Cómo Jacob Chansley pasó de asaltar el Capitolio a ponerse en contra de su “primer amor” Donald Trump

El veterano de la Marina y gurú espiritual siempre tendrá un “lugar especial” para el presidente que le rompió el corazón, escribe Justin Vallejo

miércoles 17 noviembre 2021 18:42
QAnon Shaman grita "Libertad" dentro de la cámara del Senado el 6 de enero
QAnon Shaman grita "Libertad" dentro de la cámara del Senado el 6 de enero

Casi inmediatamente después de que Jacob Anthony Angeli Chansley se convirtiera en la cara pintada de rojo, blanco y azul de los disturbios del 6 de enero en el Capitolio de Estados Unidos, el chamán de QAnon con cuernos empezó a ponerse en contra su “primer amor” Donald Trump.

Chansley se vio obligado a “reconciliar” su fe chamánica en Trump cuando el expresidente rechazó su petición de indulto.

El manifestante llamó al FBI (Oficina Federal de Investigaciones) y se reveló como el chamán portador de la bandera, afirmó que fue “adoctrinado” por la propaganda de MAGA, y se ofreció a testificar ante el Congreso durante la segunda audiencia del proceso de destitución de Trump.

Pero la denuncia de Trump tuvo poco impacto en los fiscales, que están pidiendo sentencias más largas entre los cientos de alborotadores acusados de una serie de delitos menores y graves.

Entre las más de 600 personas detenidas tras la revuelta, el chamán QAnon se distingue como uno de los ejemplos más icónicos, extraños y duraderos de los manifestantes que irrumpieron en los pasillos del Congreso durante el último suspiro de la administración Trump.

El ‘chamán de QAnon’ está ahora “profundamente decepcionado” con Trump

¿Quién es el chamán de QAnon?

Chansley, que también responde al nombre de Jake Angeli, saltó a la fama nacional tras ser fotografiado en la cámara del Senado sin camiseta y con un disfraz de cuernos vikingos, pieles y pintura facial.

Antes de convertirse en un chiste doméstico, Chansley fue visto en varios mítines a lo largo de 2020 de inclinación ideológica inconsistente, desde protestas del movimiento Black Lives Matter hasta mítines sobre el clima y actos de campaña a favor de Trump.

A menudo se le veía con pancartas como “Q me envió” mientras defendía los principios fundamentales de la conspiración QAnon, que Q era “un agente del gobierno que quería ‘recuperar el país’ de los pedófilos y los globalistas”.

Fuera de sus apariciones públicas, Chansley era un autor y artista autopublicado que vivía según el principio de “Ahimsa”, que promueve una vida chamánica que no hace daño a ningún ser vivo.

Sus libros se pueden encontrar en Amazon, One Mind At a Time: A Deep State of Illusion, escrito bajo el nombre de Jacob Angeli, y Will & Power: Inside the Living Library, escrito bajo el nombre de Loan Wolf.

Chansley sirvió brevemente en la Armada estadounidense a bordo del USS Kittyhawk durante dos años antes de ser licenciado por negarse a tomar la vacuna contra el ántrax, que violaba su sistema de creencias chamánicas.

El también escritor se alistó como aprendiz de marinero de abastecimiento en septiembre de 2005 y dejó el servicio 25 meses después, en 2007, periodo en el que recibió condecoraciones como la Medalla del Servicio de Defensa Nacional, la Medalla del Servicio de la Guerra Mundial contra el Terrorismo, la Cinta de Despliegue del Servicio Marítimo y la Cinta del Servicio de Ultramar de la Armada y el Cuerpo de Marines.

Un perfil de Backstage.com mostró que Angeli estuvo en algún momento buscando trabajo como actor. Esa conexión, combinada con sus apariciones en protestas, manifestaciones y disturbios en apoyo de causas tanto de izquierdas como de derechas, dio lugar a teorías conspirativas de que era un actor pagado en una operación de falsa bandera.

El “chamán de QAnon” está ahora “profundamente decepcionado” con Trump.

La punta de la lanza

Chansley se encontraba entre las primeras 30 personas que entraron en el edificio del Capitolio poco después de las 2:00 pm, cuando la certificación de los resultados de las elecciones presidenciales aún estaba en curso, según su declaración de 0culpabilidad.

