Camboya adopta un portal de Internet al estilo de China en medio de la represión de la oposición

El decreto busca facilitar y administrar las conexiones a Internet para ayudar a la recaudación de ingresos, proteger la seguridad nacional y mantener el orden, la cultura y la tradición

Samuel Osborne
miércoles 17 febrero 2021 22:39
Nueva demanda contra Google por presuntas prácticas monopolísticas
Read in English

El gobierno de Camboya ha establecido una puerta de enlace de Internet al estilo de China que permitirá controlar y monitorear el tráfico en línea.

La medida ha provocado una mayor preocupación de que las libertades democráticas podrían verse amenazadas tras una represión que ha diezmado a la sociedad civil y la oposición política del país asiático.

El decreto de 11 páginas anunciado el miércoles dice que busca facilitar y administrar las conexiones a Internet para ayudar a la recaudación de ingresos, proteger la seguridad nacional y mantener el orden, la cultura y la tradición.

El operador del portal apoyará a las autoridades con "medidas para prevenir y desconectar todas las conexiones de red que afecten la renta nacional, la seguridad, el orden social, la moral, la cultura, las tradiciones y las costumbres".

El gobierno del primer ministro camboyano, Hun Sen, se ha embarcado en una campaña de cargos penales y penas de cárcel para muchos de sus rivales para asegurar su monopolio político.

La puerta de entrada será similar a la de China, un importante aliado económico de Camboya.

El decreto otorga a los proveedores de servicios un año para conectarse a la puerta de enlace, pero no dio un plazo para su lanzamiento.

Requiere que los proveedores de servicios hagan que los usuarios completen formularios en línea con sus identidades correctas y dice que si no se conectan las redes a la puerta de enlace, se suspenderían las licencias operativas y se congelarían las cuentas bancarias.

El portavoz del gobierno, Phay Siphan, dijo que no había orden en Internet en Camboya y argumentó que el decreto era menos intrusivo que las regulaciones del Reino Unido y Estados Unidos.

Con información de Reuters