Caravana de migrantes enfrenta bloqueos en el norte de Guatemala

Aproximadamente 1.000 migrantes hondureños que se dirigen a Estados Unidos están cada vez más desesperados ante el bloqueo de la policía y el ejército en el norte de Guatemala.

Via AP news wire
sábado 03 octubre 2020 15:00
APTOPIX Migrantes de Centroamérica
APTOPIX Migrantes de Centroamérica
Read in English

Aproximadamente mil migrantes hondureños que se dirigían a Estados Unidos se desesperaron cada vez más el viernes, ante un retén de la policía y el ejército en el norte de Guatemala que les impedía continuar hacia Estados Unidos.

Pocas veces desde 2018 las perspectivas de una caravana de migrantes han sido tan desalentadoras. El presidente de Guatemala los ve como un riesgo de contagio en medio de la pandemia de coronavirus y ha prometido deportarlos. El presidente de México cree que la caravana es un complot para influir en las elecciones estadounidenses. Y la recién formada tormenta tropical Gamma amenaza con arrojar lluvias torrenciales en su ruta planificada a través del sur de México.

Los temores de una confrontación crecieron cuando más de 100 soldados y policías guatemaltecos, bloquearon a los migrantes que se sintieron cada vez más frustrados por la falta de alimentos y el movimiento hacia adelante, después de caminar cientos de kilómetros desde Honduras a principios de esta semana.

Las voces de los migrantes sonaron en la carretera rural, exigiendo que las autoridades los dejaran pasar o les proporcionaran alimentos.

Al caer la noche, la migrante hondureña Paola Díaz extendió una manta al costado de la carretera y puso pijamas a sus hijos, de 4 y 6 años, con la esperanza de que pudieran dormir un rato.

Díaz dijo que decidió unirse a la caravana con su esposo, Alejando Vásquez, de 23 años, porque lo que ganaba como mecánico ya no alcanzaba para comprar comida a los niños.

“Al principio quise dar la vuelta, pero se han abierto algunas puertas y creo que vamos a poder pasar”, dijo Díaz, aunque reconoció que temía por sus hijos si se desarrollaba un enfrentamiento.

Algunos migrantes que desempeñaban roles de liderazgo improvisados intentaron dialogar con las fuerzas de seguridad.

“No puede negarnos el derecho a continuar”, le dijo uno de los líderes migrantes a un oficial de policía. “Dile a tus jefes que nos den una oportunidad”, dijo el hombre, que no se identificó. La policía respondió que los migrantes habían ingresado al país ilegalmente y que sus órdenes eran devolverlos a Honduras, o al menos no permitirles avanzar hacia la frontera mexicana.

Las autoridades de inmigración de Guatemala dijeron que algunos del grupo original de unos 2.000 migrantes habían acordado regresar a Honduras. Los otros se habían dividido en dos rutas: algunos viajaban hacia el norte hasta Petén, donde estaba la barricada, y otros caminaban, enganchados tomaron autobuses al oeste hacia la capital, Ciudad de Guatemala.

El hondureño Fernando Sabión, de 20 años, caminaba sin camisa por la ruta norte, cargando a Ángel, un bebé de 4 meses, en sus brazos. El niño no es suyo, pero Sabión estaba ayudando a la madre del bebé, Madelin, en la agotadora caminata a través del calor tropical.

“Me voy (al norte) porque quiero conocer a mi padre. Está en Estados Unidos”, dijo Sabión. “Se fue cuando yo era un bebé y quiero ir allí y encontrar trabajo en la construcción”.

Madelin avanzó con dificultad y dijo: “Aunque te salgan ampollas en los pies, lo estás haciendo por tus hijos. Sabíamos que sería difícil, pero lo lograremos”.

Algunos viajes en autocaravana a bordo de camiones que pasan. Wilmer Chávez, de 35 años, se subió a la caja de un camión en su silla de ruedas con la ayuda de otros migrantes hondureños.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador sugirió el viernes que los aproximadamente 2.000 migrantes que partieron de San Pedro Sula, Honduras, quizás se habían organizado teniendo en cuenta la política estadounidense.

“Creo que tiene que ver con las elecciones en Estados Unidos”, dijo López Obrador. “No tengo todos los elementos, pero hay indicios de que se formó con ese propósito. No sé en beneficio de quién, pero no somos ingenuos".

El nuevo grupo recuerda a una caravana de migrantes que se formó hace dos años, poco antes de las elecciones de mitad de periodo en Estados Unidos. Se convirtió en un tema candente en la campaña, alimentando la retórica antiinmigrante.

Pero el viernes, el hombre clave de México sobre la pandemia de coronavirus, el subsecretario de Salud Hugo López-Gatell, sonó más conciliador y dijo que los migrantes no representaban una amenaza para la salud y que México estaba "moral, legal y políticamente obligado a ayudarlos".

Dijo que “es poco probable que 2,900 personas de cualquier nacionalidad contribuyan significativamente a un problema de salud pública para México”.

El jueves, el presidente guatemalteco Alejandro Giammattei prometió devolver a los migrantes a Honduras, citando los esfuerzos para contener la pandemia.

“No permitiremos que ningún extranjero que haya utilizado medios ilegales entre al país, piense que tiene derecho a venir e infectarnos y ponernos en grave riesgo”, dijo en un discurso transmitido.

La agencia de inmigración de Guatemala informó el viernes que 108 migrantes habían aceptado voluntariamente regresar a Honduras. Otros 25 menores no acompañados estaban al cuidado de los servicios sociales.

Las caravanas de migrantes de Centroamérica ganaron popularidad en los últimos años porque brindaban cierto grado de seguridad en número y permitían a quienes no podían pagar a un contrabandista, intentar el viaje a Estados Unidos.

Al principio, recibieron un generoso apoyo de las comunidades por las que pasaron, especialmente en el sur de México. Sin embargo, el año pasado, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó con imponer aranceles paralizantes a las importaciones mexicanas si no frenaba el flujo de migrantes a la frontera de Estados Unidos. México respondió desplegando la Guardia Nacional y más agentes de inmigración para interceptar grandes grupos de migrantes.

El último intento de caravana fue desmantelado por guardias mexicanos en enero.

Esta semana, México ha estado advirtiendo que hará cumplir sus leyes de inmigración e incluso enjuiciará a las personas que a sabiendas ponen en riesgo la salud pública.

Incluso si a los migrantes se les permitiera cruzar México sin interferencias, EE.UU. esencialmente ha cerrado su frontera a la inmigración legal y entrar ilegalmente es tan difícil como siempre.

__

El periodista de Associated Press Christopher Sherman en la Ciudad de México contribuyó a este informe.