Después de que se le pidiera que saliera pacíficamente, desafió a un agente de la policía del Capitolio estadounidense para que dejara pasar a los manifestantes. Utilizó un megáfono para “alborotar a la multitud y exigir la salida de los legisladores”.

Chansley se dirigió a la tercera planta y a la Galería del Senado en solitario, donde gritó obscenidades antes de dirigirse al Senado y tomar asiento donde el vicepresidente Mike Pence había estado menos de una hora antes.

“Mike Pence es un p*** traidor, gritó mientras sus fotos se hacían famosas.

También escribió “Es solo cuestión de tiempo. ¡La justicia está llegando!” y gritó por su megáfono “gracias por permitirnos deshacernos de los comunistas, los globalistas y los traidores dentro de nuestro gobierno”.

En una de las imágenes más icónicas de la revuelta, Chansley fue fotografiado en un primer plano extremo, con la boca abierta, gritando “¡LIBERTAD!”

El chamán de QAnon grita “Libertad” dentro de la cámara del Senado el 6 de enero

El chamán se arrepiente de algunas cosas

Al día siguiente, Chansley llamó al FBI para confirmar que era el chamán de QAnon, así que, fue detenido el 9 de enero en su ciudad natal, Phoenix (Arizona), y se le acusó de múltiples delitos, entre ellos desorden civil; obstrucción de un procedimiento oficial; entrada y permanencia en un edificio restringido; conducta desordenada y perturbadora en un edificio restringido; entrada violenta y conducta desordenada en un edificio del Capitolio; marcha, manifestación o protesta en un edificio del Capitolio.

En un principio se declaró inocente de todos los cargos antes de llegar a un acuerdo con la fiscalía en septiembre sobre el único cargo de obstrucción de un procedimiento oficial.

El cambio se produjo tras más de 300 días en prisión, muchos de ellos en régimen de aislamiento, y ocho meses de negación, ira, negociación, depresión y aceptación de que el “primer amor” de Chansley, Donald Trump, lo había abandonado .

Jacob Chansley bajo custodia policial

“Tenía un cariño por Trump que no era diferente al primer amor que un hombre puede tener por una chica, o una chica por un hombre, o un hombre por otro hombre”, dijo su abogado, Albert Watkins.

“El primer amor siempre, siempre guarda un lugar muy especial en el corazón del amante.”

Un chamán despreciado

Inmediatamente después de ser detenido, Chansley, a través de sus abogados, alegó que se había comportado pacíficamente por invitación de Trump y que, por tanto, debían retirarse los cargos.

Pero rápidamente se sintió “engañado” cuando el expresidente rechazó su petición directa de indulto, para luego conceder la clemencia a colegas y amigos de Trump, como Lil’ Wayne.

En una moción para la liberación previa al juicio que comenzó con una cita mal atribuida a Mark Twain, los abogados dijeron que Chansley realizó un trabajo de “autoanálisis” en progreso, cuya vida está dedicada al arte, la escritura y al trabajo con niños.

“Una mentira puede recorrer medio mundo mientras la verdad se pone los zapatos”, comienza la moción, atribuyendo Twain una cita que probablemente se originó siglos antes por cortesía del satírico Jonathan Swift.

La desinformación del Capitolio a juicio

Tras sentirse traicionado, se ofreció a testificar en la comisión del 6 de enero, pero fue rechazado.

Sin el apoyo del expresidente ni de los fiscales, Chansley inició una huelga de hambre durante nueve días en protesta por la falta de alimentos orgánicos.

Se le trasladó del centro penitenciario del Departamento de DC en Washington al Centro de Detención de Alexandria, en Virginia, para que pudiera alimentarse con comida orgánica.

En febrero, Chansley se disculpó por su papel en el motín y dijo que estaba “profundamente decepcionado con el expresidente Trump”.

“No fue honorable”, dijo en un comunicado. “Defraudó a mucha gente pacífica. Tengo que dejar el juicio sobre él a otras personas”.

El ‘chamán de QAnon’ está ahora “profundamente decepcionado” con Trump

Un crimen de pasión por Donald Trump

En una serie de mociones solicitando la liberación, los abogados Chansley argumentaron que Trump “adoctrinó” a sus seguidores usando propaganda en las redes sociales.

