La Tierra provoca que la Luna se oxide, confirma un estudio

Los científicos se sorprendieron al detectar que el oxígeno terrestre es transportado al satélite natural a través del campo magnético

Adam Smith@adamndsmith
jueves 03 septiembre 2020 15:27
Un estudio de los polos de la Luna encontró rastros de óxido
Un estudio de los polos de la Luna encontró rastros de óxido
Read in English

Los investigadores han descubierto que la luna se está oxidando y la Tierra es parcialmente responsable de causarlo.

Un nuevo artículo, que estudia los datos del orbitador Chandrayaan-1 de la Organización de Investigación Espacial de la India, revela que los polos de la luna tienen una composición significativamente diferente al resto.

Al estudiar la luz reflejada por los polos, Shuai Li de la Universidad de Hawai encontró la firma espectral de la hematita.

La hematita es una forma de óxido de hierro, comúnmente conocida como óxido; sin embargo, para que el hierro se convierta en óxido debe estar presente el oxígeno, algo de lo que la luna carece.

"Es muy desconcertante", dijo Li en un comunicado. "La luna es un entorno terrible para que se forme hematita".

Para responder a esta pregunta, Li se puso en contacto con el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA .

“Al principio, no lo creía del todo. No debería existir basado en las condiciones presentes en la luna ”, dijo Abigail Fraeman, una de las científicas del JPL.

"Pero desde que descubrimos agua en la luna, la gente ha estado especulando que podría haber una mayor variedad de minerales de lo que creemos si el agua hubiera reaccionado con las rocas".

La presencia de óxido en la luna se puede explicar de tres formas, descubrieron los científicos. Aunque la luna no tiene atmósfera, tiene trazas de oxígeno debido al campo magnético de la Tierra.

El oxígeno puede viajar del planeta a la luna viajando por el campo magnético de la Tierra, haciendo el viaje de 385,000 kilómetros a través de la cola magnética.

Esto explicaría por qué hay una mayor cantidad de hematita en el lado de la luna que mira hacia la Tierra que en el otro lado.

También es posible que se transfiriera más oxígeno a la luna cuando estaba más cerca de la Tierra, ya que los dos cuerpos se han estado alejando el uno del otro durante miles de millones de años.

Otra causa es la cantidad de hidrógeno presente en la luna. El hidrógeno bombardea tanto a la luna como la Tierra, viajando a través del espacio a través de los vientos solares del Sol.

El hidrógeno es un reductor, lo que significa que agrega electrones a los materiales con los que entra en contacto, a diferencia de un oxidante que elimina los electrones.

El campo magnético de la Tierra la protege de esto, pero la luna no tiene tal protección.

Sin embargo, la cola magnética de la Tierra, además de pasar oxígeno a la luna, también bloquea casi toda la actividad del viento solar cuando la luna está llena. Esto significa que existe la posibilidad de que se forme óxido durante el ciclo lunar de la luna.

El tercer factor es el hielo de agua que está presente en la luna, que se encuentra debajo de los cráteres lunares en su lado opuesto. Li ha sugerido que las partículas de polvo que golpean regularmente la luna podrían liberar estas moléculas de agua, mezclarlas con el hierro y luego calentarse para aumentar la tasa de oxidación.

Esto explicaría por qué se detectó hematita lejos de los cráteres de la luna, sin embargo, se necesita más investigación para explicar completamente cómo interactúa el agua con la roca.

Esta investigación podría ayudar a explicar por qué se encuentra hematita en otros cuerpos sin aire como los asteroides.

“Podría ser que pequeños trozos de agua y el impacto de las partículas de polvo estén permitiendo que el hierro en estos cuerpos se oxide”, dijo Fraeman.

La investigación se publicará en Science Advances.