

ProPublica descubrió que 13.000 personas podrían volver a ser elegibles para votar gracias a esos esfuerzos, lo suficiente para hacer mella en algunas áreas clave a medida que la carrera surgió como un tumulto entre los candidatos.