Hombre relata tortura que vivió en Venezuela; “quiero que el mundo sepa lo que está pasando”

EXCLUSIVA: La historia de Marrón fue citada el año pasado en un informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas

Via AP news wire
miércoles 10 febrero 2021 17:38
Viaje a la dolarización de la economía de Venezuela
Read in English

Las llamadas de rescate comenzaron poco después de que Carlos Marrón se enteró de que su padre no había regresado de su caminata nocturna. Los secuestradores querían tratar directamente con Marrón. Se apresuró a abordar un vuelo desde su hogar adoptivo en Miami a Venezuela, con el objetivo de negociar una liberación rápida y segura.

Las cosas no salieron según lo planeado.

En el aeropuerto, ubicado a las afueras de Caracas, agentes de una temida fuerza de seguridad del estado detuvieron a Marrón. Sin ninguna explicación, dijo, lo llevaron rápidamente a su cuartel general.

Marrón dijo que el interrogatorio comenzó en una celda del sótano. Los agentes le exigieron que confesara operar un sitio web que publicaba el tipo de cambio en el mercado negro del errático bolívar venezolano por dólares estadounidenses, algo que el gobierno socialista consideró un delito.

Cuando lo negó, dijo Marrón, comenzaron las torturas, golpes y asfixia.

Siguieron dos días de intenso abuso, el comienzo de casi dos años en la cárcel venezolana, dijo Marrón. Fue acusado de delitos financieros pero nunca juzgado; finalmente, fue liberado por razones que no están claras.

La historia de Marrón fue citada el año pasado en un informe del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que concluyó que el gobierno del presidente Nicolás Maduro había cometido crímenes contra la humanidad, una conclusión que el gobierno negó.

Ahora, en una entrevista exclusiva con The Associated Press, Marrón habló públicamente sobre su terrible experiencia por primera vez. Su objetivo, dijo, es limpiar su nombre y exponer los abusos que presenció.

“Quiero que el mundo sepa lo que está pasando hoy en Venezuela”, dijo Marrón. “La tortura continúa bajo la dictadura”.

La AP no pudo verificar de forma independiente las afirmaciones de Marrón, pero su nombre y sus acusaciones se incluyen en el informe de Naciones Unidas del 16 de septiembre. Los detalles que proporcionó a AP coinciden con los que los investigadores de la ONU reunieron en entrevistas con él, otros exdetenidos y oficiales que trabajaban en el centro de detención.

Nacido y criado en Caracas, Marrón ejerció la abogacía antes de mudarse hace una década a Miami, donde vende bienes raíces y se dedica al mundo del espectáculo.

El hombre de 43 años dijo que sus problemas con las autoridades venezolanas provenían del dominio del sitio web dolarpro.com. Lo había comprado años antes como una perspectiva comercial, pero nunca lo desarrolló.

Dijo que finalmente entregó el sitio web a un asociado que comenzó a publicar noticias e información financiera venezolana, incluida la tasa de cambio del mercado negro de la nación, que era muy diferente de las cifras oficiales. Los críticos acusan a los miembros del gobierno de utilizar esta disparidad para obtener enormes ganancias en negocios corruptos.

Un decreto presidencial de 2010 declaró ilegal la publicación de cualquier cosa que no fuera el tipo de cambio oficial, y las autoridades acusaron regularmente a los “especuladores” de difundir información falsa para su propio beneficio personal a expensas de la nación.

Horas después del arresto el 11 de abril de 2018, el principal fiscal de Venezuela y aliado de Maduro, Tarek William Saab, anunció en la televisión estatal que las autoridades habían capturado a Marrón, un "terrorista financiero" empeñado en socavar el sustento de los venezolanos comunes para su beneficio personal. Los cargos, dijo, incluían la publicación de información falsa y lavado de dinero.

“Quizás esté dispuesto a destruir a más de 30 millones de venezolanos”, dijo Saab, comparando las acciones de Marrón con el “asesinato en masa”.

Y sus carceleros lo trataron como tal.

Dijo que lo golpearon con una porra de metal, golpeándole los hombros, las rodillas y la planta de los pies. Le pusieron una capucha sobre la cabeza y la empaparon con agua para crear la sensación de que se estaba ahogando, dijo.

“Te asfixian hasta que empiezas a perder el conocimiento”, dijo Marrón. "Una vez que ven que te estás desvaneciendo, dejan de hacerlo".

En una sesión de interrogatorio, un carcelero preguntó si su padre necesitaba una medicina especial porque parecía estar al borde de la muerte. Fue entonces cuando Marrón dijo que sabía que su padre había sido secuestrado por agentes para que sirviera de carnada para atraer a Marrón de regreso a Venezuela.

Mucho más tarde, Marrón se enteró de que su padre fue liberado de la misma cárcel cuatro días después de su propio arresto.

