Un rover chino detecta una extraña “casa misteriosa” en el lado oscuro de la Luna

Es probable que la “casa” sea una gran roca, pero los astrónomos no lo sabrán hasta el viaje del rover de un mes a lo largo del satélite

Adam Smith
jueves 16 diciembre 2021 22:07
China’s Shenzhou-13 astronauts enter space station's core module

El rover chino Yuta 2 descubrió una “casa misteriosa” en el otro lado de la Luna.

El extraño cubo se vio en el horizonte a unas 87 yardas (80 metros) de la ubicación del rover en el cráter Von Kármán en noviembre, junto a un cráter de impacto.

Yuta 2 pasará los próximos dos o tres meses recorriendo el cráter para ver más de cerca el objeto, el cual es más probable que se trate de una gran roca que cualquier otra cosa. “Casa misteriosa” (‘shenmi xiaowu’ en chino) es un nombre de marcador de posición al que hace referencia Our Space, un canal de divulgación científica chino afiliado a la CNSA (Administración Nacional Espacial de China).

“No es un obelisco o extraterrestres, pero la verdad es algo que hay que revisar, y es difícil discernir mucho de la imagen. Pero las rocas grandes (derecha) a veces son excavadas por los impactos”, tuiteó el periodista espacial Andrew Jones.

Yuta 2, y el módulo de aterrizaje Chang'e 4, llegaron por primera vez a la Luna en 2019, lo que la convirtió en la primera nave artificial que atravesó el otro lado de nuestro satélite natural más cercano.

En mayo de este año, el rover recorrió más de 765 yardas (700 metros) a través de la superficie de la Luna y puede alcanzar una velocidad de 218 yardas (200 metros) por hora sobre sus seis ruedas, según medios estatales.

El rover también llevaba algunas semillas de algodón para intentar hacer crecer la primera forma de vida en el lado lejano de la Luna, así como tierra, berro, semillas de canola y papa, levadura y huevecillos de mosca de la fruta.

Si bien la planta de algodón brotó, aunque en un contenedor de aluminio de US$1,5 millones (£1,15 millones), pronto se declaró muerta debido a las bajas temperaturas.

“Hemos tenido en cuenta la futura supervivencia en el espacio. Conocer el crecimiento de estas plantas en un entorno de baja gravedad nos permitiría sentar las bases para nuestro futuro establecimiento de una base espacial”, declaró el profesor Liu Hanlong de la Universidad de Chongqing, quien dirigió la investigación.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged inPlease refresh your browser to be logged in