El abogado de la defensa, Watkins, escribió que “durante años, durante la administración de Trump, el Presidente perfeccionó y utilizó rutinariamente sus medios de comunicación de masas para convencer eficazmente a millones de estadounidenses con respecto a sus políticas, protocolos, creencias y fijación abrumadora en todos los asuntos conspirativos”.

En una entrevista concedida a 60 Minutes, afirmó que se consideraba un amante de su país y que no había atacado el edificio, sino que estaba allí para proporcionar “vibraciones positivas”.

“Mis acciones no fueron un ataque a este país. Canté una canción”, dijo Chansley al tiempo que admitió que “lamentaba” haber irrumpido en el Capitolio. “Eso es una parte del chamanismo, se trataba de crear vibraciones positivas en una cámara sagrada (el Senado).”

El chamán de QAnon está ‘herido’ porque Trump no ayuda a su caso

“También impedí que la gente robara y vandalizara ese espacio sagrado”, continuó. “OK, de hecho, impedí que alguien robara panecillos de la sala de descanso.”

También afirmó que la policía hizo señas a la multitud a través de las puertas abiertas.

El juez federal Royce Lamberth dijo que la entrevista era una prueba de que Chansley no comprendía la gravedad de sus actos, lo que ponía fin a cualquier esperanza de salir de la cárcel antes del juicio.

“La percepción del acusado de sus acciones del 6 de enero como pacíficas, benignas y bien intencionadas muestra un distanciamiento de la realidad”, escribió Lamberth.

“Si el acusado no entiende la gravedad de las acusaciones contra él, el Tribunal no encuentra ninguna razón para creer que no volvería a cometer las mismas acciones o similares.”

Los alborotadores, entre ellos el ‘chamán de QAnon’

Un intento desesperado el hacerse pasar por loco

El presidente no le dio el indulto. El Congreso rechazó su oferta de declarar. Y el tribunal se negó a liberarlo de la cárcel antes del juicio.

A medida que las opciones se reducían, el equipo de defensa de Chansley recurrió a la enfermedad mental como explicación de sus acciones, comparó a Trump con Hitler y culpó a todos los estadounidenses y a la desinformación como culpables del 6 de enero.

Chansley era autista y solo seguía las órdenes de Trump cuando entró en el Capitolio, dijo Watkins sobre su cliente.

“Muchos de estos acusados -y voy a utilizar este término coloquial, quizás de forma irrespetuosa- pero todos son p****** retrasados, dijo Watkins durante una entrevista con Talking Points Memo. “Son personas con daño cerebral, son p****** retrasados, están en el maldito espectro.”

El abogado del chamán de QAnon culpó a la ‘propaganda’ de Trump de lavar el cerebro a su cliente para que se amotinara.

“P***, fueron sometidos a más de cuatro años de maldita propaganda como el mundo no ha visto desde el p***** Hitler.”

Chansley fue trasladado del Centro de Detención de Alexandria, en Virginia, a un centro federal en Colorado para una evaluación mental “forense”.

Las pruebas psicológicas demostraron que Chansley padece esquizofrenia transitoria, trastorno bipolar, depresión y ansiedad. Pero el tribunal dictaminó que seguía siendo mentalmente competente para afrontar los cargos.

Poco después, Chansley entró en negociaciones con los fiscales y se declaró culpable el 3 de septiembre.

Al igual que Trump, el chamán se enfrenta a cuatro años de exilio

La acusación conlleva una pena máxima de 20 años de prisión y hasta US$260.000 de multa.

Para buscar una sentencia indulgente, los abogados de la defensa citaron al personaje de ficción Forrest Gump de una película de ficción: “Mi madre siempre decía que hay que dejar atrás el pasado para poder seguir adelante”.

El memorando de sentencia de 23 páginas en el que se solicitaba una condena leve argumentaba que Chansley había pasado más de 300 días en un confinamiento solitario “húmedo y totalmente cerrado” a pesar de ser un delincuente no violento.

Expresó un “sincero remordimiento” y aceptó su responsabilidad, y el tribunal debería tener en cuenta su diagnóstico de salud mental de larga duración para utilizar su “autoridad y discreción” para imponer una alternativa a una larga pena de prisión.

Mientras que otros acusados que se declararon culpables de obstrucción recibieron una sentencia de ocho meses, los fiscales dijeron que recomendarían hasta 51 meses para Chansley.