La tolerancia al cannabis va en aumento justo cuando científicos demuestran que puede causar demencia

Los partidarios de la legalización del cannabis son como las empresas tabacaleras que niegan el vínculo entre fumar y el cáncer

Patrick Cockburn
lunes 11 octubre 2021 20:03
Justin Bieber announces Peaches-inspired cannabis line
Read in English

El cantante Justin Bieber está promocionando porros de cannabis pre-enrollados que él llama Peaches, el nombre de una canción de un álbum. Esto lo hace en asociación con una empresa con sede en Los Ángeles, Palms Partners, que se especializa en vender paquetes de siete porros por US$32 (GBP£24) en California y Nevada. “Soy fanático de Palms y de lo que están haciendo al hacer que el cannabis sea accesible y ayudar a desestigmatizarlo, especialmente para las muchas personas que lo encuentran útil para su salud mental”, dice.

Bieber forma parte de una extraña coalición que busca legitimar el cannabis (marihuana) por sus propiedades saludables o porque creen que la criminalización ha fracasado y ha demostrado ser contraproducente. La publicidad en línea del cannabis recreativo en los EE.UU. Afirma que es un antídoto para la depresión. Amazon, la empresa de mensajería más grande del mundo, se informa está presionando en Washington para la legalización de la marihuana a nivel federal.

En Gran Bretaña, el ex líder del Partido Conservador William Hague aboga en una columna de un periódico a favor de "pasar de ver el consumo de drogas como un problema criminal a un problema de salud, logrando un cambio crucial en la cultura". Elogia a Portugal por reclasificar como delito menor la posesión y compra de drogas para consumo individual.

La legalización y comercialización del cannabis está avanzando desde Uruguay hasta Canadá y en al menos 10 estados de EE.UU. Paradójicamente, este cambio hacia la tolerancia del cannabis como medianamente inofensivo se está produciendo justo cuando los científicos prueban de manera concluyente el vínculo entre el cannabis y la psicosis (una palabra menos impactante que "locura" o "demencia", pero el significado es el mismo). En la actualidad, la causa y el efecto están tan bien establecidos como entre el tabaquismo y el cáncer de pulmón.

"Numerosos estudios prospectivos han demostrado que el consumo de cannabis conlleva un mayor riesgo de psicosis parecida a la esquizofrwnia en el futuro", dice un artículo de Sir Robin Murray del Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia del King’s College de Londres y Wayne Hall del Centro Nacional para la Investigación del uso de Sustancias en la Juventud de la Universidad de Queensland. Citan un estudio que muestra que, aunque Portugal se considera un pionero en el tratamiento de las drogas, la tasa de hospitalización por trastornos psicóticos se ha multiplicado 29 veces desde la despenalización hace 15 años. Otro estudio calcula que entre el 30 y el 50 por ciento de los nuevos casos de psicosis en Londres y Ámsterdam no se habrían producido si la persona afectada no hubiera fumado cannabis de alta potencia.

La observación personal lo confirma: Los médicos de los hospitales psiquiátricos me han dicho que ya casi no se molestan en preguntar a los pacientes si han consumido cannabis, pero simplemente suponen que es así. La situación se ha deteriorado a medida que la proporción de THC, la sustancia psicoactiva del cannabis que produce el "efecto", ha aumentado precipitadamente. Una vez tan bajo como el 3 por ciento, ha aumentado al 10 al 15 por ciento en Europa y América del Norte, aunque en Colorado, el primer estado en legalizar el uso recreativo, el THC puede llegar hasta el 70 por ciento. Quienes consumen cannabis a diario, sobre todo si son jóvenes, corren un riesgo cada vez mayor de sufrir un colapso mental permanente.

Pero si el cannabis ya ha tenido su “momento del tabaco”, donde el daño que hace ha sido científicamente probado, ¿por qué celebridades como Justin Bieber quieren desestigmatizarlo y persuadir a los consumidores de que mejorará su salud mental?

