Tucker Carlson dice verse reflejado con adictos a opioides por régimen farmacológico tras cirugía

"Literalmente no dormí ni un segundo anoche, y estaba tomando tanto maldito medicamento", según dijo Carlson a su equipo. “Fueron como, muchas drogas”

Nathan Place
viernes 05 noviembre 2021 16:01
Tucker Carlson promotes conspiratorial documentary on Fox News
Read in English

En una grabación obtenida por Motherboard, se puede escuchar al presentador de Fox News, Tucker Carlson, describiendo una gran cantidad de analgésicos opioides que supuestamente tomó después de una cirugía reciente.

"NLiteralmente no dormí ni un segundo anoche, y estaba tomando tanto maldito medicamento", según dijo Carlson a su equipo de producción. "Fueron como, muchas drogas".

A pesar de la cirugía y los medicamentos, el presentador siguió adelante con su programa del miércoles por la noche como estaba planeado.

"Tucker Carlson se sometió a una cirugía de espalda de emergencia ayer y se presentó en el show de todos modos", dijo un portavoz de Fox News a Motherboard. "Agradece a todos los que sintonizaron y lo vieron de cerca".

En la grabación, según los informes, Carlson entró en más detalles, donde describe un dolor por las secuelas de la cirugía que al parecer ninguna cantidad de medicamentos podría aliviar.

“Me dieron fentanilo esta mañana, eso no lo curó, me dieron fentanilo intravenoso”, se dice dijo en la grabación. “Y me dieron todo tipo de basura. Yo estaba como, 'Bien, adelante'. Y todo eso solo terminó cuando me dieron propofol, y salí. Luego me desperté y me sentía bien por completo. No he tomado ni un solo Advil".

Un miembro del equipo del anfitrión se mostró incrédulo de que todavía viniera a trabajar.

“Esto es como un milagro”, le dijo un trabajador de producción. "De verdad no puedo creer que estés de pie en este momento".

Carlson también dijo que recibió grandes dosis de Dilaudid, un analgésico opioide que puede ser peligroso ya que conlleva un alto riesgo de adicción.

“Me inyectaron, me dijeron esta mañana, con una dosis tan grande de Dilaudid, que es más potente que la morfina, cuando llegué allí, que tenía problemas para respirar”, dijo Carlson. “Me asustó muchísimo. No tuvo ningún efecto en absoluto. Y luego, toda la noche, me quedé allí, la enfermera por fin aumentó mi dosis de Dilaudid hasta el punto en que cada ocho minutos lo inyectaban y era como recibir un disparo. Al igual que bam, sentía que me entraba y no hacía nada por el dolor".

Carlson también afirmó que la experiencia le dio una idea de lo que hacen los opioides a los adictos.

“Ni siquiera fue que sobreviví, ni siquiera se trataba de mí, se trataba de lo que le hace a la gente”, dijo el presentador. “Explica mucho de lo que vemos a nuestro alrededor. La pura falta de dignidad. Y ese impulso extraño tiene que ser como, 'Eso no está en el orden correcto, debería ser así'. ¿Sabes? Inculca este desinterés".

Carlson dijo que le contó esto a un compañero de trabajo, y la persona dio una "respuesta profunda".

“Él dice, 'Es por eso que todas las casas en Maine están sucias y tienen juguetes en el jardín delantero'”, recordó el anfitrión. “'Debido a que la gente toma fentanilo, toma opioides y ha perdido su dignidad, su amor propio'. Eso que te pone súper tenso cuando miras tu casa y dices, 'Ah, la cochera necesita pintura, carajo.' Quizás los pintes o quizás no, pero te molesta, porque tienes dignidad. Eso se ha ido. Entonces dices, 'Oh, ¿hay un juguete de cuero crudo a medio masticar en mi almohada? ¡Okey! Acuéstate ahí con él. Yo no vivo así. ¿Has estado alguna vez en mi casa? No estamos locos, pero somos gente ordenada, porque nos respetamos a nosotros mismos”.