Millones de chilenos asisten a votar a histórico plebiscito para reformar la constitución

El proceso electoral se desarrolla en medio de la pandemia que tiene al país sudamericano con casi 500.000 contagiados y 13.800 fallecidos

Eva Vergara
domingo 25 octubre 2020 14:21
Un ejemplo de boleta es mostrado a la prensa en una escuela que servirá como centro de votación en Santiago, Chile, el viernes 23 de octubre de 2020. (Foto/Esteban Felix)
Un ejemplo de boleta es mostrado a la prensa en una escuela que servirá como centro de votación en Santiago, Chile, el viernes 23 de octubre de 2020. (Foto/Esteban Felix)

Los chilenos iniciaron el domingo su participación en un histórico plebiscito que decidirá si se reemplazará la Constitución instaurada por el régimen militar (1973-1990), en un proceso al que están convocados 15 millones de ciudadanos.

Una hora antes del inicio del proceso electoral un 72% de las mesas de sufragio estaban constituidas y listas para recibir los votos a partir de las 8:00 a.m., hora local. La votación se prolongará por 12 horas (hasta las 2300 GMT).

El centroderechista presidente Sebastián Piñera, que antes de la convocatoria al referéndum se oponía a cambiar la Ley Fundamental, sufragó temprano y llamó a todos los chilenos a votar, “porque todas las voces importan”. Agregó que “con unidad y paz vamos a lograr que los chilenos resuelvan los problemas”.

El proceso electoral se desarrolla en medio de la pandemia que tiene al país sudamericano con casi 500.000 contagiados y 13.800 fallecidos y con un promedio diario de 1.500 y 2.000 nuevos casos.

A unos 20 metros de todos los 2.700 locales de sufragio hay policías que controlarán al azar para detectar a infectados para evitar que contagien a otros. En Chile hay 10.000 personas con el virus activo que pueden traspasar a otras personas. Los contagiados y sus contactos estrechos tienen prohibido sufragar y si lo hacen y son sorprendidos serán perseguidos penalmente, advirtió el Fiscal Nacional, Jorge Abbott.

Los participantes en el plebiscito deben votar con mascarillas, que sólo podrán quitarse por tres segundos para que los jefes de mesa verifiquen su identidad. Para minimizar los riesgos de contagio deberán llevar su propio lápiz de pasta y retirar ellos mismos las colillas de los dos votos que recibirán. Habrá un máximo de electores por sala y en las filas deberán guardar distancia de un metro. Se estima que pueden formarse largas filas en las afueras de las sedes de sufragio.

Lo que se juega el domingo “es la posibilidad de que Chile construya un camino institucional para resolver aquellos problemas y deudas pendientes de la democracia chilena, que en su mayoría corresponden a problemas de exclusión política, económica y social”.

Destacó que una nueva Ley Fundamental no resolverá todos los problemas, “sino de la oportunidad a esta democracia, de las más antiguas en América Latina de resolver a través de la vía democrática problemas que durante cuatro décadas no han tenido solución”.

Un violento estallido social en octubre de 2019 derivó en multitudinarias protestas callejeras en las que centenares de miles de personas expusieron su descontento con las políticas sociales en salud, educación y pensiones, entre muchas otras, que los partidos políticos buscaron descomprimir con la convocatoria un mes después al plebiscito constitucional.

La ciudadanía debe escoger entre la opción “Apruebo” cambiar la Constitución —favorecido por la oposición de centroizquierda— o “Rechazo”, impulsado por el oficialismo de derecha. Además, sin conocer los resultados, en el mismo acto escogerán si quieren que la nueva Carta Magna —en caso de que esa opción gane— sea escrita por 155 ciudadanos electos o por 86 elegidos e igual número de parlamentarios en ejercicio.

Si triunfa el “Apruebo” se iniciará un proceso que incluye la elección de los constituyentes en abril de 2021, que tendrán entre nueves meses y un año para redactar una nueva Ley Fundamental, que será sometida a la aprobación de otro plebiscito a mediados de 2022.

Si el mecanismo para redactarla fuera una Convención Constitucional, con sus 155 miembros electos, deberá ser paritaria, es decir, con igual número de mujeres y hombres, algo inédito en Chile.