Parte del impulso a favor del cannabis se debe a su antigua asociación con un estilo de vida bohemio y los años sesenta. Pero es la presión comercial la que se está volviendo mucho más importante para presionar por su legalización. Las empresas ven que pueden ganar dinero con ello: Las ventas legales proyectadas de cannabis tendrán un valor de 66.300 millones de dólares para 2025, según un informe. Las grandes ganancias pagarán las campañas publicitarias y de cabildeo que elogien las virtudes de la droga y busquen poner en duda o desviar la atención del daño que causa.

La industria del cigarrillo hizo esto hace un siglo, financiando a expertos "independientes" que buscaban difuminar o desacreditar la evidencia de que fumar causaba cáncer. Los gobiernos se sintieron seducidos por los altos ingresos fiscales de las ventas de tabaco y se mostraron remisos a hacer algo para reducirlos. Estrellas de Hollywood como John Wayne, Clark Gable y Spencer Tracy, feliz y rentablemente daban un vistazo “glamoroso” a los cigarrillos, al igual que ocurre ahora con el cannabis.

Las empresas que buscan emular a las compañías tabacaleras en el apogeo de su rentabilidad han formado una extraña alianza de facto con liberales y progresistas, que están consternados por el desastre creado por la política de drogas del gobierno. La llamada "guerra contra las drogas" ha infligido más miseria en los Estados Unidos, ciertamente a la comunidad negra, que los conflictos militares verdaderos.

Pero una reacción exagerada al fracaso del gobierno, que provoque una precipitación en la dirección opuesta, tiene los mismos peligros. Quienes están a favor de una mayor tolerancia a las drogas piensan casi invariablemente en el cannabis como mucho menos desagradable que la heroína y la cocaína. Pero he conocido a psiquiatras, con una larga experiencia en el trato con víctimas de drogas de todo tipo, que creen que el cannabis es más peligroso que las otras drogas porque tiene el potencial de dañar a muchas más personas.

Aproximadamente 3 millones de personas consumen drogas ilícitas en Inglaterra y Gales, de las cuales alrededor de 2,5 millones consumen cannabis, un 10 por ciento a diario en 2017-18, según la revisión del informe sobre drogas de Dame Carol Black. Gran parte del cannabis se produce en el Reino Unido, a veces por grupos del crimen organizado vietnamita que utilizan mano de obra esclava. La mayor parte de la violencia provocada por las drogas se produce entre las bandas que controlan los mercados de heroína y crack, que valen alrededor de GBP£5.000 millones al año. La despenalización de las drogas, especialmente el cannabis, no afectará este tipo de batalla por el territorio y reparto del mercado. Las líneas de suministro son muy diferentes entre los diferentes mercados de drogas, con la heroína de Afganistán vendida al por mayor por bandas turcas y paquistaníes, y la cocaína de América Latina controlada por albaneses.

La legalización del cannabis no hará nada para dañar a los grupos del crimen organizado, pero hará que la droga esté mucho más disponible. La idea de los partidarios de la legalización de que el gobierno regulará estrictamente su calidad y venta es ingenua. Si las autoridades no pueden controlarlo cuando es ilegal, serán aún menos capaces de hacerlo cuando sea legal. Pero la legalización, e incluso la despenalización limitada, enviará un mensaje de que consumir cannabis es una actividad benigna y no le hace mucho daño a ti ni a nadie más. El efecto disuasorio de la ilegalidad se evaporará y la droga no será diferente del alcohol y el tabaco.

Una vez que estén disponibles comercialmente, todas las viejas herramientas persuasivas utilizadas anteriormente por la industria del cigarrillo entran en acción, como está sucediendo de manera imparable en los EE.UU. Celebridades como Justin Bieber “desestigmatizarán” la droga y le darán el brillo de la juventud y la moda. Una vez, las víctimas de las compañías tabacaleras tosieron hasta los pulmones sin que la comunidad en general las notara, y esta vez las víctimas del cannabis desaparecerán en hospitales psiquiátricos sin que nadie se dé cuenta.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in