CEO de Uber accidentalmente revela que los conductores apenas ganan el salario mínimo

La compañía se unió a otras firmas de economía de conciertos para derrotar una iniciativa el otoño pasado que les habría dado más beneficios a los conductores

Josh Marcus
domingo 27 junio 2021 22:53
Uber protests in Chile
Read in English

El CEO de Uber, Dara Khosrowshahi, cuyo salario anual es de más de 12 millones de dólares, reveló accidentalmente en Twitter que los conductores de Uber Eats apenas pueden ganar más que el salario mínimo en San Francisco, después de tuitear sobre su experiencia y ganancias trabajando en la aplicación durante un día.

"Pasé unas horas entregando para @UberEats", escribió el sábado. “SF es una ciudad absolutamente hermosa. Los trabajadores del restaurante fueron increíblemente amables, todo el tiempo. ¡Estaba ocupado!”.

Los usuarios de Twitter le pidieron que compartiera un desglose detallado de sus viajes en la aplicación de entrega de alimentos, y dijo que ganó 106.71 dólares en cinco horas y media, más de $19. El salario mínimo de San Francisco es $ 16.07.

Los conductores de Uber Eats, contratistas a tiempo parcial que proporcionan su propio transporte, alimentos, atención médica, etc., a menudo se llevan a casa menos de esa cifra, a veces menos del salario mínimo.

Uber no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

"Si intentas ganar dinero, solo con la tarifa de envío, te sale a unos 5 dólares la hora", dijo a The Guardian Peter Young, un conductor de viajes compartidos que trabaja para Uber Eats y otras compañías en Los Ángeles, a principios de este año. “Un buen día para mí es quizás ganar 100 dólares antes de la gasolina y los gastos de ocho horas de trabajo”, y agrega: “Estoy buscando otro trabajo. No puedo seguir haciendo esto con este pago".

El otoño pasado, las principales empresas de economía de conciertos como Uber, Instacart y Lyft aprobaron la Proposición 22, una iniciativa de votación de California que exime a los trabajadores de estas empresas de una ley estatal que obliga a las empresas a clasificar a ciertos trabajadores de conciertos como empleados y otorgarles beneficios. Las empresas gastaron más que sus oponentes 10 a 1, desembolsando más de 200 millones de dólares en su campaña por la Proposición 22, lo que la convierte en la medida electoral estatal más cara en la historia de California.

Como concesión a los grupos laborales, las empresas establecieron una disposición de que ofrecerían estipendios para subsidiar la atención médica privada de sus trabajadores, pero las encuestas sugieren que la mayoría de los conductores no son elegibles para la cobertura.

Leer más: Derek Chauvin: ex oficial de policía condenado a 22 años y medio por el asesinato de George Floyd

"Saben que muchos de sus conductores ya tienen Medicare y Medi-Cal", dijo a MarketWatch Jerome Gage, un conductor de Uber y Lyft con sede en el sur de California y un organizador de trabajadores, refiriéndose a los programas de salud estatales y federales para personas de bajos ingresos. personas. “Si tiene un plan de salud basado en el empleador, eso también lo descalifica. Ellos pusieron todas estas barreras en su lugar".

La medida de la boleta electoral fue una respuesta a AB 5, una ley en California, un mercado enorme donde tienen su sede muchas empresas de economía de conciertos, lo que obliga a las empresas a clasificar a los trabajadores de conciertos como empleados. Uber y otros se negaron a cumplir con la ley y amenazaron con cerrar sus operaciones en California.

La publicación de Khosrowshahi también destaca la extraña economía de empresas como Uber. A pesar de su fantástica compensación y la capitalización de mercado de casi 100 mil millones de la compañía, Uber nunca ha obtenido ganancias, sino que ha mantenido su influencia y ubicuidad gracias a la financiación de capital de riesgo.