Si bien el peor abuso ocurrió en los primeros dos días, Marrón dijo que más tarde sufrió una "tortura suave", confinamiento en una celda estrecha con varios otros hombres. Tuvieron que defecar en botellas o bolsas de plástico que podían vaciar cada pocos días. Recibieron poca comida y bebieron agua corriente contaminada que les causó enfermedades digestivas. Marrón dijo que perdió 66 libras (30 kilogramos).

Tamara Taraciuk Broner, subdirectora interina para las Américas de Human Rights Watch, con sede en Nueva York, dijo que el encarcelamiento de Marrón fue típico en la Venezuela de Maduro, donde los civiles a menudo son detenidos arbitrariamente por fuerzas de inteligencia militar y sujetos a abusos y enjuiciamientos sin el debido proceso.

Fue "víctima del perverso sistema que Maduro y sus compinches han puesto en marcha para silenciar a cualquiera que publique información crítica o incómoda para el régimen", dijo.

La asociada de Marrón, que había trabajado en el sector financiero de Venezuela antes de migrar a Florida, dijo que veía en dolarpro.com una oportunidad para aprovechar su red de contactos y publicar tipos de cambio precisos. Habló con AP bajo condición de anonimato, temiendo por la seguridad de sus familiares en Venezuela.

Acusó a los funcionarios venezolanos de engañar al sistema. “Notamos que hubo una manipulación de los precios”, dijo. "Las páginas que publicaron esta información no publicaban los valores reales".

A las pocas semanas de su lanzamiento, dolarpro.com creció rápidamente en popularidad junto con otros similares, como bolivarcucuta.com y dolartoday. Pero dijo que dolarpro.com nunca obtuvo ganancias.

Después del secuestro de Marrón, “decidimos simplemente derribar el sitio, cerrarlo y olvidarnos de él”, dijo. “Nunca imaginamos que seríamos víctimas de tal horror y pagaríamos el precio que hizo Carlos”.

Los críticos dicen que los funcionarios venezolanos, que luchan contra la inflación descontrolada causada por sus propias prácticas corruptas y buscan culpar a otros por la destrucción de la economía de su otrora rica nación petrolera, con frecuencia apuntan a estos operadores de sitios web para silenciarlos.

"Básicamente, quieren ocultar lo mal que han administrado la economía, lo mala que es la hiperinflación", dijo Russ Dallen, director de la firma de inversión Caracas Capital Markets, con sede en Miami. "Y si mantienes a la gente en la oscuridad como hongos, ellos no sabrán lo que está pasando".

Lo hacen con violencia, según el informe del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Alega torturas y asesinatos generalizados por parte de las fuerzas de seguridad que también utilizaron técnicas como descargas eléctricas y mutilación genital, formas de abuso que Marrón dijo que no experimentó.

La Dirección General de Contrainteligencia Militar, el organismo que arrestó y detuvo a Marrón, responde directamente a Maduro como comandante en jefe de las fuerzas armadas, dice el informe de la ONU.

Los funcionarios venezolanos han rechazado las afirmaciones de la ONU, diciendo que estaba llena de "falsedades" escritas "por una misión fantasma dirigida contra Venezuela por gobiernos subordinados a Washington".

El Ministerio de Comunicaciones de Venezuela no respondió a una solicitud de comentarios de AP.

Las autoridades finalmente otorgaron a Marrón una liberación condicional en enero de 2020, cuando se relajaron los estrictos controles sobre el dólar.

Marrón dijo que no está claro por qué los funcionarios lo dejaron salir de la cárcel. Fue liberado junto con otros 13 presos políticos en medio de negociaciones entre el gobierno de Maduro y grupos de oposición.

Las autoridades lo obligaron a entregar su pasaporte y aceptar no salir del país, pero tramó su fuga de Venezuela en coordinación con diplomáticos estadounidenses en Bogotá. Condujo a través del país hasta la frontera con Colombia, y a pie se dirigió a encontrarse con los funcionarios estadounidenses, quienes lo ayudaron a regresar a Florida junto con su esposa y sus dos hijos.

En los 21 meses que Marrón pasó en la cárcel, los funcionarios de Venezuela abolieron el tipo de cambio oficial artificialmente bajo y comenzaron a publicar uno más cercano al valor real en la calle del bolívar, que continúa disminuyendo de valor bajo el efecto de la inflación vertiginosa.

El dólar ahora es aceptado en Venezuela por todo, desde supermercados hasta vendedores ambulantes. Las pequeñas tiendas de importación ofrecen artículos de lujo a precios elevados; una botella de whisky de centeno cuesta 200 dólares.

Pero Marrón todavía enfrenta cargos criminales allí. Y para cualquier persona interesada, el dominio inactivo dolarpro.com permanece disponible por $9,995.

Scott Smith en Twitter: @ScottSmithAP