Yegua salvaje más longeva de Carolina del Norte muere en medio de un calor extremo

Las temperaturas en la región de Outer Banks alcanzaron los tres dígitos el fin de semana pasado

Louise Boyle
martes 03 agosto 2021 03:56

Turquía, Grecia e Italia, ante una histórica ola de calor que dispara los incendios forestales

Read in English

Yegua salvaje más longeva en Currituck Outer Banks de Carolina del Norte murió este fin de semana en medio de una advertencia de calor extremo en el área.

Hazel con más de 20 años era una de las yeguas más viejas de la playa, según el Corolla Wild Horse Fund.

La organización sin fines de lucro señaló que el caballo no tenía signos de trauma, lesión importante o enfermedad que indicaran que no murió por causas naturales.

“Nos habíamos dado cuenta de que últimamente había disminuido un poco la velocidad. El calor ha sido muy duro para los caballos más viejos”, escribió el grupo en Facebook .

El viernes, el Servicio Meteorológico Nacional emitió un aviso para los Outer Banks de que las temperaturas podrían alcanzar hasta 110 grados Fahrenheit (43 ° C). El sábado alcanzó una temperatura alta de 99F y el domingo 100F.

“Parecía disfrutar de su papel de abuela honoraria de los potros y se la podía ver cuidando niños mientras sus madres pastaban y descansaban”, escribió la organización sin fines de lucro en las redes sociales.

"Extrañaremos verla en la playa, pero nos consuela saber que vivió una gran vida y dejó una gran huella en la manada".

Leer más: EEUU alcanza el 70% de vacunados en pleno repunte de COVID

El área de Carolina del Norte es el hogar de una manada de Mustangs españoles coloniales salvajes, descendientes de los caballos traídos a los Outer Banks por los primeros colonizadores. Vagan libremente por las playas y comen avena marina y pastos autóctonos. Otras poblaciones de caballos salvajes en la costa este se pueden encontrar en la isla Assateague, una larga isla barrera en Virginia y Maryland.

Las condiciones pueden ser difíciles para los caballos, como señala la organización benéfica. Entre 1985 y 1996, 20 caballos fueron asesinados por vehículos y también deben lidiar con los huracanes y la escasez de alimentos.

Register for free to continue reading

Registration is a free and easy way to support our truly independent journalism

By registering, you will also enjoy limited access to Premium articles, exclusive newsletters, commenting, and virtual events with our leading journalists

Please enter a valid email
Please enter a valid email
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Must be at least 6 characters, include an upper and lower case character and a number
Please enter your first name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
Please enter your last name
Special characters aren’t allowed
Please enter a name between 1 and 40 characters
You must be over 18 years old to register
You must be over 18 years old to register
Opt-out-policy
You can opt-out at any time by signing in to your account to manage your preferences. Each email has a link to unsubscribe.

Already have an account? sign in

By clicking ‘Register’ you confirm that your data has been entered correctly and you have read and agree to our Terms of use, Cookie policy and Privacy notice.

This site is protected by reCAPTCHA and the Google Privacy policy and Terms of service apply.

Thank you for registering

Please refresh the page or navigate to another page on the site to be automatically logged in